Antes de 2005 eran contados los venezolanos que habían obtenido lideratos o premios importantes en el béisbol de Grandes Ligas, salvo en materia defensiva con los guantes de oro. En los últimos diez años es algo normal.

Sin contar los guantes de oro obtenidos por grandes cantidades, eran pocos los jugadores venezolanos que habían obtenido lideratos o premios importantes en el beisbol de Grandes Ligas. En la última década, lo “hemos” ganado todo.

Desde títulos de bateo, premios MVP en temporada regular, postemporada y serie mundial, lideratos en jonrones y premios Cy Young. En todos los renglones importantes del mejor beisbol del mundo hay peloteros venezolanos destacados en los últimos diez años.

Guantes de oro

Sin duda alguna que los guantes de oro fueron la principal carta de presentación de los peloteros venezolanos en las Grandes Ligas. Luis Aparicio Jr. fue el precursor, obteniendo nueve en total como campocorto. El zuliano ganó de manera consecutiva entre 1958 y 1962 sus primeros cinco y luego redondeó en los años 1964, 1966, 1968 y 1969. Víctor Davalillo fue el segundo venezolano en ganar un guante de oro en 1964. Luego llegó David Concepción con sus cinco guantes dorados, obteniendo cuatro corridos entre 1974 y 1977 y uno más en 1979. Jesús Marcano Trillo ganó tres: 1979, 1981 y 1982. Andrés Galarraga ganó en 1989 y 1990. Oswaldo Guillén obtuvo uno en 1990.

En 1993 inició su dominio Omar Vizquel, ganando de manera consecutiva nueve guantes de oro entre 1993 y 2001. Terminó con once, y sus últimos dos son parte de los logros de esta última década: 2005 y 2006. César Izturis ganó uno en 2004 y comenzando estos últimos diez años, Bob Abreu ganó el suyo en 2005.

En estos últimos diez años fueron premiados con este galardón defensivo Johan Santana (2007), Franklin Gutiérrez (2010), Carlos González (2010, 2012 y 2013), Gerardo Parra (2011 y 2013) y Salvador Pérez (2013 y 2014), sin contar 2015.

Antes de 2005

Junto a los premios defensivos, hubo otros logros o reconocimientos a jugadores venezolanos antes del último período de diez años. El pionero fue también Luis Aparicio Jr. con su premio como Novato del Año de la Liga Americana en 1956, con .266 de average, 142 imparables y 21 bases robadas.

En 1982 David Concepción fue designado MVP del juego de las estrellas, luego de conectar un jonrón de dos carreras en el segundo episodio, suficiente para la victoria 4-1 de la Liga Nacional en Montreal. En 1981 y 1984 Antonio Armas emergió como líder jonronero de la Liga Americana. En el 81 fue colíder con 22 y en el 84 explotó todo su poder con 43 vuelacercas.
En 1980 Jesús Marcano Trillo fue el MVP de la serie de campeonato de la Nacional con los Filis de Filadelfia, al batear de 21-8 para .381 con cuatro empujadas ante los Astros de Houston. En 1985 Oswaldo Guillén fue el novato del año de la Americana con .273 de average y 134 imparables.

En 1993 Andrés Galarraga de los Rockies de Colorado fue el primer venezolano en titularse campeón bate, haciéndolo en la Liga Nacional con un astronómico .370 de average. En 1996 fue líder en jonrones de la Nacional con 47.

En 1999 Eduardo Pérez fue MVP de la serie de campeonato de la Nacional, al conectar de 20-10 para .500 de average con 5 empujadas por los Bravos de Atlanta ante los Mets.

Como preámbulo a la gran década, en 2004 Johan Santana ganó el primer Cy Young para Venezuela. Con los Mellizos de Minnesota, el zurdo de Tovar tuvo récord de 20-6, con 265 ponches y 2.61 de efectividad.

Potencia venezolana

En 2005 el venezolano Oswaldo Guillén condujo a los Medias Blancas de Chicago al título, culminando la ronda regular con récord de 99-63 y barriendo a los Astros de Houston en la Serie Mundial. Guillén fue electo manager del año con un 75% de los votos para el primer lugar.

