opinion_politica_hugo_cabezas

Hemos denunciado en artículos recientes el intento sistemático del imperialismo yanqui por convertir, ante la opinión pública internacional, al gobierno de Venezuela en una especie de “Estado forajido”, que justifique no solo la sanción moral y económica, sino además la promoción de cualquier tipo de mecanismos para el asalto del poder político y la ruptura del gobierno popular bolivariano. Convertir en “dictador” a un Presidente legítimo que es víctima de ataques terroristas de la oposición, fue el primer paso en la agenda. Luego satanizar el uso legítimo de la fuerza que defendió a millones de venezolanos de las guarimbas asesinas promovidas por el oposicionismo fascista, para sentenciar que el gobierno es un violador de DDHH. Más recientemente la toma de “sanciones” unilaterales del gobierno de EEUU contra altos funcionarios del gobierno venezolano y la vinculación grotesca de la revolución al narcotráfico, cuando ha sido en Revolución que más golpes certeros se ha dado en el país contra este flagelo que por cierto, tiene en los EEUU al gran consumidor mundial y promotor del mismo. Montado el escenario de mentiras y calumnias, el imperialismo inicia nuevos golpes contra el pueblo y el gobierno revolucionario. Es preocupante la escalada de acciones para justificar una sanción de la OEA contra Venezuela y seguidamente asaltar el poder violentamente. El guion está escrito y en marcha. La necesaria activación de los países de la región vía CELAC y UNASUR determinará en buena medida el alcance de esta nueva embestida del imperio contra la patria de Bolívar. Sin embargo, las crisis que “casualmente” atraviesan gobiernos como los de Argentina y Brasil con grotesco manejo tendenciosos de los medios internacionales para desprestigiar a sus mandatarias, busca debilitar el alcance de la unión del sur y repotenciar a la OEA por sobre las nuevas plataformas integracionistas. De igual forma urge la generación de consensos y la activación de políticas efectivas que no solo generen conciencia nacional sobre el golpe del cual somos víctimas sino que además mengüen los efectos de la guerra económica de la que germinan “excusas” en diferentes sectores del país para apoyar una salida violenta del gobierno revolucionario. Con el golpe internacional avanzando en todos sus frentes, los revolucionarios debemos más que nunca volver a los valores y principios de Chávez: justicia, libertad, soberanía y audacia en las políticas para continuar construyendo Patria!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here