Racionamiento eléctrico y calorones podría traer El Niño a Venezuela

0
54

Hace 4 años, Venezuela vivió intensamente el fenómeno El Niño. Este ciclo global trajo consigo fuertes sequías que redujeron el nivel de los ríos y por ende, el nivel de producción de energía eléctrica.

Este 2014, el Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno de El Niño y La Niña informó que el referido fenómeno climático volverá a estremecer la nación venezolana. El Ministro para el Ambiente, Miguel Leonardo Rodríguez, ratificó que su llegada está prevista, con 70 % de probabilidades, para el cuarto trimestre de este año.

“Estamos adaptando una política real y concreta para evitar consecuencias de este fenómeno”, aseveró en nombre del Gobierno Bolivariano.

Por su parte, el ministro para la Energía Eléctrica, Jesse Chacón, exaltó que ante la eventual ocurrencia en el país de este comportamiento climatológico, parte de la planificación estará centrada en la recuperación de la generación y el parque de transmisión así como la distribución del sistema eléctrico y la racionalización de la demanda.

El Niño-01 (1)

“Venezuela es el país en América Latina que más consume electricidad per cápita. Si nosotros no logramos un uso racional de la energía, no importa cuánta generación sumemos, siempre la demanda se llevará la energía, y es que la tarifa de Venezuela es la más barata del mundo, no hay ningún incentivo a que la gente consuma de manera racional”, advirtió motivando a la reflexión y destacando que este país atraviesa la séptima sequía más severa en los últimos 60 años.

Pero para la Mesa de la Unidad Democrática las declaraciones de Chacón son sólo “propaganda oficialista”. Por eso, divulgó recientemente una comunicación en la que advierte que si el “gobierno no se ha preocupado por el servicio de electricidad, los apagones y los problemas del servicio eléctrico, éstos se intensificarán ante la sequía, agravando la ya difícil situación que padecemos los venezolanos, junto a otros como la inflación, escasez, inseguridad, deterioro de otros servicios públicos, etc.”

“El sistema eléctrico nacional carece de la capacidad, la confiabilidad y la estabilidad que se requiere para ofrecer un servicio adecuado”, expresaron en el comunicado.

MUCHO MÁS QUE FALLAS ELÉCTRICAS…

Como es bien sabido, en Venezuela un episodio de El Niño, se traduce siempre en déficit de lluvias e incremento de la temperatura. Pero más allá de las sequías, de la reducción del nivel de los ríos y del descenso de la producción de energía eléctrica, este fenómeno oceánico-atmosférico afecta múltiples sectores de la economía nacional.

Entre ellos, el agrícola puesto que los cultivos de papa, algodón, arroz, maíz duro y frutales sufren las consecuencias nefastas a causa de las altas temperaturas, de la escasez de agua y de heladas en la sierra.

También El Niño destruye parques naturales, plantas, vegetación y bosques siendo una de sus características básicas los incendios forestales.

Se sabe que la pesca, también podría verse afectada ya que El Niño origina que el agua se caliente y las especies comerciales de estas zonas costeras viajen hacia las aguas más frías.

SEMBRAR NUBES

La Asociación de Alcaldes del estado Zulia ha propuesto, para paliar la sequía actual y de cara a la llegada de El Niño, aplicar medidas radicales para hacer que llueva. Por eso, para estimular las precipitaciones van a sembrar nubes. Así le llaman al método que consiste en lanzar sustancias que sirven como núcleo de hidrógeno para provocar lluvias. Se modifica la cantidad de agua que cae dispersando yoduro de plata, sal o hielo seco, y con estas sustancias se estimula la condensación de las nubes produciendo las gotas de líquido vital.

Esta fórmula se aplicó ya en el país en 2010, tras la crisis que se vivió en las presas hidroeléctricas. También Cuba, Estados Unidos y Rusia han acudido a éste método que, cabe destacar, no tiene efectos ambientales, pues la cantidad de plata empleada en la siembra de nubes son 100 veces inferiores que las emisiones de la industria a la atmósfera en varias partes del mundo.

SEQUÍA HOY ES UN “ADELANTO DE EL NIÑO”

Venezuela sufre niveles de “sequía extrema a severa” en 9 de sus 23 estados y el período lluvioso recién iniciado mantiene “muchos déficit”, explicó el presidente del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), José Gregorio Sotollano, quien además reportó sequía en vastas zonas de los estados Zulia, Carabobo, Aragua, Miranda, Falcón, Apure, Guárico, Sucre y Monagas.
Sin embargo, el viceministro para la industria eléctrica, Freddy Brito, aseguró que el país no está ante una emergencia en la generación eléctrica, si no que se han tomado precauciones debido a la sequía que se registra como un anticipo al fenómeno climático El Niño.

¿Y CÓMO NACE ESTE NIÑO?

El fenómeno ocurre aproximadamente en el tiempo de Navidad en el Océano Pacífico, por la costa oeste del Suramérica. Su nombre oficial es Oscilación del Sur El Niño, o ENSO por su sigla en inglés.
Dicho síndrome, que ocurre desde hace 7 milenios aproximadamente, arranca en el Océano Pacífico tropical, cerca de Australia e Indonesia, alterándose con ello la presión atmosférica en zonas muy distantes entre sí.

En condiciones normales, también llamadas condiciones No-Niño, los vientos Alisios (que soplan de este a oeste) apilan una gran cantidad de agua y calor en la parte occidental de este océano. El nivel superficial del mar es, en consecuencia, aproximadamente medio metro más alto en Indonesia que frente a las costas del Perú y Ecuador. Además, la diferencia en la temperatura superficial del mar es de alrededor de 8ºC entre ambas zonas del Pacífico.

Las temperaturas frías se presentan en América del Sur por que suben las aguas profundas y producen agua rica en nutrientes que mantiene el ecosistema marino. En condiciones No-Niño las zonas relativamente húmedas y lluviosas se localizan al sureste asiático, mientras que en América del Sur es relativamente seco.

En cambio durante el fenómeno de El Niño los vientos alisios se debilitan o dejan de soplar, la máxima temperatura marina se desplaza hacia la Corriente de Perú que es relativamente fría y la mínima temperatura marina se desplaza hacia el Sureste Asiático. Esto provoca el aumento de la presión atmosférica en el sureste asiático y la disminución en América del Sur. Todo este cambio ocurre en un intervalo de seis meses, aproximadamente desde junio a noviembre. En Venezuela, El Niño podría estar haciendo de las suyas durante un período de 5 a 12 meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here