Una gran preocupación han manifestado padres, madres y representantes a lo largo y ancho del país por el nuevo modelo educativo en el que el Gobierno Nacional ha venido trabajando desde hace algunos años.

Aunque no en pocas ocasiones voceros gubernamentales y ministros de educación han explicado que se trata de una educación “integral” y de “inclusión”, un sector importante de la población asegura que se trata de “adoctrinamiento” e “ideologización” de los niños que están en proceso de formación.

Tanto así, que durante las últimas semanas se han reseñado en los diferentes medios de comunicación protestas protagonizadas por padres y estudiantes, quienes rechazan el “adoctrinamiento escolar” que el Ministerio del Poder Popular para la Educación pretende, a través de la entrega de material educativo, como es el caso de la Colección Bicentenaria, Canaimas y bolsos escolares.

Decenas de libros de la Colección Bicentenario fueron quemados y destruidos durante estas protestas por rechazo a sus contenidos. “Cuando comienzas a revisar estos textos, empiezas a ver a Chávez de manera constante. Se adelanta un proceso de ideologización cuando aparece el socialismo en las aulas”, fue una de las razones que esgrimió a los medios de comunicación Javier Tarazona, presidente del Colegio de Profesores de Venezuela, seccional Táchira, durante la destrucción de los textos escolares.

Lo cierto es que el tema ha reunido a intelectuales, docentes e investigadores, quienes han analizado el contenido de la Colección Bicentenario.

A finales de abril, voceros del Observatorio Educativo de Venezuela denunciaron que estos textos distribuidos por el MPPE en las instituciones educativas públicas, “no cubren todos los aspectos que, en cada área de conocimiento, están establecidos en el currículo vigente, y en algunos casos, los contenidos incluidos están desarrollados a un nivel elemental que no garantiza la profundidad en el proceso formativo”.

Es importante señalar que desde hace tres años, el MPPE ha distribuido millones de textos escolares en las escuelas y liceos públicos del país.

Según informe de Memoria y Cuenta del MPPE, para el inicio del año escolar 2013-2014, se entregaron unos 16 millones de libros de la Colección Bicentenario a estudiantes de educación inicial, primaria y de la segunda etapa.

Según la misma fuente, un total de 1,5 mil millones de bolívares fueron invertidos para la producción y distribución de estos libros.

Lavado de cerebros

Según el análisis publicado por el Observatorio Educativo de Venezuela a finales del mes de abril, los contenidos de los textos escolares de la Colección Bicentenario “favorecen una tendencia ideológica” y a un “proyecto político específico”.

lavado de cerebros

Sobre este punto Richard Ribas, presidente del Colegio de Profesores del estado Aragua expresó preocupación pues los contenidos de los textos escolares que hablan de historia no cumplen con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que en su artículo 102 “establece que la educación debe estar basada en las distintas corrientes del pensamiento pedagógico universal, donde existe libertad de cátedra, donde el docente puede actuar y orientar a los alumnos utilizando algunas de las corrientes para hacer un análisis. Eso no se está respetando”.

Ribas aplaude que el Estado venezolano esté cumpliendo con “su compromiso social de dotar a los niños, desde la educación inicial hasta la educación diversificada y técnica, con su desayuno y almuerzo, con sus bolsos, sus bibliografías y hasta garantiza el uso de la tecnología con las Canaimas. El problema es que ese compromiso ha sido orientado al pensamiento único, la exaltación de la personalidad y hacia el reforzamiento de un solo modelo político e ideológico, tratando de señalar que los gobiernos anteriores eran negativos y no tenían ningún aspecto positivo”, dijo al referirse al contenido de los textos de historia que incluye la Colección Bicentenario.

Hizo referencia específica al texto de Ciencias Sociales. “A la democracia representativa que se inicia el 23 de enero de 1958 y culmina en la toma de posesión del 4 de febrero de 1999, apenas se le dedican 16 páginas, dándoles connotaciones de aspectos negativos de todos los periodos presidenciales. Luego en lo que se llama el periodo de la V República se le dio mayor cantidad de páginas y no denotan aspectos negativos. Se habla de un socialismo del Siglo XXI, que no está planteado en la Constitución, expresó con preocupación el presidente del Colegio de Profesores de Aragua.

Las matemáticas y las misiones

Por otra parte, el presidente del Colegio de Profesores del estado Aragua señala que en el caso de los libros de textos matemáticos “se ha detectado que los programas de gobierno son utilizados como ejemplo para hacer ejercicios. Por ejemplo, si un ciudadano va a Mercal compra tanto, cuánto le quedará. Le estás vinculando al estudiante parte de la gestión de gobierno, como que son los únicos programas que el pueblo ha recibido desde el punto de vista del bienestar”.

