El analista petrolero Carlos Mendoza Potellá y además actual asesor de la presidencia del Banco Central de Venezuela, advierte que tras la orden ejecutiva emitida por el presidente Barack Obama, existen grandes probabilidades de un bloqueo financiero por parte de Estados Unidos a Venezuela, y afirma que “Venezuela no le vende petróleo a EE.UU., sino a sí misma”. Por su parte, José Guerra, exdirector del Banco Central de Venezuela, Como experto en materia económica, ve lejana la posibilidad de un bloqueo comercial a Venezuela y enfatiza que las sanciones de Estados Unidos no son para el país, sino contra siete personas, por lo que dice que “no es fácil prescindir de EE.UU. como principal socio comercial

Afirma el economista y analista Carlos Mendoza Potellá

Carlos Mendoza Potell

El analista petrolero advierte que tras la orden ejecutiva emitida por el presidente Barack Obama, existen grandes probabilidades de un bloqueo financiero por parte de Estados Unidos a Venezuela.

Basado en su experiencia como diplomático y economista experto en temas energéticos, Carlos Mendoza Potellá aclara que quienes afirman que Estados Unidos compra el crudo de Venezuela para sus reservas tienen una visión distorsionada de la realidad, ya que, desde su óptica, “no le vendemos petróleo a Estados Unidos, sino a nosotros mismos”.

¿Cómo se interpreta que Venezuela y Estados Unidos continúen como socios comerciales en medio de fuertes tensiones diplomáticas como las actuales?

-Todo país tiene una geoestrategia y unos intereses, que en el caso de Venezuela y Estados Unidos son contradictorios en sus fines políticos. Estados Unidos, sin embargo, necesita del petróleo venezolano, pero no es que le vendemos petróleo a Estados Unidos, sino a nosotros mismos.

Le vendemos petróleo a CITGO y a algunas otras refinerías, no es que Estados Unidos nos sigue comprando petróleo, esa es una visión distorsionada. Eso de que le vendemos petróleo a Estados Unidos fuese así si lo hiciéramos para las reservas de ellos, pero nosotros le vendemos a una refinería que tenemos en Estados Unidos, que es CITGO.

En términos de diplomacia y política exterior, ¿qué significa que Obama califique a Venezuela como una amenaza extraordinaria e inusual para su país?

-Yo creo que es una soberana exageración, con un componente de decisión política agresiva. Si uno piensa que la otra amenaza inminente que tiene Estados Unidos es Corea del Norte, que tiene bombas atómicas, pues nos está poniendo en ese nivel, es exagerado. Mucha gente piensa que eso tiene una significación más interna que externa. Aunque uno no puede estar descuidado, yo no creo que los marines puedan llegar a Venezuela mañana, pero sí hay la voluntad de imponernos sus decisiones, sus designios y obligarnos a que haya un cambio político interno. Quieren desestabilizar al país para que haya una administración con otros sentidos favorables a sus intereses.

Con estas declaraciones de Obama, ¿es latente la posibilidad de una intervención militar en Venezuela?

-Ya la intervención existe, es una intervención directa en la política interna, en primer lugar. Acuérdense que estamos en una época distinta, y la intervención no es necesariamente presencial. Ellos están interviniendo y bombardeando en Siria, pero han tenido obstáculos para colocar sus tropas en ese país. Creo que esta declaratoria contra Venezuela es un paso para que el congreso le dé posibilidad a Obama de, en cualquier momento, tomar una decisión de ese tipo.

¿Considera que la orden ejecutiva de Estados Unidos contempla un bloqueo comercial, como lo afirmó nuestra canciller?

-Hay formas impactantes de hacer eso. Algunos expertos comentan sobre la probabilidad de prohibirle a Venezuela la posibilidad de hacer transacciones en dólares. Tendríamos que trabajar con Yuanes o trueque. No hablamos de un bloqueo naval o aéreo, pero sí financiero.

Durante el gobierno de Chávez existieron tensiones mayores a las actuales, ¿cuál ha sido el detonante que ha llevado a Obama a tomar estas decisiones?

-Ellos consideran que hay una debilidad que fue inducida por una caída energética con la baja de los precios del petróleo, y piensan que es el momento preciso para atacarnos. En eso tienen el consenso con la oposición venezolana, que también cree que llegó el momento para coronar con éxito.

