La Dirección General de Salud Ambiental del Ministerio del PP para la Salud, visitó el estado Trujillo en apoyo técnico a una investigación epidemiológica sobre una denuncia de hallazgo de vectores transmisores de la enfermedad de Chagas en la comunidad del Jaguito, municipio Andrés Bello de esta entidad. Por antecedentes históricos y epidemiológicos, en esta zona hay factores de riesgo para la observación de esa patología.

La comisión nacional estuvo integrada por la doctora Leyda Celis, jefa del Programa Nacional de Prevención y Control de la Enfermedad de Chagas; doctora Argelia Rojas, médica especialista en Epidemiología de Enfermedades Metaxénicas y la TSU Tania Hernández, de Promoción para la Salud Ambiental; por la entidad trujillana estuvo la licenciada Yamilet Acero y personal adscrito a esta dependencia regional.

En opinión de la doctora Celis, es importante que la gente defina cuáles son los factores de riesgo para que esta enfermedad se presente en la población, saber qué hacer, a dónde acudir y quiénes pueden prestar ayuda para resolver esta situación. “Ante la presencia del vector, el cual se conoce como chipo, chupón o pito, la comunidad debe aprender a identificarlo, a fin de protegerse, ya que es un insecto que se encuentra en la naturaleza e interactúa con el hombre; sin embargo esta es una enfermedad zoonótica, que se transmite entre animales, pero cuando el hombre interviene en su ambiente, se puede ver afectado”.

¿Hay Chagas en el estado Trujillo?

-Hay antecedentes clínicos que sí; estamos en investigación, aunque no tenemos reporte de casos agudos, que son los que consideramos básicos para hacer el control; porque el protocolo nacional establece que todo caso agudo debe ser tratado farmacológicamente, y el Ministerio de Salud dispone del medicamento para atender a esta población.

¿Dónde es más notable la presencia del Chipo?

-En el país existen más de cien especies identificadas, sin embargo no todas son factores de riesgo para la población humana. En el Estado Amazonas, por ejemplo, hemos identificado al menos siete vectores que pueden verse involucrados en la transmisión; no obstante, consideramos que son tres los vectores principales, entre ellos, Rhodnius prolixus, Pastrongylus geniculatus y Triatoma maculata. En el estado Trujillo podemos encontrar estos vectores en cualquier punto.

Síntomas

Destacó la doctora Celis que una de las características que tiene esta enfermedad en un 80% de la población, es que no presenta síntomas cuando se está infectado; comienzan a aparecer años después; sin embargo hay una fase aguda, según las condiciones inmunológicas del paciente, en la que puede ver complicada su salud.

La representante de la Dirección General de Salud Ambiental a nivel central recomendó a los profesionales que trabajan en la red asistencial siempre sospechar de Chagas cuando hayan características clínicas muy particulares. El principal síntoma en un caso agudo es un síndrome febril prolongado que sobrepasa los 15 o 20 días; malestar general, también puede presentarse una lesión en la piel (chagoma) en la que hay aumento de volumen, hasta por 8 semanas, puede haber complicaciones respiratorias, alteraciones del ritmo cardíaco, y si no se diagnostica oportunamente puede verse en riesgo la vida del paciente.

Puestos de Notificación PNT

Los puestos de notificación de Triatomino, fueron establecidos en todo el país; en el estado hay más de 60 puestos ubicados en los colegios trujillanos, esto forma parte de la vigilancia no convencional en la que las comunidades a través de los niños hacen llegar los triatominos (chipos) a las escuelas, luego la Dirección Regional de Salud Ambiental los recaba y mediante su análisis establece las áreas de riesgo, para evitar la transmisión a la población por algún chipo infectado.

Recomendaciones

“Solicitar a la Dirección Regional de Salud Ambiental la formación y capacitación de las comunidades para controlar y protegerse de esos vectores; lo indispensable es reconocerlo, y luego la investigación epidemiológica identifica y verifica si el animal está infectado. Una vez afectado por el insecto, no se debe aplastar ni manipular directamente con las manos, ya que no es a través de la picada que el animal transmite el parásito, es mediante el contacto de la persona con el excremento del insecto, muchas veces, al tratar de matarlo hace que su contenido intestinal salga y es allí justamente donde se encuentra el parásito, que a largo plazo va a producir todas las condiciones de la enfermedad”.

En el país se han tenido casos de mortalidad por la enfermedad. No es algo remoto, puede afectar a la población si se mantiene en desconocimiento y si no se hacen las evaluaciones regulares por las homólogas regional y local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here