Para Ramón Lobo, parlamentario del Psuv, pretenden satanizar reformas para resguardar intereses de sus financistas y sostiene que “nosotros venimos trabajando en función de que el sistema tributario venezolano se vaya ajustando de manera progresiva. Eso implica que quien más tenga, más aportará al fisco nacional”. Por el contrario, Vestalia San Pedro, parlamentaria de Proyecto Venezuela, “la intención del Gobierno Nacional es conseguir más recursos para financiar el gasto público, lejos de propiciar un incremento en la productividad, que es lo que hubiéramos esperado todos los venezolanos”, por ello afirmó que “las reformas tributarias no propician un incremento de la productividad”.

Diputado Ramón Lobo

Diputado Ramón Lobo

Pretenden satanizar las reformas para resguardar los intereses de sus financistas

En ningún momento estas modificaciones van a afectar o perjudicar a la mayor parte de la población venezolana, es decir, la de más bajos recursos

Para este diputado de las fuerzas revolucionarias la sanción de nuevas leyes y reformas de instrumentos jurídicos en el ámbito económico, mediante poderes habilitantes, por parte del Presidente Nicolás Maduro lo que pretende es ir adecuando el sistema tributario venezolano de manera progresiva a los ajustes que demanda el país.

¿A quién afecta realmente la reforma de leyes para incrementar la recaudación de impuestos, como por ejemplo la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISLR), IVA, Código Orgánico Tributario y las Leyes de Impuestos sobre el Alcohol y sobre Cigarrillos?

“Nosotros venimos trabajando en función de que el sistema tributario venezolano se vaya ajustando de manera progresiva. Eso implica que quien más tenga, más aportará al fisco nacional. Por ejemplo, una de las reformas que propuso el Presidente Nicolás Maduro va a considerar a aquellos venezolanos y venezolanas que tengan un mayor nivel de ingresos en el consumo de lo que llaman los bienes suntuarios o los bienes de lujo, partiendo de una cantidad superior de adquisición de 30 mil dólares.

En ningún momento, estas modificaciones van a afectar o perjudicar a la mayor parte de la población venezolana, es decir, la de más bajos recursos. Las reformas van orientadas hacia el sector ubicado en los primeros estratos sociales con un nivel de ingresos alto”.

¿Por qué se sancionan estas reformas sin consulta y antes del cierre del año?

“Hay que recordar que el Presidente estaba habilitado desde hace un año en el área económica para tomar las decisiones y promulgar las leyes que considerara pertinentes.

Ahora, si te refieres a los argumentos de la oposición, eso es parte de la diatriba que ellos mantienen de manera permanente para desvirtuar las propuestas, es un mecanismo que buscan para tratar de defender a quienes les financian sus actividades políticas. Porque realmente oponerse a la modificación de leyes que afectan principalmente a los sectores de mayores ingresos es incomprensible. Evidentemente, ellos buscan la manera de desdibujar, desvirtuar las reformas para resguardar los intereses de sus financistas”.

¿Cómo garantizar el buen uso de los recursos recaudados?

“Como siempre lo hemos hecho: de una manera eficiente, transparente y orientada hacia el área social, tal como lo ha manifestado el Presidente de la República. Todos estos recursos van a alimentar los programas sociales. ¿Cómo cuáles? Los que tienen que ver con el área de soberanía alimentaria, suministro de insumos y medicamentos y vivienda”.

Con una economía en recesión e inflacionaria, ¿no es esto un duro golpe a la poca producción nacional?

“No, de ninguna manera. Hay que destacar sobre qué se hizo la reforma: pues sobre el consumo de bienes suntuarios superiores a los 30 mil dólares. Por el contrario, en el marco de todo este esquema de las leyes habilitantes, hemos flexibilizado procesos administrativos que de una u otra manera venían generando retrasos en la toma de decisiones y que, en consecuencia, afectaban la cadena de producción.

Estamos viabilizando, agilizando, flexibilizando la permisología y, al mismo tiempo, mejorando las políticas de estímulo al productor. Ahí está la Ley de Regionalización Integral para el Desarrollo Socioproductivo de la Patria, que permitirá crear zonas económicas especiales donde las empresas participantes podrán operar libres de impuestos. Son normativas que van a incrementar las inversiones en el país.

Si ya el gobierno controló los márgenes de ganancia, ¿por qué pechar aún más?

