El pasado miércoles corrió como pólvora a través de las redes sociales la noticia sobre la detención en Aruba del general (r) Hugo Carvajal, ex jefe de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) entre los años 2004 y 2009, quien fue designado el pasado mes de enero como Cónsul General en esta isla.

El Gobierno Venezolano se encontraba a la espera de la aprobación por parte del Reino de Holanda para concretar la designación, cuando se conoció de la detención por petición del gobierno de Estados Unidos “por favorecer actividades de narcotráfico en colaboración con guerrilleros de las FARC”, según la acusación hecha en el año 2008 por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Hugo Carvajal en Venezuela

Al conocerse la detención, el Gobierno venezolano expresó a través de un comunicado su rechazo al considerar la acción como “ilegal y arbitraria”, por cuanto las autoridades “han actuado en violación de la normativa internacional vigente, en particular, de la Convención de Viena Sobre Relaciones Diplomáticas de 1961”.

Al tiempo que hizo un llamado al Reino de los Países Bajos a rectificar sobre este hecho “injusto e improcedente”, y para que “procedan a la inmediata liberación del funcionario diplomático venezolano Hugo Carvajal”, a fin de “evitar que esta acción pueda devenir en el deterioro de las relaciones diplomáticas, económicas, energéticas y comerciales sostenidas actualmente”.

No hay violación

Parecía que el destino de Carvajal era permanecer en la cárcel, mientras Estados Unidos solicitaba su extradición para ser juzgado en un tribunal norteamericano, pues “el juez decidió que el arresto de Hugo Carvajal fue correcto y legal”, según declaró en su momento el Fiscal General de Aruba, Peter Blanken, quien agregó que la Cancillería holandesa habría confirmado que “Carvajal no tiene inmunidad diplomática”, por cuanto no había sido aprobada la solicitud del gobierno venezolano en torno a su nombramiento como Cónsul en esta isla.

Este punto centró el caso del ex jefe de la DIM, y finalmente de forma sorpresiva, la cancillería de Países Bajos cambió su punto de vista sobre la inmunidad diplomática de Carvajal, en una carta enviada el domingo.

Entre tanto revuelo y conjeturas sobre el “efecto dominó” que perturbaría al gobierno de Nicolás Maduro, finalmente Holanda ordenó la liberación de Carvajal. Sin embargo, no podrá volver a Aruba, al ser declarado persona non grata por las autoridades.

El mismo lunes fue recibido por el presidente Nicolás Maduro y delegados al III Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Por su parte, un funcionario del departamento de Estado de los Estados Unidos, manifestó estar “profundamente decepcionado” por la liberación de Carvajal y aseguró que “nos inquietan los informes creíbles que nos han llegado que indican que el Gobierno venezolano amenazó a los gobiernos de Aruba, los Países Bajos, y otros para obtener este resultado”.

Aruba denuncia presión

Luego de la liberación del general Carvajal, el fiscal general de Aruba, Peter Blanken, denunció que hubo presiones militares y económicas por parte de Venezuela para que Holanda liberara al ex jefe de la DIM, según información publicada en el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Blanken aseguró que barcos venezolanos rodearon durante el fin de semana a Aruba y Curazao, y “mucha gente en Aruba estaba asustada por lo que podía ocurrir”.

Sobre este punto, un portavoz del ministerio de Exteriores de Holanda, aclaró que el Gobierno de Nicolás Maduro “ya aclaró que los navíos volvían simplemente de un ejercicio naval”.

El fiscal general de Aruba aseguró que Venezuela amenazó con “cortar sus vitales lazos comerciales y enlaces aéreos con Aruba y Curazao”.

Oposición manifestó vergüenza

Entre tanto, algunos voceros de la oposición expresaron su posición sobre el caso. Diego Arria declaró en un programa de televisión en CNN que es una “vergüenza” para Venezuela “que exista ese tipo de solidaridad con alguien que ha sido implicado con el narcotráfico”.

Asegura que la liberación tiene que ver con motivos económicos y políticos. “No se trataba de rescatar a Hugo Carvajal. La desesperación de Maduro y su pandilla era de rescatarse a ellos mismos porque Carvajal era una especie de súper caja negra, depositario de secretos de delitos”.

Presentarán pruebas de secuestro

Entre tanto, el presidente Nicolás Maduro calificó la detención de Carvajal como un “secuestro imperial” y aseguró que presentará pruebas para demostrarlo.

Maduro denunció que la detención de este funcionario diplomático no sólo fue un “montaje”, sino el inicio “de una serie de operaciones vinculadas con el chantaje a altos funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para interpelarlos en tribunales internacionales con expedientes falsos”.

Advirtió al Gobierno de Estados Unidos que tienen que “aprender a respetar a Venezuela. […] Estamos hechos del acero de libertadores y nada ni nadie podrá detenernos en nuestra lucha por la independencia”, puntualizó.

Por su parte, Hugo Carvajal acusó de “corruptos”, tanto al juez como al procurador que llevaron su caso ante el Tribunal de Aruba.

“Ellos me acusan a mí de eso (de narcotráfico) pero yo los acuso de que ellos recibieron dinero para detenerme”, insistió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here