Los cambios significativos en las condiciones climáticas afectarán la seguridad alimentaria por medio de sus impactos sobre todos los componentes de los sistemas alimentarios mundial, nacional y local. Y pueden influir en diferentes Cambios como lo es: la adaptabilidad de la tierra para diferentes tipos de cultivos y pasturas, en la salud y productividad de los bosques, en la distribución, productividad y composición comunitaria de los recursos marinos, incidencia y vectores de diferentes tipos de plagas y enfermedades, Pérdida de la biodiversidad y del funcionamiento del ecosistema en los hábitats naturales, Cambios en la distribución de agua de buena calidad para los cultivos, el ganado y la producción pesquera continental, Pérdida de tierras arables debido a la creciente aridez y a la salinidad asociada, disminución del agua subterránea y aumento del nivel del mar, Cambios en las oportunidades para los medios de subsistencia, Cambios en los riesgos de la salud, migración interna e internacional.

Todos estos cambios nos llevan más allá, y nos obliga Adaptarnos Al Cambio Climático

La interrupción o el descenso del suministro mundial y local de alimentos debido al cambio climático puede evitarse con una irrigación y un manejo de cuencas más eficientes, variedades de cultivo mejoradas, mejoras en el cultivo de la tierra y el manejo agrícola y ganadero, mediante el desarrollo de variedades de cultivo y forrajes adaptados a las condiciones cambiantes del clima. Un uso eficaz de los datos climáticos y previsiones meteorológicas puede ayudar, a través de sistemas de alerta temprana, al análisis de los impactos del cambio climático en la producción agrícola y en toda la cadena alimentaria. Para ello el agua es clave, el aumento de la productividad gracias a la mejora en el manejo de los recursos hídricos agrícolas será fundamental para protegerse de la volatilidad anticipada de la producción dependiente del agua de lluvia. El manejo del riesgo de producción de cara a la creciente aridez y a la variabilidad de las precipitaciones requiere que los sistemas agrícolas, sean mucho más flexibles y adaptables en su planteamiento. El ajuste progresivo de los esquemas de irrigación a gran escala resultará fundamental para mantener y aumentar la producción en línea con la demanda, mientras la mejora de las prácticas locales de manejo de los recursos hídricos permitirá a los grupos vulnerables adaptar sus medios de vida. La Biodiversidad Agrícola será un importante elemento en el desarrollo de estrategias de producción para responder a los desafíos del cambio climático, aumentando la adaptación a condiciones medioambientales cambiantes y a las presiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here