Estado Islámico: El rostro del Islamofascismo (I)

Doctrina y fuentes del Islam. El Corán. El libro sagrado del Islam se divide en 114 capítulos o suras. Los estudiosos han dividido los suras en dos grandes categorías. Aquellos que fueron revelados a Mahoma durante su estancia en La Meca y los que fueron revelados en Medina. En los suras pertenecientes a la etapa de La Meca, Mahoma plantea algunas ideas pacíficas; una de ellas directamente vinculada con la tolerancia religiosa: La religión es un acto voluntario y no se puede forzar a otras personas a adoptar al Islam como religión.

Peregrinos musulmanes durante la caminata alrededor de la Gran Mezquita en La Meca

Pero luego Mahoma se vio forzado a huir a Medina y allí cambió esta concepción pacífica de la religión. En Medina, Mahoma se convierte en el líder de un gran ejército, gana varios adeptos para su causa y conquista territorios a través de la fuerza. A partir de aquí, los suras se vuelven virulentos e intolerantes hacia quienes no practican el Islam.

Esto supone, desde luego, una enorme contradicción, puesto que el creyente no puede ser pacífico e intolerante a un mismo tiempo ¿Cómo resolver esto? El propio Mahoma dio la respuesta: Si se hallan dos pasajes que están en contradicción, hay que determinar cuál de los dos es más reciente y tomarlo como válido, pues este pasaje anula al más antiguo. En otras palabras, las leyes más recientes anulan a las más antiguas. Esto se conoce como el principio de abrogación.

Sunnah. La Sunnah constituye el conjunto de dichos y hechos del Profeta Mahoma. En otras palabras, es el relato de la vida de Mahoma. La Sunnah se divide en Hadiz, que son los testimonios de sus seguidores, de quienes conocieron a Mahoma. Algo similar a los evangelios sinópticos de la Biblia: Los libros de Mateo, Marcos y Lucas. Y por otro lado está el Sira, que cuenta la vida de Mahoma. La Sunnah detalla las generalidades que aparecen en el Corán. Acciones como rezar, ayunar y peregrinar aparecen en el Corán, pero no explica en detalle cómo se debe realizar. La Sunnah explica detalladamente cómo realizar cada una de estas acciones. La Sunnah es, entonces, un complemento al libro del Corán.

Ley de la Sharía. La Sharía se nutre del Corán y de la Sunnah. Es la ley que rige al mundo islámico, no solo en el ámbito religioso, sino también el civil. Aunque resulte una verdad incómoda, hay que decirlo: Las Sharía es totalitaria. Pretende reglamentar la vida de las personas en todos sus ámbitos. Aunque en su defensa hay que decir que no es un código rígido, y su aplicación varía de acuerdo al país y al pensamiento jurídico por el que se rigen. Pero la Sharía, aplicada a rajatabla, es totalitaria.

¿Por qué hay razones para pensar esto? Primero, por lo que ya se ha dicho: Pretende reglamentar prácticamente cada uno de los aspectos de la vida de las personas, por ejemplo la higiene, el sexo, la ropa que la gene debe llevar, etc., y segundo, y aquí está lo más grave, la Sharía debe ser cumplida, incluso por la fuerza. En su versión más extrema, la Sharía contempla la existencia de los mutawiyin, que es, nada menos, la policía religiosa encargada de vigilar que la población cumpla con la ley islámica. Aunque, estrictamente hablando, no es una policía tal y como la entendemos en Occidente, puesto que no llevan uniforme ni reciben salario. Esta milicia existe en Arabia Saudita y su nombre posee tintes orwellianos: Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio. Son alrededor de 3.500 miembros, muchos voluntarios, que patrullan las calles para velar el cumplimiento de las normas. Por ejemplo, si una mujer sale a la calle y por accidente deja ver una parte de la pierna o el rostro, el mutawiyin podrá insultarla, e incluso golpearla. Si un hombre y una mujer que no son familia se reúnen en lugares públicos, los policías los detendrán, insultarán a la mujer y golpearán al hombre. Y así por el estilo.

Desde luego, aquí no se está afirmando que esto ocurra en todos los países de tradición islámica. Lo anterior es un ejemplo de la aplicación radical de la Sharía. En países musulmanes como Turquía o Kazajstán, la religión no tiene influencia en los asuntos de Estado. Aunque hay malas noticias desde Turquía: Durante más de una década en el poder, Erdogan ha ido islamizando al país.

Si en los párrafos anteriores se ha resaltado el carácter extremista de la Sharía, es por una sencilla razón: Ése es el tipo de sociedad que el Estado Islámico quiere imponer a sangre y fuego.

La Yihad o Guerra Santa. Yihadismo. Se trata de uno de los conceptos más polémicos del Islam. Yihad significa “esfuerzo” y se refiere a los realizados por el creyente en el camino hacia Alá. Uno de ellos es el autoperfeccionamiento, y consiste en la lucha interior contra las tendencias negativas para lograr ser mejor ante los ojos de Alá. El otro “esfuerzo” es el que genera conflictos, pues se trata de un esfuerzo militar contra quienes no profesan la religión musulmana. Este “esfuerzo” ocurre cuando se trata de defender territorio musulmán de ataques enemigos, o al momento de imponer el Islam en un territorio que se niega a adoptarlo de manera pacífica. Y finalmente, está la yihad contra los musulmanes, para obligarlos a cambiar de actitud, al considerar que no actúan de modo correcto.

