La pobreza extrema sigue apoderada de Venezuela, y ello lo evidencian las cifras oficiales que en los últimos días ha presentado el Instituto Nacional de Economía (INE), según el cual, 737.364 nuevos venezolanos se sumaron al grupo de quienes viven en esa precaria situación que muchos le atribuyen a la inflación.

¿Qué es la inflación?

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un período de tiempo. Cuando el nivel general de precios sube, cada unidad de moneda alcanza para comprar menos bienes y servicios. Es decir, que la inflación refleja la disminución del poder adquisitivo de la moneda: una pérdida del valor real del medio interno de intercambio y unidad de medida de una economía.

La inflación en Venezuela está determinada por factores como la estructura de los mercados en la oferta y demanda de los bienes y servicios; la política de gasto y déficit fiscal; la política cambiaria y las devaluaciones del bolívar; la política monetaria, que corresponde al nivel de liquidez monetaria, tasas de interés; la estructura de costos y los márgenes de ganancias; además de las expectativas macroeconómicas.

Una inflación anualizada de 56,2% de acuerdo al informe de cierre de 2013 presentado por el BCV, que alarmó a expertos en la materia. Y es que además de presentarse como la más alta de los últimos años, ello representa un considerable deterioro del poder de compra de los venezolanos.

Tanto así que el BCV reveló, en uno de sus comunicados, la necesidad de ampliar los aspectos a medir dentro del Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc), destacando: “es conveniente explorar nuevas herramientas que permitan apreciar el impacto social de las actividades del Gobierno en el bienestar de la población y evidenciar el efecto que ha generado la política social ante perturbaciones económicas”.

Pero lo cierto es que a la fecha nada se sabe de la tasa inflacionaria del mes de abril, tampoco del Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente al primer trimestre de 2014; de lo que sí se tiene certeza, es que la crisis económica se ensaña con los que menos tienen.
Esto teniendo en cuenta que según otras cifras presentadas por el INE, el número de hogares en pobreza aumentó de 6% a 8,8% en un año. Esto significa que 189.086 familias más carecen de los recursos suficientes para adquirir la cesta básica. Cesta que ha sido tomada por la escasez, dando paso firme a la especulación.

En resumen, se ha tirado por la borda uno de los objetivos fundamentales del Plan de la Patria que el presidente Nicolás Maduro se comprometió a cumplir: erradicar la pobreza y miseria –para el año 2019- en Venezuela. En este sentido, hay que expresar lo señalado por la organización defensora de derechos humanos, Provea:

“Es condenable que en enero del presente año el presidente Nicolás Maduro, en cadena nacional, le haya mentido al país afirmando que la pobreza extrema había bajado a 5.5% cuando en realidad había aumentado a 8.8%, lo cual significa que 189.086 hogares pasaron a vivir en situación de pobreza extrema”.

Prosigue en el documento de la ONG: “ese manejo irresponsable de la información, buscando ocultar la realidad, es totalmente contrario a los principios de transparencia que deben prevalecer en la conducción de los asuntos de Estado, por parte de quien tiene la mayor responsabilidad pública en el país”.

Así mismo, Provea formula una interrogante: “¿Cuál es la razón para que con tan altos ingresos por concepto de la venta de petróleo, altos impuestos y solicitudes de préstamos nacionales e internacionales, se haya retrocedido en la lucha contra la pobreza durante el primer año de gobierno del Presidente Nicolás Maduro? […]”.

¿Cómo se mide la pobreza extrema?

A partir de lo expresado en rueda de prensa ofrecida recientemente por el vicepresidente para el Área Social, Héctor Rodríguez, existen varias formas. La primera: relacionada con el ingreso cuyo indicador fluctúa con relación al índice inflacionario y la correlación de los precios, y la segunda, vinculada con la satisfacción de las necesidades básicas que, afirmó, están ampliamente cubiertas en el país con una inversión social que supera los 623 millones de dólares en los últimos 14 años (cita AVN)

Un “retroceso” que la organización antes citada considera conveniente para llamar al Gobierno a la reflexión, pues a juicio de quienes la integran “el peor error que puede cometer es desconocer esa realidad o banalizar lo ocurrido. Para Provea es importante que el Ejecutivo Nacional explique al país, cómo a pesar de existir 36 misiones sociales, la pobreza (extrema) haya experimentado este importante incremento”.

En tal sentido, es importante recordar que el fallecido Presidente Hugo Chávez Frías centró su gestión en la aplicación de políticas sociales que favorecieran al pueblo venezolano, pudiendo anunciar en 2012 que la pobreza se había reducido a menos de 27%, cuando por años se ubicó en alrededor de 50%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here