Los impuestos a los bienes suntuarios en otros países del mundo están muy por encima de lo que se está planteando aquí, en muchos casos, hasta el doble.
Otra área en la que hubo una variación es en el consumo de licor, pero no sobre la cerveza como quiso hacer ver la oposición en su momento para desvirtuar la realidad, sino sobre el whisky o vinos exóticos. También se eliminaron los 90 días establecidos para cancelar los aranceles del producto traído al país, de manera que ahora los importadores tendrán que pagar los impuestos al momento en que hacen su nacionalización. Asimismo, se elevaron las multas para aquellos inversionistas extranjeros que evadan impuestos.

Diputada Vestalia San Pedro de Araujo

Diputada Vestalia San Pedro de Araujo

Las reformas tributarias no propician un incremento de la productividad

Las nuevas cargas impositivas van a generar mayores dificultades para atraer capitales extraños y propios que quieran invertir y aumentar la producción

La parlamentaria por Proyecto Venezuela lamenta que las reformas tributarias anunciadas por el Primer Mandatario Nacional sirvan tan solo para resolver la escasez de recursos destinados al gasto público y no promuevan la producción nacional, tal como hubiesen esperado todos los venezolanos.

¿A quién afecta realmente la reforma de leyes para incrementar la recaudación de impuestos, como por ejemplo la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISLR), IVA, Código Orgánico Tributario y las Leyes de Impuestos sobre el Alcohol y sobre Cigarrillos?

“La intención del Gobierno Nacional es conseguir más recursos para financiar el gasto público. Los temas que han constituido ejes de las reformas están orientados a esos fines, lejos de propiciar un incremento en la productividad, que es lo que hubiéramos esperado todos los venezolanos.

En la reforma del ISLR, por ejemplo, debido a la eliminación del ajuste por inflación, los contribuyentes van a ver disminuidos los recursos que antes destinaban a otros fines. Al ser pechados sin tener en consideración las rebajas que se aplicaban por ajustes de inflación, año tras año, tendrán que pagar mayores impuestos. En general, creemos que el acceso a los recursos por parte del pueblo pudiera mermar. Sin embargo, va a favorecer al gobierno al permitirle un flujo de caja mayor”.

¿Por qué se sancionan estas reformas sin consulta y antes del cierre del año?

“De acuerdo a la Constitución, la sanción de las leyes tributarias corresponde a la Asamblea Nacional. No se ha debido proceder a la reforma de estas leyes a través de la vía habilitante, porque las reformas o la redacción de instrumentos jurídicos a través del parlamento obliga a la consulta popular. Es un requisito que está previsto en la Constitución, pero que fue obviado al aprobarse todas estas leyes habilitantes, normativas que, por cierto, tocan temas muy importantes porque van hacia el bolsillo del venezolano.

Las reformas tributarias van a incidir directamente en disminuir la capacidad de compra, cuando lo importante es que deberían servir para incentivar a los sectores productivos del país”.

¿Cómo garantizar el buen uso de los recursos recaudados?

“El uso de los recursos debería ser regulado a través de una ley. Yo inclusive hablé sobre el incremento del precio de la gasolina anunciado por la Presidencia de la República. Todos los venezolanos sabemos que la gasolina vale mucho más de lo que se paga por ella. Pagar un precio justo no va a ser incómodo si reconocemos que ese es su valor, pero eso debe ser hecho en el marco de una ley que oriente la inversión hacia los estados y municipios y fortalezca al poder federal, que oriente la inversión a la salud, la educación y la seguridad.

Si disminuye nuestra capacidad de compra, si la inflación nos sigue golpeando, si tenemos que pagar un IVA, si se nos impone una carga mayor, entonces esos recursos deben ser retribuidos en aquello que nos está afectando mayormente a través de una ley”.

Con una economía en recesión e inflacionaria, ¿no es esto un duro golpe a la poca producción nacional?

“Considero que sí. Buscar ingresos de esta forma, sin que provengan de una mayor productividad, es lamentable. Estamos de acuerdo en que el Estado debe pechar y buscar más recursos, pero más recursos que provengan de una mayor ganancia. Si hay mayores ingresos de particulares, el Estado puede decir: ‘dame un poquito para yo financiar y redistribuir la riqueza’. No obstante, cuando va a disminuir la capacidad de compra o la posibilidad de productividad en alguno de los sectores de la economía, pues, desafortunadamente, eso nos va afectar a todos”.

Si ya el gobierno controló los márgenes de ganancia, ¿por qué pechar aún más?

“La política pública aplicada a través de controles ha sido grave para toda la nación y ha incidido en el repunte de la inflación, provocando un efecto completamente negativo. Si paralelo a esto se imponen nuevas cargas impositivas, se van a generar mayores dificultades para atraer capitales extraños y propios que quieran invertir y aumentar la producción, que es lo que está requiriendo el pueblo venezolano”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here