Estado Islámico: El rostro del Islamofascismo (II)

El Estado Islámico está logrando éxitos sorprendentes en su conquista de territorios. Manejan enormes recursos financieros, y como pretenden convertirse en Estado, administran hospitales, escuelas, etc. Asimismo, el Estado Islámico hace un uso muy hábil de las redes sociales para difundir sus contenidos y captar seguidores.

Mahoma (con el rostro cubierto con un velo y ayudado por los ángeles) combatiendo en la batalla de Khaybar (629)

Califato Islámico. El 29 de junio de 2014, Abu Mohamed al-Adnani anunció al mundo la restauración del Califato Islámico, y nombró como Califa a Abu Bakr al-Baghdadi, un iraquí de 43 años, con doctorado en estudios islámicos por la Universidad de Bagdad y quien, según afirman, se convertía así en el jefe de los musulmanes en el mundo. La proclamación de este Califato generó críticas por parte del mundo musulmán, que considera al Califa Ibrahim como un hereje. Pero la proclamación del Califato también suscitó apoyos. Por ejemplo, el de la organización terrorista Boko Haram. Su líder, Abu Bakar Shekau, ha dicho que las acciones del Estado Islámico son un ejemplo para la actuación de su grupo en Nigeria. De hecho, recientemente, Boko Haram le ha jurado lealtad al Estado Islámico.

El Califato proclamado por el Estado Islámico está logrando un éxito enorme. Tiene la fuerza necesaria para ir creciendo económica, militar y políticamente. Es, nada menos, el grupo terrorista mejor equipado y más capaz del mundo. Para tener una idea de su poderío militar: Después de Israel, el Estado Islámico es la potencia militar más grande del Medio Oriente.
El Califato Islámico proclamado por ISIS tiene objetivos ambiciosos; en un lapso de cinco años aspira conquistar casi la totalidad de África, todo el Medio Oriente, y buena parte de Asia y Europa. El objetivo final está teñido de megalomanía: El establecimiento de un Califato Universal. Para lograrlo, ISIS se propone establecer Califatos Territoriales que permitan ir ganando cada vez más espacios. Cada Califato Territorial supone la existencia de ejércitos de combatientes que a su vez irán conquistando más territorios. Una idea delirante -que recuerda al Tercer Reich que duraría mil años- pero que está ocasionando mucho sufrimiento entre civiles inocentes.

Ataques de ISIS durante el último año. Asesinatos en masa de cristianos y musulmanes por igual, decapitaciones, crucifixiones, violaciones. Y algunas de estas atrocidades incluyen a un soldado jordano al que encerraron en una jaula y quemaron vivo; o los niños que han sido enterrados con vida; o aquellos adolescentes que fueron ejecutados por mirar un partido de fútbol en TV; o los homosexuales que han sido arrojados desde lo alto de un edificio, acusados de sodomía; o los niños con problemas mentales que han sido utilizados como kamikazes. Y nada de esto es un invento de la prensa occidental: Los vídeos de todas estas atrocidades han sido publicados por el propio Estado Islámico en internet. La vesania de ISIS no parece tener precedentes, y quizá haya que remontarse a los jemeres rojos en Camboya, o incluso a los nazis, para encontrar un tipo de violencia comparable.

El impacto de estos crímenes contra la humanidad ha sido enorme: Estas atrocidades han sido condenadas por líderes mundiales que van, desde jefes de Estado hasta líderes religiosos –incluidos los del Islam- y, aunque cueste creerlo, hasta el mismísimo grupo terrorista Al Qaeda ha criticado los métodos utilizados por el Estado Islámico. Aunque no se necesita ser muy suspicaz para comprender que estas críticas de Al Qaeda están en el marco de la disputa que tiene esta organización con el Estado Islámico por el liderazgo del yihadismo global.

ISIS. Fuentes de financiamiento. Con ingresos de 2.000 millones de dólares anuales, el Estado Islámico es la organización terrorista más rica del mundo. Y se trata de un primer lugar absoluto pues en el segundo puesto se halla Hamas con “apenas” 1.000 millones de dólares. Veamos las fuentes de financiamiento:

Donaciones. Aunque oficialmente no hay constancia, la fuente de financiamiento más controversial del Estado Islámico proviene de países como Arabia Saudita, Qatar, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos. Estos países financian al Estado Islámico en su lucha contra el presidente sirio Bashar al Assad. Secuestros. El secuestro de ciudadanos occidentales es la principal fuente de financiamiento, lo que ronda el 20% de su presupuesto. El rescate de un secuestrado ronda el millón de dólares, pese a que por los dos periodistas japoneses, ISIS pedía un rescate de 200 millones de dólares.

Robos y asaltos. El asalto de bancos y comercios ubicados en los territorios que conquistan forma parte de la actividad diaria de ISIS. Su mayor éxito fue la conquista de Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, y que representó para ISIS la apropiación de 1.500 millones de dólares. Además, el Estado Islámico se ha hecho de un importante material militar que, según analistas, puede ser utilizado para el combate, o lo que es más probable, para vender en el mercado negro. Solo por ventas de material militar el Estado Islámico habría logrado embolsarse mil millones.