Los musulmanes que defienden al Islam como una religión de paz consideran la yihad en el primer sentido, es decir como una lucha espiritual que ocurre en el fuero interno del creyente. No es, de ninguna manera, una idea que luzca peligrosa. El problema está en la segunda acepción de la yihad, adoptada por los grupos terroristas islámicos y que sirve de excusa para asesinar y perpetrar las mayores atrocidades. Es esta concepción de Yihad, o Guerra Santa, la que utilizan Isis y otros grupos terroristas islámicos y que genera tanto dolor y sufrimiento.

El problema con este concepto es que no se trata de una invención de los grupos terroristas. Aunque resulte incómodo decirlo, el Corán y los Hadices (Sunnah) predican la guerra santa y prometen el Yanna (Paraíso) a sus combatientes. Estos libros sagrados describen al cielo como un lugar compuesto de siete niveles, y el más alto, el séptimo, es el lugar reservado para los profetas y mártires (yihadistas) Según lo describen, el Yanna es un lugar lleno de placeres, sin dolor, sin sufrimiento, un lugar donde pueden satisfacer todos sus deseos. Por ello, no es extraño tener noticias de prisioneros yihadistas que imploran la muerte para poder ir al Paraíso.

Jariyismo. Como en todo gran movimiento -en este caso, religioso- el Islam ha tenido a lo largo de los siglos, corrientes en su interior. Los musulmanes han estado divididos en tres corrientes: Los Sunitas, los Shiítas y los Jariyitas. Cada una de ellas generó su propia doctrina, y la de los jariyitas, surgidos apenas 25 años después de la muerte de Mahoma, es la más violenta, fanática y extremista del Islam. Pertenece al grupo de creyentes que aspiran a mantener las tradiciones de La Meca al precio que sea. Se trata de una corriente que muestra una intransigencia total hacia los infieles y los malos musulmanes.
Esta corriente es muy violenta, y basta con observar algunas de sus creencias. Está el Takfir, que significa infiel, y se refiere a la reducción de un musulmán a la categoría de infiel, apóstata, o traidor a su religión y cuyo único castigo posible es la muerte. Luego está la secta de los Najadatas, que defiende, igual que los takfiríes el uso de la “violencia purificadora”. Otro concepto que revela el carácter violento de los jariyitas es el de Istirad, que es, nada menos, que los asesinatos en masa de civiles, incluyendo mujeres y niños, que no sigan los mandatos de la fe islámica al pie de la letra. Estas formas de violencia han sido utilizadas -y están siendo utilizadas- por el grupo terrorista Estado Islámico, Al Qaeda y otros grupos fundamentalistas, pese a que el EI es de origen sunita.

ISIS. Origen. Diferencia ISIS-Al Qaeda. El Estado Islámico, también conocido como ISIS (siglas de Islamic State of Iraq and Syria) es un organización terrorista nacida en el año 2004. Surge como reacción a la ocupación norteamericana en Iraq, y aunque inicialmente formaba parte de Al Qaeda -de hecho, se le conocía como Al Qaeda en Irak- se separa de esta organización, de carácter internacional, y se produce lo que han dado en llamar la iraquización del Estado Islámico. Pese a la ruptura con Al Qaeda, el Estado Islámico ha seguido las líneas originalmente trazadas para Al Qaeda en Irak: Primero, expulsar a las tropas norteamericanas de Irak. Segundo, establecer un Califato. Tercero, extender la guerra hacia los vecinos, y cuarto lograr implicarse en el conflicto árabe-israelí. Una diferencia fundamental entre Al Qaeda y el Estado Islámico es que mientras el primero tiene como objetivo de sus ataques a Occidente, al que considera responsable de todos los males que aquejan a los naciones musulmanas, el segundo busca purgar al mundo musulmán de las minorías a través de asesinatos en masa. Los analistas coinciden en que Al Qaeda y el Estado Islámico pugnan por la hegemonía del yihadismo global.

En agosto de 2011 comienza la regionalización del Estado Islámico, que aprovecha la coyuntura de la guerra civil en Siria para expandirse. En 2013 proclaman el Estado Islámico de Irak y el Levante, y han instituido la ley de la Sharía en los territorios que se encuentran bajo su dominio. Desde entonces, están ampliamente documentadas las torturas y ejecuciones sumarias perpetradas por el Estado Islámico. En su proceso de expansión, la violencia extrema del EI ha sido utilizada en contra de chiitas, sunitas, asirios, caldeos, yazidíes o drusos por igual. El objetivo de las decapitaciones, crucifixiones y asesinatos en masa es sembrar el terror, intimidar a la población, para que nadie oponga resistencia a sus objetivos.

No existen cifras exactas acerca del número de militantes: Según EE.UU., el Estado Islámico tiene alrededor de 15 mil milicianos. Otras versiones indican que el Estado Islámico tiene entre 30 mil y 50 mil combatientes. Otros estudios indican que el 30% de los milicianos se encuentran allí por convicción y el resto por coerción. De esa cifra, se estima que alrededor de 12 mil son extranjeros y de ellos, 2.500 provienen de países occidentales.

Sin comentarios

Leave a Reply