El drama del desabastecimiento ha tenido diferentes lecturas, todas ellas contrapuestas. Así, a la causa esgrimida en razón de problemas en la entrega oportuna de divisas para las importaciones, se contrapone las empresas de maletín que han estafado a la nación. De igual forma se ha dicho que no existe desabastecimiento sino acaparamiento y especulación y en tal sentido, mientras se buscan razones y se gestionan soluciones, los venezolanos y venezolanas debemos sortear diferentes trabas para adquirir productos y servicios.

Como parte de esta política gubernamental que busca resolver la situación, se propone ahora una férrea lucha para detener el contrabando. En este sentido se celebró una reunión del más alto nivel entre los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos, se acordaron medidas técnicas y de seguridad para frenar el contrabando de extracción que pulula en la frontera colombo-venezolana. Adicionalmente el gobierno de nuestro país ha decidido cerrar la frontera en horas de la noche como mecanismo de control para detener a los contrabandistas y adicionalmente como presión ante el gobierno neogranadino que demuestra de la disposición absoluta de Miraflores a resolver el asunto, toda vez que un cierre parcial de la frontera sabemos afecta significativamente el intercambio comercial que viene desde Colombia hacia nuestro país, buscando con esto mayor colaboración por parte de las autoridades colombianas. Los resultados han sido inmediatos, cientos de miles de toneladas de productos entre alimentos, medicinas y otro tipo de enseres, son retenidos antes de cruzar la frontera de manera ilegal.

Ahora bien, entendiendo que la medida forma parte de una coyuntura especial en el marco de la situación del país, cabe reflexionar respecto de nuestra capacidad productiva. Si tenemos precios competitivos respecto de nuestros vecinos, ¿por qué no aumentar la producción nacional a fin de cubrir la demanda interna y poder adicionalmente atender otros mercados?. La lucha para frenar el contrabando desnuda otra realidad, como lo es la necesidad de aumentar nuestra capacidad productiva nacional. Las medidas de ajuste económico anunciadas para los próximos días por el Gobierno Nacional, junto a la lucha para frenar el contrabando deben convertirse en punto de encuentro para que junto al pueblo organizado y sector privado responsable, diseñemos y emprendamos una política de incentivo a la producción nacional. Complementar las medidas de control con políticas de impulso a la capacidad productiva interna facilitarán la solución de la problemática planteada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here