“Lo único positivo que los estudiantes le vemos a las mesas de diálogo entre el Gobierno y la MUD es que éstas han permitido que el pueblo venezolano aprecie cuán desconectados están de la realidad tanto Maduro como su tren ejecutivo”, así lo aseguró Carlos Graffe, líder estudiantil de Carabobo, durante una entrevista exclusiva con El Semanario, en la que también dejó claro que los estudiantes no están interesados en participar en esas mesas de diálogo político porque “nosotros no somos oficialismo ni oposición, somos estudiantes, somos la juventud venezolana que ha decido salir a la calle para ser la voz del pueblo. Y en ese sentido, nuestro diálogo tiene que ser con la gente”.

Graffe criticó severamente las declaraciones que hiciera días atrás el Diputado Elvis Amoroso, presidente de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional, quien exhortó a este sector de la población a “asumir su responsabilidad” y a asistir al encuentro con el gobierno. “Si los estudiantes se oponen al diálogo es porque reciben financiamiento”, habría dicho Amoroso.

Al respecto, Graffe opinó “la respuesta del diputado no fue más que un intento de provocación, fue una triste declaración que delata que ellos (el gobierno) no tienen intención verdadera de mediar, de dialogar. En realidad buscan atacar a todos los que no estamos de acuerdo con el régimen que han impuesto en el país, y más en el caso nuestro, porque saben que las encuestan demuestran la credibilidad de la que goza el estudiantado frente al pueblo”.

En este mismo orden de ideas, dijo “tanto es así que ya ni siquiera se hacen contramarchas en el país. Hasta hace poco, con Chávez, si se organizaba alguna actividad de calle contra el gobierno enseguida salían los seguidores de Hugo Chávez a tratar de contrarrestar la situación. Pero con Maduro eso no es así. Nadie se moviliza por él. La mayoría rechaza sus políticas de gobierno porque sabe que la situación económica y social del país es grave”.

SI LLEGASEN A DIALOGAR…

Villca Fernández, dirigente estudiantil del estado Mérida y representante de la Junta Patriótica Estudiantil y Popular a nivel nacional, declaró para El Semanario que “como demócratas, los jóvenes venezolanos creemos en el diálogo. Sin embargo, los derechos no se negocian y el gobierno tiene que estar claro en este sentido”. Incluso, ratificó la advertencia que hicieran, días atrás, sus homólogos: “Aunque llegase a darse un diálogo entre nosotros y ellos, no abandonaremos las calles”.

A propósito de ese escenario hipotético, Fernández recordó cuáles son las condiciones que el estudiantado nacional ha puesto: La presencia mediadora del Nuncio; que sólo estén presentes los estudiantes en conflicto y que esa mesa de diálogo sea transmitida en cadena nacional para evitar amedrentamientos y chantajes.

“Además, no queremos que el encuentro sirva para hacer catarsis. No. El encuentro debe ser para definir las soluciones a los problemas que tanto aquejan a nuestro país”, añadió.

Incluso, añadió que “la idea de que estén presentes representantes de la Iglesia obedece a que los necesitamos, no como testigos, sino como actores… como mediadores”.

Siendo esto así sólo hace falta que el presidente Nicolás Maduro, “haga la invitación formal y le ponga hora y fecha”, según Fernández.

SIEMPRE LA PAZ…

Tanto Graffe como Fernández coincidieron en que los estudiantes venezolanos han tomado las calles del país este 2014 apegados al artículo 350 de la Carta Magna, que establece: El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

“Nuestras protestan siempre han sido pacíficas. La violencia comienza cuando llegan los colectivos urbanos armados y/o la Guardia Nacional”, aseguró el dirigente estudiantil de Mérida, secretario general de la FCU y C.U de la ULA, quien además enfatizó que la violencia de la que están siendo víctimas ha llegado a niveles terribles, a los que calificó como tortura.

“Y evidencia de ello es lo que pasó en la UCV, el pasado 3 de abril, cuando luego de un tiroteo los colectivos armados, los custodios de esta fulana Revolución, capturaron a varios jóvenes procediendo a lincharlos y desnudarlos totalmente. Eso está grabado, hay fotos. Y todo aquello pasó mientras la policía estaba en las afueras del recinto dejando que estos paramilitares actuaran a sus anchas”, agregó.

