La abultada deuda en divisas con los empresarios colombianos que realizan actividad comercial en el país, el problema del contrabando y la reactivación de las remesas familiares hacia Colombia son sin duda alguna, los temas de análisis más importantes en este momento para la Cámara de Integración Económica Venezolano- Colombiana (Cavecol). A pesar de las cifras en rojo, su presidente, Luis Alberto Russian es optimista.

Cavecol 1

Informa que las relaciones comerciales Venezuela-Colombia han mejorado mucho en los últimos 4 años debido a la normalización de las relaciones políticas luego del periodo tormentoso entre los presidentes Hugo Chávez – Álvaro Uribe y apuesta a que continúan así o, incluso, mejoren con la consolidación de nuevos acuerdos que posiblemente impulse el próximo Jefe de la Casa de Nariño.

Colombia ha sido históricamente el segundo socio comercial de Venezuela, ¿cómo están las relaciones comerciales entre los dos países?

Desde que llegó el Presidente Juan Manuel Santos al poder hubo un replanteamiento de las relaciones, se restableció la confianza. El acercamiento entre los dos gobiernos fue tan positivo que se logró negociar un acuerdo de alcance parcial, que es bastante reducido, pero que viniendo de donde veníamos, es un gran logro.

¿Qué puede decirnos del intercambio comercial en concreto?

En estos momentos el intercambio comercial bilateral ha sufrido una reducción, pues de enero a abril de 2014 las cifras han descendido con respecto al mismo periodo de 2013. En el primer cuatrimestre de este año el intercambio cerró en 749 millones de dólares, de los cuales 579 pertenecen a las importaciones y 170 a las exportaciones. Aunque nuestras exportaciones hacia Colombia este año crecieron con respecto a los 134 millones de dólares del año pasado, la cifra evidencia un decrecimiento porque la balanza total del primer cuatrimestre de 2013 fue de 858 millones de dólares.

Esto se debe principalmente a que tenemos serias limitaciones para acceder a las divisas. Entre Cadivi y el Sicad no se ofertan todos los dólares que requieren las empresas. Recordemos que Cadivi solo atiende las importaciones para productos prioritarios como alimentos, medicamentos e insumos y en el Sicad solo ha habido una sola subasta, que es prácticamente “nada”. Ahora, el nuevo sistema Sicad II permite que vayan todos los sectores: textiles, calzados, etc. Se constituye en un vehículo mucho más amplio porque todo el mundo puede participar.

Cavecol 2

Pero hay un diferencial muy, muy importante. Porque no es lo mismo comprar un dólar a 4.30, 6.30 bolívares (Cadivi); a 10 u 11 bolívares (Sicad), que a 50 bolívares (Sicad II).

Ya que tocó el punto del control de cambio, se han generado deudas considerables con diferentes países, ¿cuál es el estado de ese tema en las relaciones colombo-venezolanas? ¿Desarrolla Cavecol alguna agenda en especial al respecto?

Hay empresas que en un momento vendieron basándose en un tipo de cambio inicial porque las casas matrices les mandaban insumos, inventarios. Esos inventarios se vendieron, pero como había poca claridad en el momento en que entra en vigencia el Sicad, muchas se abstuvieron de ofertar.

Existe un caso emblemático de una empresa del ramo textil que se le presentó este problema desde el momento en que surgieron las diferencias Chávez- Uribe. Tenía un requisito pendiente con una solvencia laboral y no pudo meter la solicitud. En resumen, los bolívares que tenía para pagar la deuda de 16 millones de dólares ahora solo le alcanzan para pagar unos 600 o 700 mil dólares, de acuerdo al sistema vigente que es el Sicad II.
Debido a esta situación esa empresa ha disminuido la cantidad de tiendas porque no tiene inventarios. Como esa hay muchas. En este momento la situación es muy fuerte. Duele, pega mucho. Desde luego hay conversaciones para buscar alternativas y tratar que el Centro de Comercio Exterior (Cencoex) reconozca esas deudas.

