Mercedes De Freitas, activista con una vasta experiencia en organizaciones de participación ciudadana, considera que en la actual encrucijada en la cual se encuentra el país, con una crisis económica que amenaza con hacerse sentir con más fuerza en 2015, altos niveles de impunidad en casos de corrupción y falta de información pública fidedigna, es imprescindible un cambio de concepción a nivel ciudadano.

Mercedes De Freitas

“Si los líderes no dan el ejemplo, los ciudadanos deben ejercer la vigilancia, el control, el seguimiento, la denuncia y la propuesta positiva en todos los niveles de gestión de gobierno”, aseguró.

De Freitas considera además que las medidas que ha anunciado el Presidente Nicolás Maduro para paliar la disminución de ingresos, producto de la caída de los precios del petróleo, son insuficientes y desacertadas por la falta de participación, información y comunicación acerca de lo que se está discutiendo y las decisiones que se están tomando.

¿Qué opina de la medida anunciada por el Presidente Nicolás Maduro de reducir en 20% los gastos suntuarios?

“Primero, no sabía que teníamos gastos suntuarios, yo pensaba que el Estado estaba trabajando con mucha discreción y con gastos mínimos, eso nos preocupa y creo que deben explicarnos por qué había gastos suntuarios. Segundo, deben explicarnos con transparencia qué gastos suntuarios van a reducir y cuáles sectores se verán afectados, no basta solo que nos digan el porcentaje, deben decirnos cuántos bolívares son, porque podrían ser miles de millones de bolívares si hay un recorte en muchísimas partidas que desconocemos”.

Asimismo, el Gobierno creó una comisión presidencial para activar un plan de reducción de gastos en el presupuesto de 2015, ¿podría tener un efecto positivo esta medida?

“Esta comisión presidencial para el recorte debe trabajar con transparencia; la Oficina Nacional del Tesoro tiene que volver a publicar sus informes diarios, semanales, trimestrales y semestrales; el Banco Central de Venezuela (BCV) tiene que volver a publicar toda la información que dejó de publicar; cada ministerio tiene que divulgar su gasto en detalle porque, de lo contrario, no vamos a creer.

No se trata de dogmas ni es cuestión de fe que tenemos que creer en el gobierno, no, no, el gobierno no es una iglesia, estamos hablando de dinero público, dinero que requiere la mayor explicación para poder reclamar o sentirnos satisfechos. Esta comisión me parece estupenda, pero tiene que ser garante de efectividad del gasto”.

¿Por qué Transparencia Venezuela presentó observaciones al presupuesto contemplado para 2015?

“De acuerdo a nuestras cifras, este presupuesto tiene un déficit del 60% con respecto al año 2014, porque con los créditos adicionales aprobados hasta ahora, el presupuesto pasó de 552 mil millones de bolívares a más de un millón de millones, es decir, a más de un billón de bolívares. Pese a esto, para el año 2015 el presupuesto estimado es de 740 mil millones, lo cual implica una diminución de recursos para todos los organismos, ministerios y misiones.

Se supone que los líderes, los administradores de un país expresan en los presupuestos una propuesta para resolver o superar una crisis. En Venezuela ese momento no se emplea como una oportunidad real de planificación y no se propone un proyecto para la mejora del país, porque está basado en información que no es correcta y eso ha pasado no solo este año sino, por lo menos, en los últimos 6 años que Transparencia Venezuela ha evaluado el presupuesto.

Por ejemplo, hay una diferencia entre la inflación real y la estimada para concebir el presupuesto y eso ocurre con otros indicadores como el precio del barril del petróleo y el decrecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Además, carecemos de una gran cantidad de información: ¿por qué el BCV le tiene que estar prestando tanto dinero a Pdvsa?, ¿cuánto le estamos dando de auxilio a las empresas públicas en vez de estar recibiendo de ellas regalías, utilidades o beneficios? La ineficiencia con la que se están manejando esas empresas ha incidido parcialmente en el desabastecimiento; para el presupuesto de 2015 hay 36 mil millones de bolívares dispuestos para las empresas públicas y ¿cuáles son los resultados de ese dinero?, ¿para dónde va? Esa falta de transparencia genera mucha duda”.

El Estado invade con más impuestos

Consultada en torno a la aprobación, vía Habilitante, de nuevas leyes y reformas de instrumentos jurídicos que apuntan a un aumento de la recaudación tributaria, Mercedes De Freitas, explicó que en épocas de crisis esta estrategia es válida y recordó que países como Portugal y España se vieron en la necesidad de aumentar el IVA.

Sin embargo, cree que las recientes decisiones carecen de algunas características importantes para generar confianza y el entusiasmo de la gente, como lo son la falta de consulta obligada tal como lo establece el artículo 211 de la Constitución; la falta de información sobre estas leyes, muchas de las cuales aún no son publicadas en Gaceta Oficial y la falta de transparencia e información acerca del gasto público.

“Sabemos que vivimos en una crisis porque la sufrimos todos los días, pero no conocemos el nivel, porque el gobierno no nos presenta evidencias ni datos concretos. Así, desconocemos la cifra de inflación del año, porque los índices no se publican desde agosto, no tenemos claro cuánto hay en el Fondem o en el Fondo Chino o en cuánto le vendemos el petróleo a los amigos del Caribe”.

Para cerrar este punto, critica que estas leyes hayan generado más burocracia al crear nuevas unidades, direcciones y organismos, cuando lo que se requiere es austeridad y lamenta que la corrupción se lleve recursos importantes que bien podrían dirigirse a programas sociales.

Ley de Transparencia

Entendemos que desde 2012 promueven una Ley de Transparencia y Acceso a la Información, ¿por qué aún no se aprueba?

“Esa ley la tiene casi toda América ya. En Venezuela estuvimos trabajando en ese proyecto durante 4 meses en la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional junto con el equipo técnico, se mejoró y se le hicieron algunos ajustes. Sin embargo, fue engavetada desde que salió Héctor Navarro de la presidencia de la comisión y entró Pedro Carreño.

No solamente no se ha aprobado esa ley para garantizar un derecho humano como es el derecho a la información sino que, por el contrario, desde 1999 se han aprobado infinidad de artículos y normas concretas violatorias del derecho pleno a la información”.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos de a pie para mejorar la gestión de gobierno y prevenir la corrupción?, ¿cómo hacer frente a este panorama desalentador en el que nos estamos habituando a realizar colas y realizar trámites y más trámites, superar trabas y escollos para casi todo?

“Lo primero es no desfallecer, no entregarnos a la apatía ni a la desesperanza, porque restamos espacios para la construcción. En países donde las cosas funcionan, donde las cárceles las cierran porque no tienen presos, donde matan a una persona al año y hay poca corrupción, es porque sus ciudadanos le dedican tiempo a sus comunidades y a lo público. Si el autobús llega dos minutos tarde le mandan 30 cartas al jefe del servicio, si no recogen la basura a tiempo forman un lío.

Ese cambio de concepción yo no sé cuándo ni por donde empieza, pero si los líderes no dan el ejemplo, nos toca a los ciudadanos denunciar sin miedo, hacer seguimiento a los funcionarios que más tenemos cerca como los alcaldes, los concejales, verificar que se cumplan las obras de nuestras comunidades y no votar por los corruptos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here