Brasil, el pentacampeón del Mundo, hoy es anfitrión, por segunda vez en la historia, del máximo evento del balompié, un acontecimiento que pone a prueba su capacidad en infraestructura, logística, seguridad y desarrollo social.

En palabras del embajador brasileño en Venezuela, Rui Carlos Pereira, “el reto ha sido superado”. Queda una extraordinaria infraestructura en transporte aéreo y terrestre, hospedaje de millones de personas, monumentales escenarios deportivos y quizá errores de los cuales aprender para no repetirlos durante las Olimpiadas que también se celebrarán en Brasil, en un lapso de 2 años.

embajador1

Hace 7 años Brasil ganó el derecho de albergar su segunda Copa en casa ¿Cómo se preparó para el Mundial? ¿Está Brasil listo dentro y fuera del campo?

Nos preparamos con un programa muy amplio de inversiones públicas y privadas para acondicionar las 12 ciudades sedes. Eso incluyó remodelación de espacios en los centros de las ciudades, proyectos de transporte urbano de masas, como el Metro por ejemplo; construcción, reforma y modernización de los 12 estadios y ampliación y modernización de los aeropuertos en las referidas ciudades.

Ya que tocó el tema de los aeropuertos, ¿Cuántos visitantes esperan recibir?

Solo en el Aeropuerto Internacional de Sao Paulo-Guarulhos, que es el principal del Brasil, se construyó toda una terminal nueva, la cuarta ya. En los últimos 7 años, ampliamos la capacidad de los aeropuertos internacionales de 32 a 113 millones de pasajeros por año. Al contrario de lo que muchos piensan, la empresa privada costeó la mayoría de las inversiones, tanto en los aeropuertos como en los estadios. El Estado tuvo una participación minoritaria. Esperamos recibir unos 600 mil visitantes del exterior y una movilización interna por el orden de los 3 millones de personas.

¿A cuánto asciende la inversión hecha?

La totalidad de las inversiones para la Copa del Mundo asciende a 15 mil millones de dólares aproximadamente.

Además de extraordinarias instalaciones deportivas y la ampliación y modernización de los aeropuertos, ¿qué deja una Copa del Mundo para el país sede?

Hay tres tipos de legado. Primero, el legado en infraestructura: inversiones en la estructura turística del país, la ampliación de la capacidad hotelera, entre otros.

Segundo, el legado en preparación y capacitación del talento humano: gran parte de los profesionales de taxi en Río de Janeiro, Sao Paulo y otras ciudades recibió cursos de inglés y español.

Y tercero, la ampliación de la oferta del mercado laboral: se crearon 340 mil empleos permanentes en todo el país, es decir, nuevos puestos de trabajo que se generaron a propósito de la Copa, pero que seguirán existiendo una vez termine esta fiesta deportiva; es el caso de recepcionistas y camareras en hoteles, guías turísticos, operadores de tráfico aéreo, taxistas, etc. Adicionalmente, se generaron otros 330 mil empleos únicamente por el tiempo que dure la Copa, lo cual incluye a los trabajadores de los estadios, los restaurantes, los bares, personal que recibe a los visitantes en los aeropuertos, los puertos y otros.

Hay quienes señalan que los países en vías de desarrollo al organizar este tipo de eventos deben garantizar que la inversión que se hace deje saldo en infraestructura para la educación y la salud, por ejemplo que por cada estadio se construyan 5 o 10 escuelas ¿Esto es posible?

Embajador de Brasil

¿Qué experiencia ha tenido Brasil?

El tema no es construir 5 escuelas por cada estadio o no construirlas. Si usted multiplica toda la inversión de la Copa del Mundo por 212 veces, alcanzará el monto en recursos que los Gobiernos de la Federación de los 27 estados y los Gobiernos de los más de 5 mil municipios que hay en Brasil invirtieron, entre 2010 y 2013, en proyectos de salud y educación. La proporción es muchísima más amplia que construir 5 escuelas por cada estadio. Nosotros invertimos en salud y educación, en los últimos 3 años, más de 200 veces la plata que se entregó para construir las 12 arenas.

Hay un brote de protestas sociales en estos momentos. ¿Por qué ahora? ¿Por qué protestan contra el Mundial? ¿Quién está detrás de las protestas?

