El ministro de Relaciones Exteriores, Elías Jaua, denunció en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización Naciones Unidas (ONU), en Ginebra, que poderosos laboratorios mediáticos internacionales son empleados para realizar una guerra psicológica y sistemática contra Venezuela para malponer el gobierno de Nicolás Maduro y buscar una intervención extranjera.

informe_semanario_4

Entre protestas, llamados a la paz, acusaciones de represión por parte de los cuerpos de seguridad del Estado y la denuncia de una “nueva arremetida fascista” para desestabilizar la revolución bolivariana, ha transcurrido parte del mes de febrero y lo que va de marzo.
Las convulsionadas protestas convocadas por líderes del sector opositor y movimientos estudiantiles han dejado 17 personas fallecidas en el país, 261 heridos y al menos 59 personas están siendo investigadas por los hechos de violencia, según declaraciones de la Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega.

Lo cierto es que las protestas y las denuncias de represión policial han traspasado las fronteras, y tienen al mundo con sus ojos puestos sobre Venezuela, una vez más.

Esta especial atención sobre los sucesos ocurridos en el país ha impulsado diferentes reacciones por parte de otros gobiernos de la región, personalidades del mundo del espectáculo, deportistas y estudiantes de los diferentes rincones del planeta. Algunos han optado por condenar la violencia, y otros han expresado su solidaridad con el gobierno venezolano.

Dos caras de la moneda

Lo cierto es que mientras el movimiento estudiantil insiste en que Venezuela “vive horas atormentadas y de miseria”, según manifestaron algunos líderes en un video publicado en las redes sociales, un sector del país acusa al presidente Nicolás Maduro de minimizar las protestas, a las que ha calificado como “focos de violencia” en algunas ciudades de Venezuela.

Mientras través de las redes sociales se hacen llamados a “resistir” y se hacen convocatorias a marchar, a hacer cadenas humanas, pancartas y diferentes tipos de manifestaciones en contra del gobierno bolivariano, el presidente Nicolás Maduro realizó en el palacio de Miraflores la Conferencia Nacional por la Paz con la presencia de representantes de todos los sectores del país.

Por su parte, el ministro del Turismo, Andrés Izarra, invitó al país a disfrutar las fiestas de carnaval y a “derrotar las guarimbas” visitando las zonas turísticas del país.

Redes sociales se calientan

En medio de las protestas los ciudadanos han denunciado que los medios de comunicación no le han dado una amplia cobertura a las manifestaciones y protestas, por lo que han tenido que recurrir a las redes sociales para mostrarle al mundo lo que ocurre en Venezuela.

Algunos venezolanos sostienen que CNN es el único canal extranjero que se atreve a informar las acciones de protesta, pero el presidente Nicolás Maduro los ha acusado de “instigar al odio” en sus transmisiones.

A través del twitter, Youtube, Facebook y hasta Zello, se han publicado fotografías, vídeos caseros y se han posicionado “hashtags” como #PrayforVenezuela, #LeopoldoSomosTodos, #SoyTuVozVenezuela #SOSVenezuela.

Sobre este tema, Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público, manifestó que “muchísima gente no ha ido a trabajar o ha suspendido actividades porque no tiene información de lo que está y no está pasando en el país, por eso acuden a las redes sociales”.

Y es a través de esas mismas redes que artistas, deportistas, políticos y personalidades internacionales se han pronunciado sobre las protestas en Venezuela.

Ricky Martin, Madonna, Ricardo Montaner, Rubén Blades, Juanes, Shakira, Rihanna, Carlos Baute, Julieta Venegas, la banda venezolana Amigos Invisibles, la ex Miss Universo Stefania Fernández, son sólo algunas de las personalidades del mundo del espectáculo que han manifestado su apoyo a todos los venezolanos, haciéndoles saber que “no están solos”.

Sobre el tema, el presidente Nicolás Maduro criticó a los artistas internacionales por no entender la realidad del país y los acusó de ser parte de la manipulación mediática en contra de su Gobierno.

#OscarsForVenezuela

A través de las mismas redes sociales, los estudiantes y cientos de opositores pidieron a las estrellas que participarían en la ceremonia de la edición 86 de los premios Óscar de que hicieran mención sobre la situación del país.