En 2006 Johan Santana ganó su segundo premio Cy Young, convirtiéndose además en el primer venezolano en ganar la triple corona de los lanzadores, al ser líder en juegos ganados con 19-6, abanicados con 245 y efectividad con 2.77, vistiendo la franela de los Mellizos de Minnesota. El otro Cy Young de Venezuela llegaría en 2010 con Félix Hernández de los Marineros de Seattle. El “Rey” apenas tuvo récord de 13-12, abanicando 232 y con efectividad de 2.27, siendo el mejor pitcher de las mayores ese año.

Entre los lanzadores también despuntó el relevista Francisco “Kid” Rodríguez de los Angels de Los Ángeles con sus lideratos en juegos salvados durante 2005 con 45, 2006 con 47 y 2008 con la asombrosa cifra de 62 salvamentos, estableciendo un record que aún perdura en las mayores.
En cuanto al bateo, Venezuela ha demostrado ser tierra de expertos con el madero, con cuatro campeones de bateo en la última década, uno de ellos ya con cuatro coronas. El primero de estos fue Magglio Ordóñez de los Tigres de Detroit en la Americana, con un alto .363 de average, siguiendo Carlos González en 2010 con los Rockies de Colorado en la Nacional y .336 de promedio.

Apareció entonces Miguel Cabrera de los Tigres de Detroit con sus mejores años, para titularse campeón bate en 2011 con .344, 2012 con .330, 2013 con .348 y 2015 con .338. El único que no ganó en los últimos cinco años, lo obtuvo para Venezuela José Altuve de los Astros de Houston con .341 en 2014.

Miguel Cabrera hizo historia además al ganar la triple corona de bateo, siendo el primer pelotero en lograrla en los últimos 45 años. Cabrera ganó el título de bateo con .330, el de jonrones con 44 y el de empujadas con 139. Con esos números fue el primer venezolano en ganar el MVP de una temporada regular, ese año 2012, logro que repitió en 2013.

MVP de la Serie Mundial

Todo pelotero quiere ganar una Serie Mundial. Mucho más si es el MVP. En la serie de 2012 el venezolano Pablo Sandoval se convirtió en el primer nativo de esta tierra que gana ese altísimo honor. Con los Gigantes de San Francisco, el “Panda” bateó de 16-8 para .500 de average, con 3 jonrones y cuatro remolcadas, mientras su equipo se coronaba barriendo en cuatro partidos a los Tigres de Detroit.

Y para la recién culminada temporada correspondió el honor a otro venezolano: Salvador Pérez. Sin embargo, antes de la Serie Mundial, Alcides Escobar emuló a Jesús Marcano Trillo y Eduardo Pérez como MVP de la serie de campeonato, siendo el primero en la Liga Americana. El campocorto dio de 23-11 para .478 de average, con 5 empujadas y 6 anotadas.

En la Serie Mundial los Royals de Kansas City se titularon al superar en cinco juegos a los Mets de Nueva York. El receptor Salvador Pérez bateó para .364 con 8 imparables en 23 turnos, dos empujadas y un trabajo excepcional detrás del plato, para ser designado MVP.

Vienen más

En el año 2015 Venezuela tuvo su total más alto de jugadores en una temporada, llegando por primera vez a la centena. La aparición de nuevas figuras y la solvencia mostrada por las actuales estrellas, avizoran un panorama de muchos logros, lideratos, campeonatos y reconocimientos para los peloteros venezolanos. En la última década explotó al máximo el talento de Venezuela. En los próximos años, seguramente, estos hitos serán superados.

Aparicio abrió el camino

El campocorto de los Medias Blancas de Chicago y único Salón de la Fama venezolano hasta el momento, Luis Aparico Jr., abrió el camino por nuestro país en 1959 ante los Dodgers de Los Ángeles, actuando en seis encuentros con 26 turnos al bate y 8 imparables, entre ellos un doblete, una base robada y .308 de average. Su equipo no pudo coronarse y sucumbió ante los esquivadores.

Antonio Armas fue líder en jonrones (43) y carreras empujadas (123) en 1984 con los Medias Rojas de Boston.

Andrés Galarraga tiene el récord para un venezolano en jonrones (47) y average (.370) en una temporada.

Johan Santana (2006) y Miguel Cabrera (2012) ganaron la triple corona de pitcheo y bateo, respectivamente.

Desde 2010, Venezuela ha tenido un campeón de bateo cada año: Carlos González (2010), Miguel Cabrera (2011, 2012, 2013 y 2015), José Altuve (2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here