Si bien el hecho de haber sido postulado por el “líder de la revolución bolivariana” en Venezuela y haber ratificado el “Programa de la Patria 2013-2019” presentado por el Presidente Hugo Chávez Frías, lo catapultó –de una u otra manera- en una contienda presidencial que ganó con 50,61% de los votos; Nicolás Maduro, actual Jefe de Estado de la nación, estaría perdiendo popularidad de manera significativa.

Y no se trata de rumores de pasillos, sino de resultados de encuestadoras como Datanálisis, cuyo más reciente estudio refleja que 80% de la población considera que la situación del país es “negativa” tanto que la popularidad del Presidente descendió hasta llegar a 35%.
Hinterlaces no se ha quedado atrás en esta materia, siendo preciso destacar que, de acuerdo a los resultados del trabajo realizado por esta encuestadora que incluso muchos vinculan al gobierno, el mandatario nacional ha perdido 18 puntos en nueve meses.

¿Las causas? Podrían ser variadas y valederas según la percepción de cada ciudadano común, pero ¿qué dicen los expertos?

Tal como el presidente de Datanálisis, Luis León, declaró a la agencia de noticias AFP: “hay una correlación directa entre la percepción de crisis económica y la caída de popularidad de Maduro, no solo por lo que ha hecho, sino por lo que no ha hecho; resolver la escasez y la inflación” de igual manera “por lo que ha dicho que va a hacer y no hace. La percepción de la gente es que el gobierno está perdido”.
Dentro de ese contexto, es oportuno recordar que el último índice divulgado por el gobierno (el pasado mes de mayo) anuncia que la inflación anualizada se ubicó en 61%. Ésta sería la mayor del hemisferio americano, sumada, por si fuera poco, a serios problemas de abastecimiento –por ejemplo- de 19 rubros de consumo básico; según lo registrado por informe del Banco Central en el mes de marzo.

De hecho, Fedecámaras ha estimado que este 2014 terminará con una caída de 4% a 5% del PIB.

Dicho esto y teniendo en cuenta que a lo antes expuesto se suma el no tan óptimo funcionamiento del sistema de salud público nacional, el alto índice de inseguridad, el aislamiento aéreo, el estricto sistema de control de cambio y la asignación de petrodólares, las opiniones de analistas propios y foráneos no se han hecho esperar de la mano de unas cuantas sugerencias.

La lista de recomendaciones las encabeza: la flexibilización de los precios de algunos productos controlados como la gasolina, la reducción del gasto público y el freno a la expansión de la liquidez monetaria. La gran interrogante ¿atenderá Maduro a los consejos de los especialistas?

A la fecha, solo se tiene la certeza de la pronta puesta en marcha de un sistema biométrico que la máxima autoridad anunció contra el contrabando y un “sacudón” en su gabinete que le ayudaría a tomar medidas más acertadas de aquí en adelante.

No obstante, el descontento con esta toma de decisiones y su gestión en general, continúa latente; siendo una prueba fehaciente de ello la implementación de las “captahuellas” en los establecimientos, esa que ha generado tantos dimes y diretes al punto que el MAS introdujo –ante la Sala Constitucional del TSJ- un recurso de amparo contra este mecanismo.

“Hemos cumplido con el compromiso que habíamos señalado al país” para pedir no se aplique el sistema anunciado “en un conjunto de escenarios que aún no están definidos […] sólo podría generar actos de violencia donde se aplique esta medida […] insistimos al presidente Maduro que el camino tiene que ser el diálogo. Debe dejar de hablarle solamente al 30% de la población […] y empezar a tomar en cuenta la opinión del 70% que ignora por completo, a fin de buscar una salida de paz y el consenso de todos”.

Parte de lo expresado por el secretario general del MAS, Felipe Mujica, considerando conveniente para el cierre de esta nota parte de lo que al respecto ha señalado el presidente de Hinterlaces, Oscar Schemel.

A su juicio, Maduro debe tomar acciones inmediatas en función de recuperar la confianza de los venezolanos, más que en lo político, en lo económico. “Son los niveles de incertidumbre que generan mayor malestar entre los venezolanos”.

Como dato de interés, manifestó que el chavismo mantiene un sólido capital político con 40% de respaldo popular y aseguró que el único sector que está creciendo en Venezuela son los llamados “ni-ni”, con la salvedad de que estos últimos no gozan de “argumentaciones” ni un liderazgo que los represente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here