aumentó la deuda externa de VenezuelaCada venezolano debe, sin saberlo, 4.170 dólares. ¿Por qué? Porque en los últimos 13 años Venezuela ha acumulado una deuda externa de 120 mil 925 millones de dólares, aproximadamente, una cifra que acentúa la tendencia negativa de los índices económicos en el país.

Pero, ¿qué es la deuda externa? ¿Cómo entender el sistema de pago? ¿Cuál es la situación de Venezuela?

Tratando de explicar todo este mecanismo económico, el profesor de Banca y Finanzas Orlando Zamora, quien es además analista financiero y exjefe de la División de Riesgo Cambiario del Banco Central de Venezuela, comenzó exponiendo que las diferentes naciones del mundo pueden acudir a la asistencia financiera internacional procurando atraer hacia sus territorios parte de los ahorros generados por los ciudadanos, empresarios o inversionistas residentes en países amigos o cercanos. Este proceso se hace posible emitiendo bonos en moneda nacional, pero pagaderos en dólares, euros u otra divisa.

“El Estado venezolano es receptor de esos fondos en bolívares y estimula la colocación de esas obligaciones, se compromete a pagarlas en dólares o euros y las respalda plenamente en los diversos mercados externos con los cuales se obliga legalmente bajo reglas y leyes extranjeras. Los que dan bolívares pasan a tener derechos en divisas o medios de pagos internacionales al vender en el exterior los referidos instrumentos de deuda. Al mismo tiempo nace un mercado de intermediación en bolsas o en bancos de inversión, donde ahora circulan esos nuevos bonos provenientes de nuestro país”, explicó.

De igual forma, aclaró que otra forma de deuda son los préstamos otorgados por naciones superavitarias y también por bancos multinacionales cuyos fondos dados en préstamos son recibidos por entidades públicas, incluyendo al gobierno central.

La metodología adoptada en EE.UU. solo toma como deuda externa la emitida en bonos del Estado, los europeos consolidan como deuda de ese tipo, todas las acreencias tanto del gobierno central, bancos y empresas públicas con prestamistas externos.

LA REALIDAD VENEZOLANA

“Endeudarse razonablemente es recomendable siempre y cuando se limite al endeudamiento público de acuerdo con un nivel prudente en relación con el tamaño de la economía, como reza el artículo 312 en la Constitución Nacional, texto que se ha sido incumplido, en este sentido, de diversas formas”, declaró, argumentando que: “Como si hubiese sido planificado así, primero se modificó La Ley de la Administración Financiera del Sector Público para evitar la fijación de límite alguno al endeudamiento, luego se privó al BCV de su anterior facultad vinculante para cuestionar endeudamientos inconvenientes y hasta a la propia Asamblea Nacional se le retiró el poder de vetar endeudamientos excesivos. También se posibilitó, al modificar de nuevo la ley antes citada, el establecimiento de operaciones de créditos públicos garantizados con petróleo, aluminio u oro, esto allanó el camino de ventas de hidrocarburos a futuro a China e India”.

Por eso, prosiguió alegando: “si aislamos el simple concepto de deuda externa de los bonos en moneda extranjera emitida por la República y sometida a leyes que rigen los mercados internacionales, podemos afirmar que en 16 años aumentó dos veces el tamaño que tenía en 1998, cuando estaba cifrada en 23.317 millones de dólares, era casi la cuarta parte del producto interno (26,3%); al colocarse ahora al inicio de 2015 en 44.791 millones de dólares, con un PIB alicaído, en plena recesión llega a un 15%”.

“Esta estimación es terriblemente engañosa, por varias razones, esa relación con el PIB está calculada a un dólar a 6,30 Bs/$, pero esa no es la realidad cambiaria del país. Otra confusión es la de pensar que ese monto es lo único que debe el país a los agentes económicos foráneos que detentan ese tipo de bonos, que suelen ser, por cierto, muy diversos en todo el mundo. El Ejecutivo solo habla de esta deuda y no menciona la mayor de todas: la contraída por PDVSA bajo variadas modalidades, específicamente gracias a la flexibilidad y facilidades que se le diera a esa corporación y al resto del Estado por las leyes modificadas e indicadas antes para endeudarse sin límite ni freno alguno”, agregó.

