Sólo 4 atlas había tenido Venezuela hasta ahora. Sin embargo, este 2014 el Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar (IGVSB), en el marco de su 14 aniversario, publicó una primera edición –en formato digital- del nuevo Atlas de la República Bolivariana de Venezuela, después de 35 años de haberse estrenado la versión anterior.

Se están estudiando posibles convenios para llevar ese nuevo atlas de Venezuela a una versión impresa

Según el ministro del Poder Popular para el Ambiente, Miguel Tadeo Rodríguez, la publicación le enorgullece “porque seguimos el camino de Chávez”, asegurando que para el ex presidente “la geografía es un arma para las batallas y hoy, el IGVSB cuenta con esas armas para la lucha social y económica”.

Estas palabras habrían sido pronunciadas por el titular de ese despacho durante el bautizo del Atlas, que tuvo lugar en el auditorio Gastón Parra Luzardo, ubicado en la sede del Banco Central en Caracas, donde además detalló que es el primero en tener el nombre oficial actual de esta nación, y abarca 6 capítulos: 1.- El espacio geográfico venezolano, imagen y perspectivas; 2.- El Territorio a través de cinco siglos de Historia; 3.- Aspectos geográficos y recursos naturales; 4.- Aspectos Socio Culturales; 5.- Aspectos económicos y de servicios y 6.- Entidades Federales y Territorio en Reclamación.

El viceministro de Ambiente, Francisco Guerra, aseguró que lo recomendable es que cada nación actualice su atlas cada 10 o 15 años. Por eso, esta era una urgencia en la Tierra de Bolívar ya que el último tenía una data de 1979.

“Teníamos esa deuda importante desde hace tiempo, especialmente desde que el comandante eterno Hugo Chávez dio la instrucción de hacer el atlas que presentamos ahora luego de muchos años de esfuerzo, dedicación y trabajo de compilación”, aseguró Guerra, quien afirmó que más allá de ser un material descriptivo el atlas presenta análisis sobre temas específicos, soportados con datos actualizados, gráficos, tablas, entre otros recursos.

Y es que esta versión multimedia, cuyo precio es de 285 bolívares, permite al ciudadano común obtener información actualizada del país y chequear la realidad físico-natural del territorio nacional. Incluye todo lo relacionado con los mapas antiguos y modernos de Venezuela, la situación petrolera, política y social. También refleja las latitudes criollas en materia de producción y muchos otros elementos importantes relacionados al devenir social y geohistórico de la república. ¡Hasta las misiones sociales están reseñadas en este material! Por eso, se cree que este trabajo de investigación presenta al mundo el nuevo contexto social, económico y político que da vida a la sociedad venezolana.

El nuevo atlas fue bautizado en el marco del 14 aniversario del IGVSB

El viceministro aseguró que realizarán un enlace con el Ministerio de Educación a los fines de adaptar la nueva información a los currículos de educación primaria y secundaria a través de las Canaimitas ya que, hasta ahora, se manejaban datos errados sobre este país, tales como la superficie total de este territorio que hoy se ve aumentado en casi 800 mil kilómetros cuadrados con el espacio marítimo que corresponden a Venezuela, según los últimos convenios internacionales. Es precisamente ésta, otra de las novedades del atlas que rompe con aquello de que esta nación limita al norte con el Mar Caribe al mostrar fronteras ampliadas con países como Francia y Estados Unidos.

“Este es un proyecto que apenas está saliendo del horno”, precisó Guerra, quien indicó que por esta razón aún no está disponible en versión impresa. Sin embargo, se están estudiando convenios con editoriales para sacarla en papel y ya se han acordado posibles canales de distribución. Mientras tanto, el atlas digital está siendo comercializado en la sede del IGVSB, ubicada en el edificio Camejo, frente al Pasaje Zingg.

UN POCO DE HISTORIA…

La cartografía de Venezuela dependió en primera instancia de los mapas levantados por los colonizadores para fortalecer el dominio de la corona sobre las tierras del nuevo continente. En este sentido, se cree que el primer mapa de Venezuela fue trazado por Juan de la Costa en su viaje de 1499-1500, luego que de regreso a la Madre Tierra dibujara el mapamundi, delimitando específicamente la entrada del lago de Maracaibo. El original de este mapa se encuentra en el Museo Naval de Madrid y mide 1.83 por 0.93 metros. Aquella fue la primera vez que queda registrado el nombre: Venezuela. Aunque Juan de la Costa garabateó: Veneçuela.

También Cristóbal Colón dibujó las tierras “descubiertas” por él en sus cartas. Algunos aseguran que ese fue el punto de partida de la cartografía venezolana. Entre ellos, se destacan el Orbis typus universalis y el Tabula Terre Nove, ambos hechos personalmente por Colón. Estudiosos en el área piensan que el Tabula Terre Nove fue el primero elaborado del territorio venezolano; si esto fuera así el mapa de Juan de la Cosa sería el segundo conocido del territorio venezolano.

Sobre el tercero se sabe que fue elaborado por el cartógrafo portugués Alberto Cantino en los últimos meses del año 1502. Cantino era agente secreto al servicio de Ercole d’Este, duque de Ferrara, quien lo envió a Lisboa para reunir información sobre los descubrimientos de los portugueses porque aquellos hallazgos de nuevas tierras eran guardados como secreto de Estado por parte de los portugueses y españoles.
Los mapas desde siempre han determinado el espacio territorial de los pueblos y son parte de la memoria histórica de la nación al punto de que estos patrimonios hayan permitido, por ejemplo, tener pruebas y bases para reclamar la soberanía territorial ante situaciones como el robo del Esequibo por parte de los ingleses.

Después de la separación de la Gran Colombia, la cartografía fue utilizada para redelimitar territorios. Por eso, el General José Antonio Páez contrata al famoso italiano Agustín Codazzi para que elaborara el mapa de Venezuela en su calidad de cartógrafo y aprovechando la ocasión publica en 1840 el atlas tricolor.

Para 1916, dependiente de la Escuela de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, se abre en el país la Oficina Nacional de Cartografía. Posteriormente, nueve años más tarde, es asumida por el Ministerio del Interior. Una década después se suma al Servicio Aerofotográfico del Ministerio de Obras Públicas, surgiendo así la Dirección de Cartografía Nacional. Su primera publicación fue un un plano de la Guaira. Hecho bajo la dirección del Ingeniero Eduardo Tamayo e impreso en 1936 en Europa. En el año 1967 esta dirección se muda de Caño Amarillo al Edificio Camejo, donde aún permanece.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here