Que los ojos del mundo estén puestos en Brasil es una razón de peso para protestar. Nadie va hacer una protesta a escondidas.
Pero, además, protestar es un derecho y eso corresponde a la visión del mundo que tiene cada individualidad, organización o grupo. Hay gente en Brasil que considera que no es una buena idea albergar este acontecimiento deportivo o gastar tanta plata para construir estadios. Ellos tienen todo el derecho de pensar de esa manera. Pero no tienen el derecho de impedir que la inmensa mayoría del país que si quiere ir a las arenas, que si quiere divertirse, disfrute de la Copa del Mundo.

¿Tiene un balance de la situación a más de una semana de iniciado el Mundial?

Las previsiones apuntaban a que, supuestamente, tendríamos masivas manifestaciones en Río, Sao Paulo, que iban a paralizar las ciudades, que nadie llegaría a los estadios. Y no pasó absolutamente nada de eso. La afición que sienten los brasileños por el fútbol, lo que significa organizar y ser sede por segunda vez, después de 64 años, esas son razones suficientes para celebrar. No creo que esta increíble fiesta vaya a ser perturbada por un grupo minoritario.

Río, pionera en seguridad

Para el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff el tema de la seguridad durante el Mundial de Fútbol es uno de los más importantes. El gobierno de su antecesor, Luis Inácio Lula Da Silva, emprendió una política de control de las favelas y lucha contra el crimen organizado, política ésta que ha decir del Embajador Rui Carlos Pereira ha rendido sus frutos, pues “hoy Río de Janeiro, con o sin Copa, es una ciudad mucho más segura que lo que era hace 10 años”.

Explica Pereira que esto se debe al trabajo de las famosas y muy conocidas UPP (Unidades de Pacificación Policial). Se trata de cuerpos de seguridad regionales que “reconquistaron y actualmente ocupan espacios dentro de los barrios en las grandes ciudades brasileñas como Río”, territorio antaño casi exclusivo de las bandas delictivas conectadas con el narcotráfico. “Esto es un éxito”, agregó el entrevistado.

¿Qué medidas se seguridad han sido tomadas para prevenir cualquier inconveniente durante la Copa?

Fueron incorporadas 22 mil tropas policiales y militares. Los efectivos militares están encargados del resguardo y protección de las instalaciones estratégicas: centrales de abastecimiento de energía eléctrica, estaciones y subestaciones de distribución de energía, centrales hidroeléctricas y estaciones centrales del Metro. Los militares son minoría y los demás efectivos están en la calle para garantizar la seguridad de todos.

El reto para Brasil no finaliza con la Copa del Mundo, porque organizarán las Olimpiadas de 2016 en Río de Janeiro. ¿Cómo garantizar el éxito de los juegos y que las críticas que se han hecho al Mundial no se repitan en dos años?

Ya estamos trabajando en la Olimpiadas. La preparación del Mundial no empezó ahora sino prácticamente desde que ganamos el derecho de ser sede. Lo que debemos hacer es aprovechar de las lecciones aprendidas en la Copa del Mundo. Eso se refiere a trabajar seriamente, con empeño y de acuerdo a una planificación responsable, equilibrada, honesta. Las Olimpiadas van a beneficiarse de todo lo que hicimos para la Copa.

¿A cuánto asciende la inversión de recursos para las Olimpiadas?

Van a costar 10 mil millones de dólares.

¿Cuál aspira el Gobierno sea la imagen de Brasil al finalizar esta Copa del Mundo?

La Presidenta Rousseff lo dijo con mucha claridad cuando dio la bienvenida a la cita internacional. El Gobierno de Brasil lo que espera es que los visitantes encuentren lo que somos: un país de gente honesta, amable, feliz, que acoge al extranjero sin prejuicios, que ama la paz, contraria al racismo y a la intolerancia, Esperamos que encuentren amigos. Mejor dicho, no lo esperamos, eso va a ser así porque nosotros somos así.

¿Cuál es su jugador favorito de todos los tiempos?

Pelé, no hay otro, el rey de todos los tiempos.

¿Cuál es su jugador favorito de la selección actual?

Toda la selección.

¿Cuál es la diferencia entre ver un partido por TV a vivirlo en un estadio como el Maracaná, por ejemplo?

El efecto estereofónico es mucho más impactante en el estadio

¿Cuál sería el rival ideal para Brasil en la final del Mundial 2014?

Cualquiera. Nosotros vamos a ganar de todas maneras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here