#OscarsForVenezuela fue una de las tendencias más seguidas en twitter, y tuvo buena acogida, pues Jared Leto, el primer galardonado por Mejor Actor de Reparto, envió un mensaje a los venezolanos una vez que recibió la estatuilla: “A todos los soñadores alrededor del mundo mirando esta noche, en lugares como Ucrania y Venezuela, quiero decir que estamos aquí, como ustedes, luchando para hacer posibles sus sueños, para vivir lo imposible, estamos pensando en ustedes esta noche”.

Voces a favor

También se han expresado voces en apoyo al gobierno venezolano como es el caso del cineasta estadounidense Oliver Stone; los actores Danny Glover y Sean Penn también hicieron un llamado a respetar la soberanía de Venezuela.

Hasta la ex líder estudiantil chilena, Camila Vallejo, quien ahora es una diputada después de dirigir masivas protestas estudiantiles en su país, denunció que “ha habido una utilización mediática en Venezuela, en alianza con grupos de derecha de Venezuela y también con Estados Unidos, por tratar de demostrar que en Venezuela hay una sistemática violación de derechos humanos”.

El politólogo argentino, Juan Manuel Karg, también hizo mención a la línea editorial de diarios como Clarín que “ha tergiversado desde sus titulares hasta las fotografías” sobre el caso venezolano; al igual que lo ha hecho por mucho tiempo El País de España y CNN. Opina que estos medios “han apelado a la desinformación para intentar mostrar una Venezuela derrumbada, y gobernada por una supuesta tiranía”.

Países llaman al diálogo

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos fue el primero de la comunidad internacional que emitió su postura, al convocar el diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana “sin mirar atrás para que pueda haber un mínimo de reconciliación política”, y afirmó estar dispuesto a contribuir al restablecimiento de la estabilidad en el país.

Por su parte, el Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó su preocupación por la tensión que vive el país desde hace varias semanas y pidió al presidente Nicolás Maduro respetar la libertad de expresión y reunión.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, por su parte dijo estar “profundamente preocupado” e hizo un llamado al Gobierno venezolano para que libere a los manifestantes detenidos e hizo un llamado al diálogo.

El gobierno de México y Perú también lamentaron los hechos de violencia, condenaron el fallecimiento de varios venezolanos e hicieron un llamado al diálogo entre las partes involucradas.

El canciller panameño, Francisco Álvarez de Soto, también manifestó preocupación por la situación venezolana y aseguró que su país “hace votos por la paz, la tolerancia y el diálogo”. Posteriormente, el canciller, Elías Jaua lo acusó de “intromisión en asuntos internos”.
El propio presidente Nicolás Maduro también acusó al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, de actuar bajo la dirección del departamento de Estado de Estados Unidos y de dividir la región, luego que este solicitara un encuentro de cancilleres en la OEA para analizar la situación de Venezuela.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, también lamentó las muertes ocurridas el 12 de febrero y pidió un esclarecimiento de los hechos, al tiempo que le aclaró al presidente Maduro que “en Chile tenemos una democracia y un Estado de derecho y, por lo tanto, el Gobierno no tiene facultades para encarcelar a nadie, ni a estudiantes ni mucho menos a líderes opositores”, saliendo al paso a acusaciones de intromisión en asuntos internos.

Desde Canadá, el canciller John Baird manifestó: “estamos alarmados por la violencia y el aumento de las detenciones, heridos y muertes durante las protestas. Nuestras más profundas condolencias a las familias de las víctimas”.

Mientras tanto, los ministros de Relaciones Exteriores de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, y el Reino Unido, William Hague, manifestaron su preocupación frente a las “turbulencias políticas” por las que atraviesa el país.

Apoyan la tesis golpista

Otros gobiernos aliados como el de Bolivia, Argentina, Ecuador y Nicaragua expresaron su apoyo total al presidente Nicolás Maduro y acusaron a la oposición de emprender una nueva aventura golpista.

“Por tanto los pueblos antiimperialistas y anticapitalistas tenemos la obligación no solamente de expresar solidaridad, sino de rechazar y repudiar ese intento de golpe de estado que viene desde afuera, que viene desde el imperio”, sostuvo el presidente boliviano Evo Morales.

Por su parte, el presidente ecuatoriano Rafael Correa expresó su solidaridad con el pueblo venezolano al que considera “no violento, honesto y trabajador”, al tiempo que recordó que su gobierno ha enfrentado también planes desestabilizadores.

El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, quien se encontraba en Venezuela mientras ocurrían las protestas fue enfático al señalar que no están de acuerdo con ningún tipo violencia. “Para eso el pueblo es el que tiene que decidir a través de las urnas”.

