Lejos de disiparse el conflicto laboral que enfrenta la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), este se intensifica en cada una de sus plantas con la ratificación de una huelga “indefinida”, y es que, la calificación de despido solicitada para 13 trabajadores de la estatal fue catalogada por los protestantes como una “intimidación” de la empresa en su contra.

El sábado 13 de este mes de septiembre, fueron publicados –en diarios regionales de la nación- los carteles que informan que –de acuerdo al procedimiento previsto en la Ley Orgánica del Trabajo, Trabajadores y Trabajadoras (Lottt)- los calificados tenían dos días hábiles para presentarse en la sede ministerial.

¿Quiénes son? El grupo lo integran delegados sindicales y trabajadores amparados bajo la figura de comisión de servicio del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss), quienes lideran una huelga de brazos caídos por la correcta firma del contrato.
De acuerdo a los datos recabados, los patronos debieron presentar sus alegatos el lunes próximo pasado en virtud de que la Inspectoría del Trabajo exhortara a la conciliación, siendo preciso citar el artículo 422 numeral 3 de la mencionada Ley que establece: “de no lograrse la conciliación se abrirá una articulación probatoria de ocho días hábiles, de los cuales los tres primeros serán para promover pruebas y los cinco restantes para su evacuación”.

Lo cierto del caso es que, desde ya, puede vislumbrarse el desenlace de este procedimiento legal, sobretodo, considerando lo declarado por Leonardo Azocar, secretario de trabajo y reclamo, quien señaló que los trabajadores le han pedido “no caer en el chantaje”, comprometiéndose así a dar la “pelea” en el Ministerio del Trabajo.

Respuesta a Diosdado

En ese orden de ideas, es preciso citar la respuesta que el presidente del sindicato, José Luis Hernández, dio desde Laminación en Caliente al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien el día viernes 13 colocara en duda la fuente de sus ingresos bancarios.

“En Venezuela todo el mundo sabe de las grandes cuentas millonarias que ustedes tienen fuera del país, y que los únicos que pueden viajar a los ríos de Venezuela, a los ríos de Carúpano son los hijos de los sidoristas, pero los hijos de los diputados sólo tienen para salir fuera del país”.

“No nos vamos a arrodillar…”

Así pues, dejó claro “no nos vamos a arrodillar ante la persecución, ni de la DIM, ni de la Guardia Nacional. Ustedes vinieron a amedrentar a la clase obrera de Guayana que por más de 52 años ha venido produciendo acero para el desarrollo del país y es por las benditas mafias que han venido enriqueciéndose que ¡ahora! han quebrado las empresas”.

Dicho esto, el líder del Suttis fue enfático al expresar “nuestra lucha es para que los funcionarios corruptos del Ministerio del Trabajo respeten nuestro colectivo”.

El detonante

Tras lo antes descrito, es oportuno recordar a los lectores de El Semanario que la huelga que atraviesa la siderúrgica inició el 04 de este mes de septiembre en las acerías de Palanquillas, Planchones, Barras y Alambrón, dado el desconocimiento que los trabajadores tienen de las actas originales del contrato colectivo.

Un contrato cuya discusión tendría dos años en una negociación “estancada” de acuerdo a lo expresado en su oportunidad por el dirigente de la corriente sindical Unidad Matancera, José Luis Alcocer, quien recordó que “la convención que ampara a 16 mil trabajadores se venció el 12 de mayo de 2010 sin lograrse, a la fecha, la sana discusión de 14 cláusulas económicas” de manera que los trabajadores “siguen cobrando el mismo sueldo”.

Los obstáculos en la negociación, según Alcocer, serían las continuas objeciones de los ejecutivos de Sidor al tema de la hoja de cálculo salarial que no han permitido tocar otros puntos de envergadura, así como también la diferencia de intereses entre la directiva del Sutiss que estaría integrada por tres corrientes del chavismo; “ello ha impedido que se pongan de acuerdo entre ellos y la empresa aprovecha para entorpecer y atrasar las negociaciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here