El presidente de la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional (AN) y dirigente sindicalista, Oswaldo Vera, está al frente de la Comisión Promotora del “I Congreso de los Trabajadores”, responsabilidad que le ha llevado a organizar y coordinar una serie de debates, foros y discusiones en fábricas, sindicatos, asociaciones, empresas y en todos los escenarios donde hay obreros, campesinos y pescadores.

vera1

¿La finalidad? Diseñar una política de “lucha revolucionaria” con el protagonismo de los trabajadores para superar los grandes retos que demanda actualmente el país, entre estos los más importantes: la concreción de un modelo económico productivo capaz de superar el rentismo petrolero, garantizando la independencia alimentaria y la transformación del Estado venezolano que “actualmente presenta una estructura lenta y muchas veces ineficaz”, de acuerdo a las propias palabras del entrevistado. Todo esto sin descuidar la defensa de la Patria, para lo cual incentivan la captación de milicianos provenientes del sector obrero.
¿Los empresarios están invitados a participar en este congreso?

La invitación está abierta, a muchos los conocemos por declaraciones de prensa; los trabajadores viven la opresión infringida por ellos y es frecuente escucharlos planteando fórmulas que fueron las que condujeron a la miseria de este país.

¿Veremos un resurgimiento del diálogo tripartito?

Estoy convencido que no. El tripartismo lo auspiciaron las cúpulas, sólo sirvió para acabar con los beneficios de los trabajadores y la CTV se prestó para eso.

¿Tienen una evaluación acerca de cómo marchan los niveles de productividad en las empresas recuperadas por el Estado venezolano?

Nos trazamos el reto de evaluar tierra por tierra y empresa por empresa y ahí están los trabajadores, verificando los niveles de organización, la estructura, los problemas que existen y planteando propuestas para hacerlas cada día más eficaces. Tenemos evaluaciones de algunas que han mejorado muchísimo mientras que existen otras con problemas.

vera3

¿Cuáles han mejorado y cuáles no?

Existen tres tipos de empresas nacionalizadas: unas que estaban en buen servicio como la CANTV y la Owens Illinois, hoy en franca producción y dándole ganancias al Estado venezolano; hay otras que, aun estando en no tan buenas condiciones, producían, tal es el caso de Café Fama de América, Lácteos los Andes y Aceite Diana, las cuales siguen produciendo. El tercer tipo son aquellas que se asumieron para conservar empleos como La Gaviota, en el estado Sucre, la cual estaba cerrada y recibió inyección de capital. Sin embargo, es lento recuperar una empresa que estaba inoperativa.

Hay otras empresas en las que no vale la pena invertir sino insertarlas en la cadena; todo eso forma parte de la evaluación para dar el salto de producir más. También sucede el caso que le vendemos algunas veces al Estado, por ejemplo a través de Mercal y Pdval, y el Estado paga atrasado y eso tiene un costo que redunda en los niveles de producción.

¿Existen problemas con la materia prima?

Ahorita se están presentando problemas por atrasos en los pagos y la situación de la divisa.

También siguen existiendo problemas en la distribución, eso es un hecho, ¿Por qué sucede esto si se supone que la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA) supervisa el tránsito de alimentos en las zonas fronterizas?

Lo que pasa es que la mayoría de las empresas son privadas y se presentan problemas, inconvenientes. El contrabando de extracción es una realidad que tiene que ser investigada y se deben establecer niveles de responsabilidad. Estamos planteando revisión en toda la cadena y contraloría ya que la gerencia a veces se forma una visión por lo que le informan y no “in situ” como los trabajadores que son quienes están abajo.

Conflictividad Laboral

Se abordó al diputado Vera en torno a los conflictos que existen en algunos sectores, siendo los últimos más importantes los reclamos por reivindicaciones socioeconómicas que hacen los trabajadores de Sidor y los de la administración pública. Además, cómo combaten la erradicación de vicios en sectores como el de la construcción, caracterizado por un alto nivel de violencia.

Sobre la nueva contratación marco de la administración pública que se espera beneficie a más de 2 millones de trabajadores, incluyendo a contratados, jubilados, pensionados y los adscritos a organismos autónomos, gobernaciones y alcaldías, señaló el dirigente varguense que el presidente Maduro se comprometió hace poco a instalar la comisión negociadora.

Sin embargo, existe una mora: ya se venció el plazo de dos meses convenido por el propio presidente Maduro para la aprobación de la convención de los trabajadores públicos
Hay que recordar que la primera propuesta vino del presidente obrero Nicolás Maduro, ya se están culminando los estudios económicos y muy pronto se va abrir ese debate. Pueden contar los trabajadores del sector público que van a tener contrato marco gracias al gobierno revolucionario y a la Central Socialista.

En cuanto a Sidor, los trabajadores dicen que han hecho esfuerzos para que sus voces sean escuchadas sin obtener resultados…

En la acería existen diferentes circunstancias a evaluar: primero, se trata de una empresa que estaba destinada a vender la materia prima, es decir, el hierro y el acero, y no productos elaborados, porque era el modelo que existía y después nos importaban materia elaborada a costos triplicados. Por ejemplo ¿cuántos paquetes de hojilla se pueden sacar de una tonelada de acero? En los actuales momentos de crisis económica mundial no es negocio vender materia prima, salvo el petróleo, el oro y el diamante, y por eso estamos planteando el proceso completo de industrialización aguas abajo. Además, las empresas de Guayana fueron desmanteladas para la privatización.

Por otra parte, hay personas denunciadas que hacían negocios con importaciones. Lo tercero, es que el presidente Chávez, en su momento, dijo: no hay despidos, al contrario, hay que incorporar a los tercerizados y mantener los beneficios. Y sobre los tercerizados tenemos ciertas observaciones porque algunos no están al servicio de la producción sino al servicio de los dirigentes sindicales. Lamentablemente, allí existen unas castas sindicales.

Yo me pregunto, ¿eso es culpa sólo del movimiento sindical o las empresas no tienen gerentes? Nosotros acompañamos la lucha de los trabajadores pero no podemos permitir que tranquen un estado, impidan la entrada de comida y dejen sin gasolina a la gente como lo hicieron un pequeño grupo de trabajadores de Sidor; por lo demás, una empresa que da pérdidas y que es subsidiada por los trabajadores petroleros.

Según estadísticas del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social la violencia en el área síndico-laboral se ha incrementado, hablan de al menos 5 personas asesinadas al mes, mayoritariamente en el sector de la construcción

Esas no son peleas intersindicales sino riñas entre mafias enquistadas por el control de prebendas. Se trata más de un problema de bandas delincuenciales, un problema de orden público. Los verdaderos dirigentes sindicales están trabajando, velando por garantizar la seguridad laboral: que un trabajador no se caiga de un andamio, que se cumpla la contratación colectiva y, además, ahorita están incorporados de lleno en la Misión Vivienda Venezuela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here