El gobierno de Costa Rica pidió investigar los hechos violentos para determinar responsabilidades. Recomendó buscar la solución por la vía del diálogo y manifestó que aunque les preocupa la situación del país “es un asunto que los venezolanos deben resolver sin injerencia”.

El presidente de Uruguay José Mujica también rechazó la injerencia extranjera sobre los asuntos de Venezuela, expresó su solidaridad con las instituciones y el pueblo, y dijo estar dispuesto a interceder por la paz del país para que se llegue a una solución pacífica “en el marco de la Constitución”.

La cancillería iraní también condenó la violencia desatada en el país y manifestó a través de un comunicado que Venezuela “tiene todo el apoyo por parte de Irán para contrarrestar el golpe de Estado en desarrollo”.

En este mismo orden, la cancillería rusa mostró “solidaridad con el Gobierno y el pueblo de esta nación amistosa y firme apoyo a la política que apunta a prevenir la desestabilización”. A través de un comunicado hizo un llamado a respetar la Constitución y al presidente democráticamente electo, Nicolás Maduro.

Por su parte, el presidente de Siria, Bashar al-Asad expresó en una carta su apoyo al presidente Nicolás Maduro “ante el intento de sembrar el caos que se produce actualmente en Siria y Venezuela, manifestando también su confianza de que Venezuela superará esta experiencia y dará continuación a los logros y legado del fallecido presidente Hugo Chávez”.

Organismos internacionales se pronunciaron

Organismos internacionales como Amnistía Internacional (AI) deploraron que el Gobierno de Venezuela no respete “el derecho a la protesta pacífica” de sus opositores, mientras la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, condenó el uso excesivo de la fuerza durante manifestaciones en Venezuela.

“Quienes estén detenidos simplemente por ejercer estos derechos deben ser liberados inmediatamente”, dijo Pillay, quien agregó: “La continua retórica inflamatoria de ambos lados es completamente inútil”.

Mientras tanto, el canciller Elías Jaua denunció durante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, que “laboratorios mediáticos internacionales son empleados para adelantar una guerra psicológica y sistemática contra el país”, al tiempo que enfatizó que “el objetivo de las manifestaciones sería el derrocamiento del gobierno del presidente Nicolás Maduro”.

Por su parte, el relator especial sobre la Libertad de Expresión de la Organización de las Naciones Unidas, Frank la Rue, advirtió que la cobertura periodística de las manifestaciones no puede calificarse de instigación al odio, por lo que pidió mayores garantías para el ejercicio del periodismo en Venezuela.

De igual forma expresó su preocupación por las denuncias de represión de los organismos de seguridad, pues a su juicio el uso de la fuerza debe estar reducido sólo a limitar actos de violencia si los hubiere.

Simultáneamente, en Washington la organización Human Rights Watch (HRW) urgió a la Organización de Estados Americanos (OEA) y sus estados miembros a no dilatar más el inicio de una discusión formal sobre la nueva crisis política en Venezuela. “Qué duda cabe que las violaciones de derechos humanos ocurridas en Venezuela merecen la atención de la OEA”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

La Unión Europea también se pronunció a través de un comunicado en el que expresó su preocupación y pidió un diálogo pacífico entre las partes; al tiempo, que subrayó que “la libertad de expresión y el derecho a la participación en manifestaciones pacíficas son esenciales”.
Por su parte, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza rechazó la violencia ocurrida en las protestas y llamó a evitar confrontaciones y a levantar un diálogo amplio con respeto a la ley y a la convivencia, también pidió investigar de manera “veraz, objetiva y transparente” las muertes generadas en las protestas.

Entre tanto, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) rechazaron la violencia y manifestaron su apoyo al gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Otros organismos aliados como el Mercado Común del Sur, la Comunidad del Caribe y el Movimiento de Países No Alineados rechazaron la violencia, “las amenazas de la ruptura del orden democrático legítimamente constituido por el voto popular” y pidieron respeto al Gobierno de Maduro, elegido democráticamente, quien ha realizado un esfuerzo para promover el diálogo nacional.

Durante esta primera semana de marzo continuaron los llamados a mantenerse en la calle y el Gobierno Nacional preparó actividades de conmemoración del primer aniversario de la muerte del Presidente Hugo Chávez. Los ojos del mundo continuarán atentos a lo que ocurre en Venezuela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here