Aunque el agua es primordial para la vida de todo ser vivo, el uso que suele dársele no es, por lo general, el más correcto. Esto se atribuye a la falta de una cultura del ahorro o racionamiento de este recurso natural. De allí la necesidad de los expertos en hacer énfasis en la importancia de implementar campañas de concienciación –desde las escuelas-, y, para ello, qué mejor que el Día Mundial del Agua celebrado el 22 de marzo de cada año, a petición de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Si bien se trata de un tema sencillo, la desinformación y –en el mayor de los casos- falta de conciencia, se han convertido en detonantes del derroche de este recurso natural; ese que día tras día un grupo de expertos en la materia nos preocupamos por conseguir, con esfuerzo y tesón, pero desafortunadamente es desperdiciado en un abrir y cerrar de ojos. Y es que, no terminamos de entender que el agua también debemos cuidarla”.

Ingeniero Roddy González, jefe de distribución y recolección de la zona 4 Aragua de Hidrocentro
Ingeniero Roddy González
Parte de las consideraciones del Ingeniero Roddy González, jefe de distribución y recolección de la zona 4 Aragua de Hidrocentro, quien en su afán de hacer entender al colectivo en general sobre los problemas que ocasionaría la ausencia de agua potable aclara “en resumidas cuentas, sin este recurso natural moriríamos de sed”.

Un arma de doble filo

Explica que percibir el líquido por tubería –las 24 horas del día como es el deber ser- se ha convertido quizás en un “arma de doble filo” teniendo en cuenta que los usuarios y usuarias de este servicio dejan abiertos los grifos por tiempo prolongado sin tomar previsiones ante una posible falla en el servicio, con la aplicación de medidas básicas como: el almacenamiento de agua, al punto que, ni siquiera, disponen de baldes en sus hogares.

“En definitiva, estamos mal acostumbrados y no medimos las consecuencias de la ausencia del líquido potable que, en principio, se traduce en la disminución de la calidad de vida pues, para nadie es un secreto, la utilizamos para todas las actividades que realizamos como: la higiene personal, limpieza del hogar, el cuidado de las plantas, la vida de los animales y la nuestra. Sin ella no viviríamos, de manera que es hora de darle el uso correcto; sería además la verdadera lucha contra una posible sequía”.

Lucha contra la sequía debe librarse desde los hogares

Más allá de las labores que llevan a cabo los técnicos de compañías como la hidrológica, la verdadera lucha contra la sequedad se libra desde los hogares. Enfatiza el Ingeniero que la tarea es fácil y la clave está en actuar con responsabilidad: “el llamado es a cerrar las llaves de lavamanos, lavaplatos o duchas en aquellos momentos en que no se esté haciendo uso del agua”.

DATO DE INTERÉS

La instalación inadecuada de una bomba (directo al medidor) contribuye también con el despilfarro del agua según lo expresado por el Ingeniero Roddy González, quien explica “de esta manera se succiona agua directamente de la red y, así pues, la distribución no es equitativa”.

Al recalcar que “un segundo es primordial”, el entrevistado prosigue diciendo que el llamado es también a combatir las fugas del líquido en las tuberías e incluso pocetas con las que “se despilfarra, por lo menos, 3 mil litros de agua por día y, ni hablar de los auto-lavados clandestinos; La Mora –por ejemplo- es una zona de la ciudad de La Victoria en el municipio Ribas donde escasea el agua y reina la inconsciencia con el funcionamiento de unos 25 establecimientos de estos”.

Lamentando que los adultos “concientes” sean quienes más contribuyan con el desperdicio de tan importante recurso natural, el jefe de distribución y recolección de la zona 4 Aragua de Hidrocentro comenta “si bien nunca estará de más informar sobre la importancia del uso y desuso del agua, es hora de hacer énfasis desde la etapa inicial. Vamos a educar sobre este tema desde las escuelas, vamos a crear cultura ahorrativa desde la infancia”.

Sembrando cultura ahorrativa en la niñez

Al apostar a las charlas informativas y talleres educativos en las escuelas como una de las mejores herramientas para la creación de la cultura ahorrativa desde la niñez, el Ingeniero González considera oportuno abordar desde la etapa inicial, haciendo mención a las jornadas y proyectos que dentro de ese contexto se han puesto en marcha desde la gerencia de Hidrocentro para el eje este de la región”.

“Nuestro departamento de gestión comunitaria ha ampliado el trabajo educativo con la puesta en marcha de cursos en las escuelas, enseñando a los niños y niñas que cursan primer y segundo grado ¿cómo reparar una poceta o canillas? Sus planteles han sido además dotados de cajas contentivas de las herramientas esenciales para estas reparaciones, formando un grupo al que hemos denominado Los Plomeritos. Plomeritos que tenemos la certeza se han convertido en multiplicadores de la información en sus hogares y comunidades, al punto de convertirse en protagonistas de esta significativa tarea: el ahorro del agua potable”, finaliza Roddy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here