Asegura el economista y exdirector del BCV, José Guerra

Economista Jose Guerra

Como experto en materia económica, ve lejana la posibilidad de un bloqueo comercial a Venezuela y enfatiza que las sanciones de Estados Unidos no son para el país, sino contra siete personas.

El economista y exdirector del Banco Central de Venezuela, José Guerra, sostiene que entre Venezuela y Estados Unidos puede haber “mucho ruido” político, pero las relaciones comerciales no tendrían que verse afectadas, debido a que para el país suramericano no resultaría fácil prescindir de esa nación como principal socio en esta materia, y menos factible aún sería sustituir sus compras de crudo.

¿Cómo se interpreta que Venezuela y Estados Unidos continúen como socios comerciales en medio de fuertes tensiones diplomáticas como las actuales?

-Muchas veces, las relaciones comerciales son una cosa y la política otra. Venezuela ha tenido a Estados Unidos como el socio comercial más importante, porque allá van casi 900 mil barriles de petróleo. No es fácil prescindir de Estados Unidos como un socio, adonde puedes exportar la mitad de los barriles diarios. Puede haber mucho ruido político, pero las relaciones comerciales siguen.

Ahora, aquí no hay sanciones al país, sino a 7 funcionarios. No hay bloqueo de cuentas comerciales, no hay prohibición de viajar, las embajadas siguen, aunque con un número menor de personal, pero no hay sanciones a la nación, eso no es verdad.

En términos de diplomacia y política exterior, ¿qué significa que Obama califique a Venezuela como una amenaza extraordinaria e inusual para su país?

-Entiendo yo que es un procedimiento para autorizar al presidente de Estados Unidos a tomar eventuales acciones, prescindiendo del congreso, que es el que dicta la política exterior sobre ese país, pero eso no se ha materializado aún. Y es difícil opinar sobre supuestos que si van a invadir o no. Lo que está claro es que Estados Unidos está apretando desde el punto de vista de la corrupción. Lo descubierto en Andorra forma parte de esa política, la lavadora de dinero que tenían allá y es probable que vengan otras medidas.

Estados Unidos tiene una política coherente. Cuando ellos dicen que van contra la corrupción, lo hacen, tienen cómo hacerlo. Por Estados Unidos pasan las transacciones financieras que tienen lugar con bancos supervisados por ellos, además de los sistemas de control, que permiten que les llegue una gran cantidad de información.

Con estas declaraciones de Obama, ¿es latente la posibilidad de una intervención militar en Venezuela?

-No, para mí eso no existe. ¿Con qué argumentos van a invadir al país? ¿Petróleo?, ellos tienen el petróleo de esquistos, producen todos los años casi un millón de barriles, se calcula que en 10 o 15 años serán autosuficientes en petróleo y ya lo son en gas, así que yo no creo que Estados Unidos se eche a América Latina en contra, incluyendo a Venezuela. Para mí la probabilidad de una intervención militar es cero.

¿Considera que la orden ejecutiva de Estados Unidos contempla un bloqueo comercial, como lo afirmó nuestra canciller?

-El fin del bloqueo comercial es que ninguna empresa americana haga negocios en Venezuela o impedir que Venezuela haga negocios. Yo tampoco veo muchas probabilidades en eso, porque a Estados Unidos lo que le interesa es comprar y vender petróleo.

Si Venezuela le deja de vender a Estados Unidos, tiene que buscar quien le compre más de 800 mil barriles diarios de petróleo, mientras que, para Estados Unidos es más fácil buscar quien le venda 800 mil barriles diarios, porque Arabia Saudita los produce. Eso del bloqueo es más por preservar el nacionalismo que por otra cosa.

Durante el gobierno de Chávez existieron tensiones mayores a las actuales, ¿cuál ha sido el detonante que ha llevado a Obama a tomar estas decisiones?

-Me puedo suponer que se debe a que hay presiones muy grandes en el mundo, también por la violación a los derechos humanos, que eso es verdad. Aquí hay gente que mataron y no se sabe quiénes son los responsables, hay presos sin ningún motivo. Venezuela suscribió un conjunto de acuerdos internacionales y la única forma de hacerlos cumplir es acudiendo a instancias en el exterior, porque aquí el Gobierno le da órdenes al Tribunal Supremo de Justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here