1 (3)

Cualquier buen aficionado al deporte venezolano y específicamente al tenis de campo, seguramente pensará en una raqueta y en jugadores como Nicolás Pereira, Jimmy Szymanski, Kepler Orellana o José Antonio De Armas, cuando escuche a alguien mencionar el nombre de Carlos Claverie.
Pero no. Este Carlos Claverie que se nombra tanto hoy día, no usa raqueta ni triunfa en los courts. Al menos no lo hace para ubicarse en el plano internacional y convertirse en el primer atleta venezolano en alcanzar tres medallas olímpicas. Hay un nuevo Carlos Claverie. Y su deporte es la natación.

Padres tenistas

Sería injusto no hablar al menos brevemente de quién es el padre de la gran promesa de la natación venezolana. Carlos Claverie fue parte de una buena generación de tenistas venezolanos por allá por los años ‘80, destacando en sus participaciones en la Copa Davis junto a otros como Iñaki Calvo o Alfonso Mora. Cuando hablamos del tenis venezolano no podemos dejar de mencionar a Claverie. En 1991 alcanzó su lugar más alto en el exigente ranking de la ATP al posicionarse como 290 del mundo.

Y no solo debemos hablar del padre. Su madre Claudia Borgiani también fue tenista y representó a Venezuela en la Fed Cup, enfrentando a jugadoras de la élite mundial.

Padre tenista y madre tenista; resultado: hijo que se inició en el tenis de campo pero que estaba predestinado a triunfar en la natación.

Se inició en el tenis

A Carlos Eduardo Claverie Borgiani le dicen tato, tal vez para diferenciarlo de su homónimo padre. Nació en Caracas el 19 de septiembre de 1996, cinco años después que el Carlos Claverie tenista alcanzara su mejor posición en el ranking de la ATP.

No debe ser fácil practicar deporte con un padre reconocido en el deporte. Mucho menos debe serlo en el mismo deporte. Carlos Claverie, tato, se inició en el tenis por razones obvias, pero también practicó otros deportes como el fútbol y la natación. A los 4 años era ya un deportista y a los 10 se decidió por las piletas.

Irrumpió en Guadalajara

No muchos atletas tienen la posibilidad de participar en unos Juegos Panamericanos con tan solo 15 años. Carlos Claverie es uno de ellos, lo cual muestra su precocidad y su enorme talento. A esa edad adolescente intervino en la justa continental celebrada en Guadalajara durante el año 2011. Fue sin duda un gran aprendizaje.

En el 2013 despuntó como la gran figura de los juegos deportivos nacionales juveniles, compitiendo por el estado Miranda y logrando colgarse en su pecho un total de ocho medallas: 6 de oro y 2 de plata. En esa competición tumbó el record de 400 metros combinados, el cual había perdurado por 26 años.

La clasificación a los Olímpicos

2 (3)

En el año 2013 participó en el IV Campeonato Mundial Juvenil de natación celebrado en Dubai, uno de los Emiratos Árabes. Allí dejó constancia de su calidad y condiciones al culminar en el quinto puesto con tiempo de 1:01.99 en los 100 metros pecho, estableciendo un nuevo record nacional. Con esa actuación logró clasificar a los II Juegos Olímpicos de la Juventud con sede en Nanjing, China.

Sus antecesores

Carlos Claverie llegó a Nanjing en el lugar más alejado del anonimato. El nadador venezolano era conocido por propios y extraños, por compañeros y rivales. Llegaba con real opción para emular a otros jóvenes venezolanos como Cristian Quintero, Samuel Zapata, Fradimil Macayo, Génesis Rodríguez y Pedro Pineda, medallistas en los I Juegos Olímpicos de la Juventud celebrados en Singapur durante el año 2010. Y por supuesto, al hablar de olimpismo, ganar medallas en Nanjing significaba también colocarse al lado de Asnoldo Devonish, Enrico Forcella, Francisco morochito Rodríguez, Pedro Gamarro, Bernardo Piñango, Marcelino Bolívar, Omar Catarí, Rafael Vidal, Arlindo Gouveia, Adriana Carmona, Dalia Contreras y Rubén Limardo, medallistas en Juegos Olímpicos para adultos.

En esa lista, el nadador Cristian Quintero en juvenil y la taekwondista Adriana Carmona en adulto, los únicos venezolanos con dos medallas olímpicas.

Una hazaña en Nanjing

Y en la lejana Nanjing, Carlos Claverie no solo se unió a esa lista de inmortales del deporte olímpico venezolano. Además los superó. Tres medallas fueron su conquista, para superar a Quintero y a Carmona.

En los 100 metros pecho obtuvo la medalla de bronce con tiempo de 1.01:56. En 200 metros pecho ganó la medalla de plata con 2.11:7. Finalmente en los 50 metros pecho se quedó también con la medalla de plata con tiempo de 27.94, a solo 8 centésimas del croata Nikola Obravoc, ganador de la medalla de oro y superando al ruso Anton Chupkov, quien se conformó con la de bronce.

“Ser el primer atleta venezolano en ganar tres medallas en unos Juegos Olímpicos Juveniles de verdad que me pone muy contento”, dijo a los medios que se encontraban en Nanjing. “Espero que vengan muchos más, que en los próximos Juegos hayan mejoras, que me superen, porque eso es lo que quiero, que poco a poco Venezuela vaya creciendo en lo deportivo”. Carlos estableció cinco nuevos records nacionales y se ubicó entre los mejores 100 nadadores del mundo.

Venezuela en grande

4 (2)

Con las tres medallas de Carlos Claverie, más las obtenidas hasta ahora por la judoca Elvismar Rodríguez (bronce) y la saltadora con garrocha Rosbeilys Peinado (plata), Venezuela se encamina a superar su mejor actuación en unos Juegos Olímpicos de la Juventud, superando lo logrado en Singapur 2010. También se deja atrás lo obtenido en la categoría adulta durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984, cuando se ganaron tres preseas.

El futuro

Carlos Claverie estudia bachillerato en los Estados Unidos y por su destacada actuación en la natación fue seleccionado ya por la Universidad de Louisville, Kentucky, afiliada a la NCAA. Primero están los Juegos Centroamericanos y los Panamericanos, pero el gran reto cercano es lograr la marca para clasificar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Sin embargo, en el panorama se asoma Tokio 2020 como la justa para alcanzar los más grandes hitos del deporte venezolano. “De acá a seis años ya me debo haber graduado. Cuando eso suceda me puedo dedicar más a la natación. Pienso que en 2018 tendré más madurez y muscularmente estaré mejor; sin embargo, también trataré de estar en Río de Janeiro 2016”.

Talento tiene de sobra y trabaja duro para ser cada día mejor. Carlos Claverie, ahora sin la raqueta, parece estar hecho para alcanzar la gloria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here