Embajadores del golpe

Embajadores del golpe, por Hugo Cabezas

En virtud del incremento en los ataques y la intensidad de las acciones contra el gobierno legítimo del Presidente Nicolás Maduro, urge la toma de decisiones que permitan parar en seco el Golpe de Estado en marcha. En esta ocasión la justicia ha adelantado con acierto su accionar, deteniendo a aquellos líderes de oposición que, ante la contundencia de las pruebas, están involucrados en lo que sería una masacre contra el pueblo para asaltar el poder. Pero existe un enemigo histórico que en las últimas semanas ha desatado con descaro toda clase de acciones a nivel nacional e internacional contra Venezuela, me refiero al gobierno de Estados Unidos y su agencia de conspiración permanente en la Embajada ubicada en nuestro país.

En principio una embajada es una oficina diplomática que da asiento a una misión permanente de un país en otro. Su representante es designado por el Presidente para ser su vocero ante el gobierno del país que le acoge y dependiendo de la fortaleza de las relaciones e intercambios, se establece una serie de departamentos o direcciones para atender asuntos referentes a negocios, cultura, trámite de documentos, educación, seguridad y defensa, entre otros. Bajo ese principio el gobierno de Estados Unidos ha gozado de todos los privilegios y disposiciones establecidos en la Convención de Viena para desarrollar su actividad diplomática en nuestro país, sin embargo, lejos de dedicarse a lo legalmente acordado, su trabajo ha devenido grotesca y descaradamente en organizar, promover y financiar acciones de desestabilización política, económica y militar contra el gobierno y el pueblo de Venezuela, de allí la necesidad de tomar medidas que corten la capacidad de actuación golpista de la misión gringa en la tierra de Bolívar y Chávez.

Bajo esa misma perspectiva, las medidas anunciadas por el Presidente Nicolás Maduro deben contribuir a establecer un precedente en la necesaria reciprocidad que con respeto deben tener las relaciones diplomáticas. Resulta insultante que mientras nuestra misión diplomática cumple con su trabajo de forma exhaustiva, apegada al derecho internacional, los “diplomáticos gringos” efectúen reuniones con los golpistas, promuevan escenarios de caos y violencia, organicen foros contra el gobierno y todo esto escudado en supuestas actividades diplomáticas. Por ello apoyamos absolutamente las medidas anunciadas por el Presidente Maduro para desmontar parte del golpe que pretende el imperio.

Otra vez en Táchira

La agenda golpista continúa su accionar en suelo tachirense. La detención de paramilitares así lo confirma. Nuevamente promueve la oposición usar a los jóvenes como carne de cañón para sus fechorías. Máxima alerta al PSUV y el GPP, no podemos morder el peine y caer absurdamente ante la agenda violenta que promueven la MUD y el gobierno de EE.UU.

Sin comentarios

Leave a Reply