La situación del magisterio de dependencia estadal no es la más halagadora por las deudas que mantiene el gobierno trujillano con 3.200 docentes jubilados y pensionados, así como con 4.500 docentes activos, según denuncia el dirigente gremial Gilmer Avendaño.

dirigente gremial Gilmer Avendaño

Cuestiona Avendaño, que el ejecutivo regional haya suspendido arbitrariamente en el mes de abril el aumento salarial del 56% a los docentes jubilados y pensionados, argumentando deficiencia presupuestaria, el cual restituyó luego de una serie de reclamos en el mes de julio, pero quedó pendiente la cancelación de esos 4 meses; “adicional a ello, existe una deuda de 30 meses del 63% y el pago del 10 y 15 por ciento del mes de julio y septiembre respectivamente; lo que suma una deuda por el orden de los 226 millones de bolívares, situación que debe llamar a la reflexión del gobierno nacional, a fin de que investigue el destino de los recursos que han llegado a Trujillo”.

Asegura el dirigente gremial que la Gobernación del Estado tiene represadas más de 1.245 jubilaciones, sin ninguna respuesta y como consecuencia de ello, muchos alumnos no están recibiendo clases porque hay docentes que se encuentran bajo la cláusula 14, la cual expresa que al cumplir 25 años de servicio se pueden retirar de la institución; en tal sentido exhorta al Gobernador Rangel Silva a sincerar la problemática y abrir paso al ingreso de gran cantidad de docentes desempleados en esta jurisdicción.

Autoridad Única

Otro tema que ha generado polémica es la figura de autoridad única en educación en Trujillo; ya que de acuerdo al artículo 157 de la Constitución: “le corresponde a la AN aprobar la transferencia de servicio previo al cumplimiento del numeral 15 artículo 54 de la Constitución Nacional, que establece que el Gobernador del estado debe solicitar según informe aprobado por el Consejo Legislativo la delegación de esta modalidad, pues bien, esa norma no se ha cumplido y aquí el profesor Loengry Matheus Pérez viene actuando como autoridad única, lo que ha llevado a la anarquía en educación, porque el Ministerio de Educación lo designa como director encargado de la Zona Educativa y meses más tarde recibe el nombramiento como director de educación; así que esa dualidad de funciones no la puede ejercer”; enfatizó el entrevistado.

Gilmer Avendaño recordó que “en los últimos meses han detectado que funcionarios de la Dirección de Educación y de la Gobernación del estado continúan vendiendo cargos, por esa razón, el Sebin hace unas semanas detuvo a una ciudadana, que en mi opinión es un chivo expiatorio, porque aquí se sabe que desde las mismas fuentes de la gerencia educativa se vienen manejando estos chanchullos, lo que indica que hay responsabilidad de las autoridades educativas; de hecho, en julio se presentaron más de 200 funcionarios entre obreros, secretarias y docentes a incorporarse a sus labores después de que el ministerio les había pagado desde enero hasta julio, sin haber asistido a sus centros de trabajo. Aquí hay una complicidad de gente del gobierno ante estos hechos y sobre el manejo de la administración pública en nuestro estado”.

Finalmente abogó por los 4.200 obreros educacionales que actualmente están percibiendo un sueldo mensual de 3.200 bolívares, aunado a secretarias y profesores de educación física que están entre los 3.700 y 4.060 bolívares mensuales, es decir, que alrededor de 16.500 trabajadores de la Gobernación de Trujillo están por debajo del sueldo mínimo establecido por el Presidente de la República; por ello espera que reivindiquen a estos trabajadores con un pago digno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here