Sobre este punto, especificó que en el Libro “Contando con los recursos”, que es Matemática de cuarto grado, en un ejercicio de la página 32, señala que “mamá de regreso a casa recuerda que no hay café, y compra en Mercal 1/2 kilo de Café Venezuela, el mejor café”.
Para el profesor Richard Ribas, “en el nuevo modelo educativo hay un culto a la personalidad” del extinto presidente Hugo Chávez, lo cual le parece muy “grave”, y aún más grave le parece que “al docente se le está obligando a utilizar una única directriz cuando él tiene derecho a tomar en cuenta las distintas corrientes del pensamiento para enriquecer el proceso de enseñanza”.

Sobre este punto Ribas explica que el docente “es orientador, psicólogo, facilitador, es un líder natural que orienta y que dentro del proceso educativo cumple un papel fundamental”, pero se le quiere convertir en un instrumento político e ideológico del Estado”.

Es por ello, que hizo un llamado a padres, madres y representantes a integrarse al proceso educativo porque “nos están atacando a nuestros hijos en una edad tierna, en la que se puede ir adoctrinando y ese es el peligro. Entendemos que el niño tiene cualidades para entender los elementos de la dinámica social pero no tiene la madurez suficiente para entender los problemas en el ámbito político, para diferenciar lo bueno de lo malo, y si tú le presentas una sola imagen se va a sentir identificado con esa sola imagen y eso es delicado”, insistió el presidente del Colegio de Profesores.

Lo positivo de la Colección Bicentenario

Es importante destacar que el ministro del Poder Popular para la Educación ha realizado un gran esfuerzo para explicar a la población las bondades de los textos escolares que ha distribuido a lo largo y ancho del país, y aunque hay muchos intelectuales que cuestionan los contenidos de dichos libros, hay quienes aplauden la “novedosa la pedagogía de vincular los conocimientos teóricos con el entorno social del estudiante”.

Durante un taller realizado en la Universidad Católica Andrés Bello, un número importante de especialistas resaltaron lo positivo de la Colección Bicentenario, entre lo que destacan la “visión igualitaria de géneros, hacen una exposición precisa del mestizaje racial y cultural del pueblo venezolano y el área de lenguaje se pasea por una serie de autores sin discriminación”, según se publicó luego del encuentro.

Lo cierto es que en la Gran Consulta Nacional por la calidad Educativa, anunciada por el ministro de Educación, Héctor Rodríguez, “para definir los ejes fundamentales que regirán el sistema educativo venezolano durante los próximos años”, estará incluido el debate sobre el contenido de los textos de la Colección Bicentenario.

El ministro Rodríguez señaló a los medios de comunicación que los autores de los textos recorrerán el país durante los próximos cinco meses para “escuchar a todos los sectores de la sociedad para ver qué cosas podemos mejorar para que la educación de nuestros hijos sea la mejor que podamos dar”.

Así mismo, aseguró el ministro que “para la nueva colección se están haciendo correcciones puntuales y actualizaciones”.

Hablan los autores

“No hay nada que temer de los 35 millones de textos que distribuye gratuitamente el Gobierno Nacional”, manifestó la profesora América Bracho, coordinadora de los textos de ciencias sociales de la Colección Bicentenario del Ministerio del Poder Popular para la Educación, durante una entrevista realizada por la periodista Vanessa Davies, directora del diario Correo del Orinoco.

“La orientación que se le da a la educación bolivariana es liberadora”, y pretende “desarrollar el pensamiento crítico. Su fundamento y su didáctica están en el diálogo horizontal, en el que el docente no es la autoridad máxima que manda y lo que dice es santa palabra. Con los libros se busca la libertad de pensamiento. Son democratizadores, no impositores”, dijo.

Bracho explica que los textos de la Colección Bicentenario relatan “lo que otros libros omiten: las verdades que no les convienen”.
Asegura la profesora que “la historia de la Cuarta República no se tergiversa. A los presidentes se les reconocen cosas que hicieron, como las obras públicas, el primer paso hacia la nacionalización del petróleo. Todo eso está reconocido, pero se dicen todos los errores también, porque eso es histórico”.

Otro de los entrevistados que reseña Correo del Orinoco es José Azuaje, quien encabezó el equipo que elaboró los textos de ciencias para primaria y bachillerato.

Azuaje resalta que en Colección Bicentenario se “trata de romper con el esquema tradicional de los libros de texto en esas áreas”.

-Lo primero que se propuso el equipo fue no reproducir los mismos males que las líneas editoriales tradicionales han venido desarrollando, y que estimula el aprendizaje por repetición, por memorización en lugar del razonamiento y los procesos, dijo.

Azuaje asegura que en la Colección Bicentenario la ciencia está presente desde el primer grado. “Los textos no están concebidos para que la niña o el niño memoricen y repitan como lorito una cantidad de definiciones, sino para que aprendan haciendo, aprendan participando. Y eso es lo que nosotros hemos llamado un proceso de investigación, creación o innovación. Y eso se puede desarrollar hasta en un niño de primer grado”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here