¿CUÁNTO DEBE PDVSA EN MONEDA EXTRANJERA?

La llamada deuda financiera de PDVSA se sitúa hoy en 43.834 millones de dólares por bonos emitidos y garantizados por la primera industria nacional, pero también tiene otro tipo de obligaciones con el Banco de Desarrollo de la República Popular China, que ha honrado pulcramente con significativas entregas de hidrocarburos.

“El Gobierno sostiene hoy que de los 56.000 millones de dólares en créditos recibidos de China quedan pendientes por satisfacer montos cercanos a unos 22.300 millones de dólares, esta deuda la asume realmente el BANDES. La petrolera debe pagar adicionalmente entre 8.000 a 10.000 millones de dólares a empresas petroleras y bancos multinacionales. Realmente la deuda externa de la nación es un tercio de la contraída en bolívares”, explicó Zamora.

DEUDA POR LAS NUBES VS. ECONOMÍA POR EL SUELO

“Con una actividad económica cayendo a un ritmo posible de un 7% este mismo año y en presencia de grandes dificultades para obtener divisas, con precios de realización del barril petrolero cercano a 45 dólares, un 50% menos que el año anterior, la propia OPEP vaticina una improbable posibilidad de recuperación de los niveles de precios previos”, reveló el analista financiero, quien además agregó: “Es en definitiva una deuda pesada, que tendrá serias consecuencias para ser cubierta puntualmente. Afortunadamente, el crecimiento de la deuda internacional es mucho más lento que el de la interna, en razón de que esta última con cada devaluación experimentada se achica, lo que no es válido para cumplir con los compromisos en moneda extranjera que son cuesta arriba”.

LA DEUDA EXTERNA Y EL DÍA A DÍA

Tal vez las cifras mencionadas no alarmen a muchos lectores, pero debemos decir que solamente los bonos en moneda extranjera emitida por Venezuela, conocida como deuda soberana, en 16 años ha requerido pagos para servir intereses y capitales vencidos por la bicoca de 152.335 millones de dólares.

En otras palabras, “pagarla significa recortar fondos a las importaciones de bienes, alimentos o insumos requeridos para la producción. Ha costado mucho pagar los 3.000 millones de dólares que canceló a finales de 2014 PDVSA, ahora 1.000 millones en euros y nos espera por pagar por parte de la República el principal o capital adeudado entre 2015 y 2019, montos cercanos a 12.000 millones de dólares, debido a la concentración del horizonte del tiempo en los vencimientos. Por su parte, PDVSA debe cancelar en ese mismo lapso unos 7.400 millones de dólares, por vencimientos tan pegados entre sí”, explicó el exjefe de la División de Riesgo Cambiario del Banco Central de Venezuela.

CALIFICACIÓN ACTUAL DE LA DEUDA

En la medida que se acortan los tiempos de pago y en virtud de las serias dificultades actuales, se deteriora la calidad de estas obligaciones. Aunque no están en rangos de riesgo de incumplimiento, ya las calificadoras otorgan tiple CCC sin el signo + que detentó hace pocas semanas.

“Esto indica que está bajo observación cuidadosa. No obstante, aún está lejos la posibilidad de default inminente”, ratificó.

Y es que el presidente Nicolás Maduro ha garantizado que dispone de los recursos necesarios para cubrir todos los compromisos internacionales de deuda externa.

“En 15 años de revolución, Venezuela lo que ha demostrado es que cumple sus compromisos y este año no será excepción, estamos listos para seguir cumpliendo nuestros compromisos internacionales completicos, al pelo, hasta el último dólar”, aseguró el Primer Mandatario Nacional recientemente.

CASO PANAMÁ

Orlando Zamora (Fotoleyenda 1)

En lo que respecta al reclamo panameño, Orlando Zamora explicó que se refiere a servicios portuarios ofrecidos. “Es complejo el panorama, deben producirse ajustes en las asignaciones de divisas, ojalá se reduzcan ventajas tan exageradas con algunos países, donde sinceramente la Nación no está ya en posibilidad de ser tan generosa como antes y reducir la llamada economía de puertos o importaciones abundantes y suntuarias que arribaron tristemente en 16 años a 505.104 millones de dólares”, aseguró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here