Venta de energía. Otros señalan la venta de petróleo, electricidad y gasolina como su principal fuente de ingresos. ISIS estaría vendiendo petróleo a algunos gobiernos y a empresarios que, a su vez, lo revenden en el mercado negro. Y al parecer, gobiernos europeos estarían adquiriendo este petróleo. Se dice que el Estado Islámico estaría vendiendo petróleo a un precio entre los 25 y 60 dólares por barril. Se dice que por venta de petróleo, ISIS obtiene un millón de dólares diarios. Este petróleo proviene, principalmente, del este de Siria.

Impuestos. El Estado Islámico cobra un impuesto a los cristianos ubicados en las zonas bajo su control para poder seguir viviendo. Aquí funciona la maquinaria del miedo. Cuando ISIS realiza decapitaciones, exhibe las cabezas de sus víctimas en lugares públicos como forma de sembrar el terror entre la población. Solamente en Mosul, el Estado Islámico obtiene 8 millones de dólares en impuestos por mes.

Venta de Alimentos. El Estado Islámico tiene el control de las fábricas y almacenes de alimentos en Irak. Los alimentos son vendidos a la población a un precio más bajo que lo habitual, lo que reporta ingresos y mejora la imagen de ISIS. No hay que olvidar que ISIS tiene pretensiones de convertirse en Estado, y por ello posee escuelas, hospitales e incluso realiza subsidios.

El Estado Islámico tiene una creciente necesidad de ingresos por una razón: Necesita pagar un buen salario a sus combatientes y mantenerlos bien equipados. Esto con el objetivo de tenerlos con la moral en alto y motivados.

Imagen de la cuenta Twitter de Newseek hackeada por el Estado Islámico

Estado Islámico 2.0: El Estado Islámico ha encontrado en internet un poderoso instrumento de propaganda. A través de la red de redes pueden difundir todo tipo de contenidos, sin censura y llegar a todo el mundo. No solo difunden sus objetivos y videos, también utilizan las redes sociales como herramienta de captación de seguidores en el Primer Mundo. Y no hay red social que no utilicen: Facebook, Twitter, YouTube, Tumblr, Flickr, Soundcloud e Instagram. También utilizaron la aplicación móvil Whatsapp, pero ante la posibilidad de que la NSA interceptara las comunicaciones por esa vía, migraron hacia Kik.com. Incluso tuvieron una aplicación móvil en Google Play: “The Dawn of Glad Tidings” Gracias a estas herramientas, el Estado Islámico difunde enlaces, fotos, videos, hashtags, etc.

Luego del video de la decapitación del periodista James Foley, difundido por internet, las principales redes sociales han intensificado la identificación de estas cuentas para ser canceladas. Pero no parece servir de mucho, porque siempre encuentran otra red social donde difundir sus contenidos.

Captación de seguidores. El Estado Islámico ha hecho uso de webs como ask.fm, donde unos hacen preguntas y otros responden. A través de esta plataforma, el Estado Islámico identifica y recluta jóvenes en el Primer Mundo. A través de esta web, ISIS responde preguntas acerca de la Yihad, armas, combates, cómo viajar a Siria, etc. Y todo esto lo puede hacer el Estado Islámico desde Mosul, Londres o París. Porque el Estado Islámico, gracias a internet, está captando cada vez más seguidores en cualquier lugar del mundo.

Esto supone otro frente de batalla en la lucha contra el Estado Islámico. Por una parte, los combates militares y por otro el combate en las redes sociales. Esto representa un desafío. Basta con pensar en lo siguiente: Millones de datos circulan por internet cada segundo. Millones de personas conectadas. Y luego está el problema de los jóvenes como población vulnerable. Los jóvenes tienen inquietudes, se pueden plantear temas como la justicia y lo mal que va el mundo. Allí el Estado Islámico ofrece una propuesta para combatir las cosas que están mal. Ofrecen una valerosa carrera como yihadista, y así la yihad gana a un nuevo combatiente para su causa. Eso es exactamente lo que está pasando. De hecho, ya se cuentan por miles el número de jóvenes europeos, hombres y mujeres, que han viajado a Siria para integrarse a las milicias del Estado Islámico.

Células yihadistas. Y desde luego, están las células yihadistas que operan en Europa y, se cree, podrían operar también en Estados Unidos. Trabajan en labores de reclutamiento y adoctrinamiento. Y, por supuesto, en preparar atentados terroristas en territorio europeo. Se han desmantelado células yihadistas en España, Grecia, Bélgica, Francia, etc. Quien ingresa como miembro de una célula es sometido a un proceso de socialización o asimilación a la organización, propio de una secta: el aspirante es sometido a un aislamiento físico o psicológico, recibe un adoctrinamiento intenso y se utilizan técnicas para controlar el pensamiento del adepto.

Lobos solitarios. Los lobos solitarios son individuos que perpetran atentados terroristas de manera individual, sin pertenecer a una organización terrorista. Pese a esta tipología, el Estado Islámico ha hecho llamados a los lobos solitarios exhortándolos a actuar en territorio europeo y estadounidense. Debido a que actúan en solitario, es muy difícil su identificación. Los lobos solitarios están siendo captados por las redes yihadistas en países occidentales. Al parecer, es la nueva forma de actuar del terrorismo islámico en Occidente; las células yihadistas podrían estar mutando hacia esta modalidad.

Sin comentarios

Leave a Reply