Por su parte, el líder estudiantil de Carabobo opinó que “la violencia sólo le conviene al gobierno. ¿Por qué? Porque así los medios de comunicación llenarán sus primeras planas con estos hechos sangrientos y dejaran en segundo plano las noticias relacionadas con la escasez, la inflación, los huecos en las calles, la falta de vivienda, de empleo y todos esos problemas con los que el venezolano está conviviendo día a día”.

Incluso, expresó que en el caso de Valencia “nunca se había visto tantos funcionarios de la policía de Carabobo en la calle, como en estos tres meses de protesta. No hay uniformados para combatir el hampa pero para reprimir a los estudiantes hay a borbotones”.

¿SE HAN IDO APAGANDO LAS PROTESTAS?

El oficialismo estimaba que durante la Semana Santa, con motivo del largo asueto, estos jóvenes detractores se olvidarían un poco de las protestas para dedicarse a descansar, a compartir en familia, a visitar las iglesias… pero no fue así. Ellos mismos aseguran que se mantuvieron más activos que nunca.

“Los estudiantes hemos instalado Campamentos de Resistencia en la Calle que no han perdido ni perderán fuerza”, dijo Fernández de forma categórica, agregando que “vivimos un momento histórico que nos obliga a luchar y Venezuela está llegando al punto de quiebre que exige nuestra plena disposición tal como lo hicieron los estudiantes de la generación del ‘28 y del ‘57”.

Además, “esta lucha comenzó con los estudiantes, nosotros asumimos el rol de voceros del pueblo venezolano. Pero ahora la gente está perdiendo el miedo y está saliendo a exigir sus derechos, alzando su propia voz. La gente quiere mejor calidad de los servicios públicos, quiere hacer mercado y conseguir sus productos, sus alimentos con toda normalidad, quiere mejor poder adquisitivo, quiere seguridad. Por eso considero que las protestas no van a cesar. Al contrario, se van a multiplicar, se van a intensificar. ¡Ahora es cuando habrá pueblo calentando calle!”, expresó Graffe lleno de contundencia.

“Está naciendo una nueva Venezuela y con ellas muchos nuevos líderes”, fueron sus palabras finales.

¿QUÉ QUIEREN LOS ESTUDIANTES?

Según los entrevistados, los estudiantes quieren que se respete la Constitución Nacional, que se ponga freno a la inseguridad, que se controle la inflación y que cese la escasez de productos, quieren la optimización de los servicios básicos, quieren viviendas, mejoras viales, empleo, una mejor educación.

Además, exigen la libertad plena de los aproximadamente 2.300 estudiantes que están bajo libertad condicional y también de los 100 que están privados de libertad, el respeto a los Derechos Humanos, la descentralización de los Poderes Públicos, el desarme de los colectivos, la liberación de los presos políticos, la renovación de las autoridades del Consejo Nacional Electoral, del Tribunal Supremo de Justicia, de la Fiscalía General y de la Contraloría General.

MANIFESTARÁN DONDE TENGAN QUE MANIFESTAR

Villca Fernández, en nombre de los estudiantes universitarios del país, recordó al Gobierno Nacional que siempre han cumplido con el deber formal de notificar sobre las marchas y actividades de calle que tienen en agenda. Sin embargo, advirtió que “se trata de una notificación, no de un permiso”. Por eso, advirtió que no se dejarán amedrentar ante presuntas prohibiciones a protestar ya que conocen muy bien, según dijo, sus derechos cívicos y políticos.

En el marco de este mensaje enviado por Fernández, cabe resaltar la reciente Carta Abierta, dirigida a Jorge Rodríguez, por parte del Movimiento Estudiantil Venezolano a través de la cual se expresan “de manera imperativa y categórica en contra de la prohibición por parte de la Alcaldía de Libertador de que estos protesten en su jurisdicción.

“La semana que viene haremos una convocatoria oficial para marchar en el municipio Libertador en disconformidad con la imposición de la prohibición de llevar nuestro mensaje a todo el país, y es a través de este medio que ratificamos nuestro compromiso respecto a asegurar que estarán dadas todas las condiciones para que comience y culmine en paz, en concordancia con los valores y emblemas que el movimiento ha llevado a cuestas como bandera contra la violencia desde el 12 de febrero del presente año”, establecen en uno de sus fragmentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here