Una vez más la cúpula eclesiástica venezolana irrumpe la paz nacional buscando sembrar odio y diferencia entre los venezolanos. Nuevamente a partir de una mentira invocan la fe en Cristo para malponer al pueblo revolucionario sin medir las consecuencias que esta irresponsable actitud pudiera desencadenar. Todo comienza con el poema leído por una delegada del III Congreso del PSUV donde haciendo analogía del Canto a Bolívar que el genial Pablo Neruda escribió sobre El Libertador, refiere para el pueblo chavista, la fuerza moral del legado de nuestro comandante para continuar construyendo y defendiendo la patria.

¿Pero qué busca la cúpula de la iglesia con todo este alboroto?, persigue generar rechazo irracional hacia el chavismo, busca despertar el odió más visceral de una parte del país contra la gran mayoría del pueblo humilde que creyó, cree y creerá en la palabra de nuestro Comandante Chávez, en su determinación y ejemplo para seguir siendo un pueblo libre. Pero también busca la dirigencia de la iglesia calentar la calle, generar desde el púlpito el rechazo político al gobierno nacional y a la militancia que le apoyamos desde los principios de la fe católica a partir de una supuesta defensa de la oración Padre Nuestro que habríamos mancillado los chavistas. En fin, quienes están buscando realmente usar la religión para influir en la conducta política de los venezolanos son precisamente los altos jerarcas de la iglesia y no los revolucionarios que bien claro tenemos la diferencia entre un poema y una oración.

Lo más alarmante de la posición de la iglesia es su descarada intención politiquera, nada han señalado las últimas semanas sobre la lucha para frenar el contrabando o sobre la crisis humanitaria en Palestina producto del ataque genocida de Israel. Mucho menos se han atrevido a solidarizarse con los diálogos de paz en nuestro país y condenar las guarimbas que decenas de muertos dejaron producto de la acción de los irracionales de la derecha, la alharaca de la cúpula que maneja la Iglesia es fiel reflejo del oposicionismo venezolano: oportunista, irracional e irresponsable. Ante estas posturas nosotros los revolucionarios cantamos el Chávez Nuestro! para reafirmar la fuerza y convicción que nos permitirá seguir teniendo patria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here