El siglo XX estuvo marcado por la participación del movimiento estudiantil en la lucha por la libertad y la democracia venezolana. De la época se recuerda La generación del 28, que enfrentó el régimen de Juan Vicente Gómez. En 1958 otro movimiento similar contribuyó al derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez.

En pleno siglo XXI, y con cambios políticos importantes en desarrollo, resurge el movimiento estudiantil. Fue en mayo de 2007, luego que no le fuera renovada la concesión al canal de televisión RCTV cuando un nuevo grupo de estudiantes decidió salir a la calle y dar la cara, para no regresar a la pasividad.

Para ese momento, los estudiantes opositores al gobierno del presidente Hugo Chávez manifestaron su interés en expresar sus inquietudes y propuestas en el seno de la Asamblea Nacional. Otro grupo, afecto al presidente Chávez y su proceso revolucionario, no se quedó atrás y decidió participar también, por lo que llamaron a un debate, que, aunque finalmente no se dio, todos tuvieron la oportunidad de plantear sus ideas ante el país entero.

opositores1 Este movimiento, denominado “manos blancas”, también tuvo su rol protagónico en las elecciones sobre la reforma de la Constitución Bolivariana. Se opusieron a la propuesta y obtuvieron los resultados esperados porque el pueblo rechazó en las urnas dicho planteamiento.

A partir de ese momento, el movimiento estudiantil de Venezuela recuperó su protagonismo en la vida política del país. Ese día marcó la historia. Jóvenes como Yon Goicoechea, Stalin González, Ricardo Sánchez, Freddy Guevara, Nixon Moreno, eran los líderes que decidieron llevar la bandera de lucha. Luego decidieron lanzarse al ruedo político y hoy día –la mayoría- ocupa cargos de elección popular.

Por otra parte, los líderes estudiantes afectos al oficialismo, como Robert Serra, Carlos Sierra, Libertad Velasco, Andreina Tarazón y Héctor Rodríguez, también obtuvieron un reconocimiento por parte de la sociedad y del propio Gobierno Nacional. Hoy día, los dos últimos son ministros y Sierra y Serra ocupan un curul en el Parlamento Nacional.

Retoman las calles en 2014

Hoy, líderes como Gaby Arellano (ULA); Roderick Navarro (UCV); Juan Requesens, presidente de la FCU-UCV; Lorent Saleh: dirigente estudiantil y miembro de la organización política Operación Libertad, han tomado la batuta y han convocado protestas pacíficas en todo el país para pedir soluciones concretas en relación al tema de la inseguridad, la inflación y la escasez de productos de la canasta alimentaria.

La nueva ola de protestas –con mayor fuerza en el estado Táchira- ha dejado personas fallecidas y ha provocado la detención de estudiantes y del líder opositor Leopoldo López.

Esto no ha detenido a los representantes estudiantiles quienes se han mantenido en la calle para exigir al Gobierno la libertad de los detenidos y el castigo para los funcionarios culpables de represión en las marchas.

Desde ese 12 de febrero cuando invitaron al país a marchar para conmemorar el Día de la Juventud, los representantes estudiantiles han obtenido el apoyo de dirigentes de la oposición venezolana y de buena parte de la sociedad civil.

Sobre este punto, Juan Requesens, presidente de la FCU-UCV ha dejado claro que el acompañamiento de líderes opositores como Leopoldo López, Henrique Capriles Radonski o María Corina Machado, es sólo eso, pues el movimiento estudiantil “es uno solo y se mantiene autónomo luchando por todas las reivindicaciones de todos los sectores de la sociedad. El movimiento estudiantil tiene sus tópicos, sus temas y tampoco se va a montar en una agenda de tumbar al gobierno porque no es nuestra naturaleza. Nuestra exigencia será que liberen a nuestros compañeros, quienes en días pasados fueron detenidos por protestar contra las injusticias, la corrupción y la inseguridad”, enfatizó.

A través de un comunicado publicado el 25 de febrero los estudiantes expresaron su rechazo a la política “criminal promovida por el régimen, la impunidad, la represión y la persecución” y exigieron la renuncia del presidente Nicolás Maduro y su gabinete. Además dejaron claro que mantendrán activa la protesta hasta que sus exigencias sean cumplidas.

Llamado a participar en diálogo nacional

oficialistas

Quienes apoyan el proceso revolucionario que inició el fallecido presidente Hugo Chávez y que continúa el presidente Nicolás Maduro, también han expresado su posición frente a la ola de protestas que se registra en el país, a la que han calificado como “focos de violencia de los pseudo dirigentes de partidos políticos de la ultraderecha venezolana financiados por intereses externos”.

Representantes estudiantiles aglutinados en un movimiento denominado “Juventud Bicentenaria”, hicieron un llamado a participar en un diálogo nacional para buscar la paz.

¿Líderes genuinos o cómplices de la violencia?

Mientras para una gran parte de los venezolanos, los estudiantes son líderes genuinos, sin ataduras políticas y sin otra motivación distinta que la de conquistar la libertad del país, el presidente de la República, Nicolás Maduro, los acusó de ser “cómplices de la violencia”, por negarse –al igual que la Mesa de la Unidad Democrática-, a participar en la Conferencia de Paz convocada por el Gobierno Nacional, luego que una ola de protestas en el país dejara al menos 28 muertos.

Lo cierto es que para el periodista y profesor Juan Pérez Ávila “la insurgencia del movimiento estudiantil universitario en el escenario político durante el año 2014 y su participación en las principales manifestaciones pacíficas en defensa de la libertad de expresión y de otros derechos ciudadanos, culminará no sólo con un cambio evidente en la correlación de fuerzas políticas en el país, sino que también marca el futuro de la democracia venezolana”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here