¿Qué propuestas tiene Cavecol para resolver el problema de contrabando y las mafias en la frontera?

Los gobiernos de Venezuela y Colombia han iniciado una gran estrategia de lucha contra el contrabando. En febrero de este año se instalaron unas mesas técnicas y los Comandos Militares de las dos naciones han iniciado operativos in situ para desarticular estas mafias. Venezuela pasó una lista de productos de prohibida exportación hacia Colombia que si llegan allá es porque son contrabandeados.

El llamado que hacemos es que involucren a la gente que vive y sufre el problema del contrabando en la frontera, que tengan participación directa en las mesas de trabajo. Por ejemplo, representantes de las empresas, académicos de Táchira y Zulia y que las respuestas no solo salgan de Caracas y Bogotá, donde nos creemos la tapa del frasco.
Adicional, sugerimos la armonización de políticas macroeconómicas, lo cual no implica que ninguno de los dos países renuncie a su soberanía.

¿Cuál es la situación de las remesas de dinero que los cientos de miles de trabajadores colombianos que están en Venezuela envían a sus familias con esta nueva etapa del control de cambio?

Las remesas están suspendidas. La misma Embajada de Colombia reconoce que hubo abusos de parte de algunos colombianos y en la frontera también se dio ese abuso.

El gobierno de Venezuela le hizo una propuesta a su par colombiano para que este mecanismo se base en el futuro en una relación directa bolívar- peso. Se trata de un esquema novedoso. No obstante, existen unas limitaciones técnicas y legales del Banco de la República (análogo al Banco Central de Venezuela). Se hicieron tres reuniones en muy corto tiempo y existe interés en que se resuelva este asunto pronto. Nosotros también apostamos al éxito porque se está afectando a una cantidad significativa de familias que dependen de estos envíos para subsistir. En definitiva, allí hay gente honesta.

Al revisar los programas de gobierno propuestos por los dos principales candidatos, llama la atención que no se menciona la relación comercial con Venezuela, ¿cómo se debe interpretar esto?, ¿hay una política no formal de distanciamiento del intercambio económico entre los dos países?

La relación entre las dos naciones es tan profunda que el tema Venezuela en Colombia es un tema de agenda interna y viceversa. Aunque el tema comercial no se nombre o se señale de manera explícita, está implícito en el ámbito de la relación binacional en su conjunto.

¿El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia ha afectado la producción colombiana?, ¿tiene alguna relación el hecho de que las exportaciones colombianas cayeron 13%, mientras que las venezolanas hacia Colombia se incrementaron en un 19% con respecto al año pasado, tal como nos informó al principio?

De alguna manera si ha afectado el aparato productivo, al sector industrial colombiano porque hay algunos productos americanos que son más baratos importarlos que producirlos en suelo colombiano.

No solo eso, Colombia ha firmado aproximadamente once Tratados de Libre Comercio adicionales con países como Canadá, México, Suiza, la Unión Europea; está negociando uno con Corea. Hay quien señala que no hay oferta de productos colombianos exportables para tantos acuerdos. Por eso es que Colombia se ha abierto a las inversiones, pero haciendo hincapié en la transferencia tecnológica.

¿Qué expectativas tiene sobre lo que podría ocurrir en las relaciones económicas y comerciales entre los dos países, como resultado de las elecciones presidenciales en Colombia, el próximo domingo?

No sabemos qué va a pasar y hacer conjeturas no tiene sentido. Ejemplo concreto: nadie se hubiese imaginado que la relación entre los presidentes Santos y Chávez iba a mejorar, tras un periodo de mucha tirantez cuando Santos formaba parte del gabinete de Álvaro Uribe.

Si gana Iván Zuluaga, quien está respaldado por Uribe, pensar que las cosas pudieran deteriorarse es hacer una lectura lineal. Puede ocurrir todo lo contrario, que las cosas cambien y pueda haber acercamiento como lo hubo con Santos. Siempre vemos en blanco y negro y no vemos los grises.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here