PUNTO-DE-ENCUENTRO-WEB (1)

La victoria de Evo Morales con más del 60% de los votos en la que representa su tercera reelección, abre nuevamente el debate sobre el éxito o fracaso del “modelo socialista del siglo XXI”. La alianza que el Presidente Chávez impulsara en varios países hermanos, ha rendido frutos políticos a sus dirigentes y beneficios económicos a sus pueblos. Así Rafael Correa en Ecuador, el matrimonio Kirchner-Fernández en Argentina, Ortega en Nicaragua y bajo otro contexto Lula en Brasil, lograron no solo consolidarse en el poder sino avanzar efectivamente en la lucha contra la pobreza y en la estabilización económica de sus naciones.

La extraordinaria victoria de Evo Morales no responde tan solo a que ahora la gran mayoría de indígenas bolivianos tienen documento de identidad para votar, sino que refleja además que buena parte de la población mestiza y urbana apoya un modelo que sin dejar de ser antiimperialista, nacionalista y de izquierda ha sabido conjugar en la practica la complejidad de la realidad económica de su nación donde sector público y privado coexisten en función de la producción y el progreso nacional. La Bolivia de Evo es un aliciente para la izquierda latinoamericana que ve en la realidad un modelo efectivo y eficiente en el manejo de la cosa pública, la búsqueda de la igualdad y la lucha contra la pobreza; lo mismo que viene ocurriendo en Ecuador, uno de los países más prósperos de la región.

Ahora bien, si los aliados estratégicos del gobierno venezolano han sabido conjugar discurso y praxis política, por qué nuestra Venezuela se encuentra estancada atravesando un gran crisis económica y política, ¿es que acaso el “imperio” no ataca aquellos gobiernos?, ¿es posible que las oligarquías de aquellos países no hagan fuerzas para recuperar el poder en sus naciones?, ¿es que acaso sólo el gobierno venezolano enfrenta saboteo y conspiración?. Sin lugar a dudas que esto no es así, se trata de gobiernos que, a pesar de las profundas diferencias ideológicas, han logrado construir agendas nacionales pragmáticas donde confluyen los grandes sectores nacionales. Excelente lección que podemos aprender de nuestros hermanos socialistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here