informe53 El exministro Raúl Salazar asegura que el país “no está en condiciones de soportar una guerra contra Estados Unidos, ni contra otro país del mundo, porque sale muy costoso y no podría ni siquiera costear un minuto de guerra”

Se dice que Venezuela cuenta con “el tercer ejército más grande de Latinoamérica”, con una Fuerza Aérea moderna y que su Marina “es la segunda más fuerte, por debajo de Chile y encima de Perú”, debido a la adquisición de submarinos rusos y fragatas españolas de alta tecnología, sin contar que fabrica armamentos, fusiles, vehículos militares y tiene dos satélites a los que se les puede dar uso militar.

Hace pocos días, y debido a la tensa relación diplomática que mantiene el gobierno nacional con el de Estados Unidos, Venezuela mostró su poderío bélico durante ejercicios militares convocados por el presidente Nicolás Maduro, en los que participaron unos 80 mil militares y por lo menos 20 mil civiles.

Durante los primeros días de la actividad -que se extendió por diez días-, se observaron “desembarcos de infantería de marina en zonas de refinerías, prácticas de tiro de brigadas blindadas en el occidente hacia la frontera con Colombia, y ejercicios con sistemas de defensa antiaéreos de origen ruso”, según la información aportada por el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López.

Asimismo, en Puerto Cabello la Infantería de Marina mostró “su nueva dotación de vehículos blindados anfibios chinos”, la cual llegó al país el pasado mes de enero, en una operación calculada en 500 millones de dólares.

Además de lo exhibido, Venezuela cuenta con helicópteros, aviones caza, fusiles de asalto, carros de combate, lanzaderas de cohetes de bocas múltiples, entre otros materiales militares, que ha obtenido durante los últimos años, gracias a sus relaciones con países como Rusia, lo que convierte al gobierno bolivariano en “el mayor comprador de armas y equipo bélico ruso en América Latina”, de acuerdo a la información que maneja Rosoboronexport, la exportadora estatal rusa de armas.

Anatoli Isaikin, director de Rosoboronexport, ubicó a Venezuela en el cuadro de clientes especiales. “De los 14, 5 millardos de dólares que vendieron en la región a lo largo de doce años, 11 millardos de dólares corresponden a las compras ordenadas desde Caracas”, según se divulgó en un diario de circulación nacional.

No hay que olvidar que Rusia y Venezuela mantienen desde hace algunos años una alianza estratégica, no solo para la adquisición de armas, sino para la transferencia de tecnología a través de la instalación de dos plantas para “el ensamblaje de fusiles automáticos Kaláshnikov y la fabricación de municiones”.

¿Preparados ante posible ataque?

Ahora bien, tomando en cuenta que Estados Unidos considera a Venezuela una “amenaza extraordinaria e inusual” a su seguridad nacional y política exterior, ¿será posible que se concrete un ataque o una invasión a nuestro país?

Sobre este tema, el exministro de la Defensa, Raúl Salazar, afirmó durante una entrevista radial, que todo “es una cortina de humo para tratar de tapar los verdaderos problemas del país en lo económico y social (…) Es toda una operación de engaño para echarle la culpa a Estados Unidos de lo que pasa internamente, por no haber previsto la seguridad alimentaria. Yo no creo que pase de allí”.

Ahora bien, en caso de concretarse una situación bélica con Estados Unidos, Salazar asegura que el país “no está en condiciones de soportar una guerra contra Estados Unidos, ni contra otro país del mundo, porque sale muy costoso y no podría ni siquiera costear un minuto de guerra. Los primeros momentos de guerra, yo creo que lo que tenemos en armamento y capacidad nos nos da para dos o tres días y en los primeros minutos se podrían gastar unos diez presupuestos nacionales. En tres horas se gastaría todo y más cuando tenemos un país que es comprador de armas y no productor”.

Por su parte, el investigador principal de América Latina del Real Instituto Elcano, Carlos Malamud, recuerda que “el anuncio de acciones militares por parte de Venezuela en pos de protegerse de una posible invasión norteamericana fue una tónica habitual durante el mandato de Hugo Chávez”, por lo que se preocupó en aumentar el número de reservistas “como garantía de soberanía nacional, (…) llegando a alcanzar los cerca de dos millones de hombres y mujeres preparados para combatir”.

Sin embargo, considera que “los intereses económicos y estratégicos de ambos países hacen inviable un escenario bélico”, pues no hay que olvidar que Estados Unidos es el principal comprador de petróleo y “el único que le está pagando prácticamente al contado”.

Ejército estadounidense

Tampoco hay que olvidar que a pesar del auge de China, Estados Unidos se mantiene como primera potencia militar del mundo, con un presupuesto de defensa de 600.400 millones de dólares en 2013.

Tal información fue dada a conocer por el Instituto Internacional para Estudios Estratégicos durante la presentación de su informe “El balance militar 2014”, el cual analiza el gasto y las prioridades de defensa de 171 países.

foto De acuerdo a los datos manejados por el instituto, Estados Unidos encabeza el grupo de los quince primeros “con un presupuesto que prácticamente equivale al gasto conjunto del resto”. Detrás de Estados Unidos se encuentra China, que desde 2012 ha venido aumentando su presupuesto.

A pesar de que Venezuela cuenta con uno de los ejércitos más grandes de Latinoamérica, Estados Unidos tiene gran ventaja, al contar con, al menos, “1.400.000 de personal activo en sus Fuerzas Armadas y con 1.458.500 de personal adicional en siete compañías de reserva (456.000 de ellos en la Guardia Nacional)”.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana solo cuenta con un aproximado de 950.000 a 1.000.000 de combatientes activos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here