Constitución de la República de Abjasia consagró nuestra independencia

Aunque salvando las distancias, para la República de Abjasia, así como lo fue para Venezuela en 1999, la aprobación de su Constitución Nacional en 1994, marcó un antes y un después en las reivindicaciones de los derechos de todos sus ciudadanos, entre estos el más importante: el derecho a la independencia y la liberación.

Abjasia es una nación ubicada en la vertiente suroccidental de la cordillera del Cáucaso, a orillas del Mar Negro, su capital es Sujum. Esta república cuenta con una historia de más de 3 mil años de antigüedad y hoy es, junto con Rusia y Bielorrusia, uno de los tres países de la ex Unión Soviética en mantener una embajada en Caracas.

Este 26 de noviembre de 2015, se celebró en Abjasia el 21 aniversario de la aprobación de su Constitución y, a propósito de esta importante fecha, El Semanario conversó en exclusiva con el embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Abjasia en Venezuela, Zaur Gvadzhava, quien de entrada rescató la importancia de la Carta Magna, porque marcó el derecho de la nación a convertirse en un Estado propio, luego de que Georgia le declarara la guerra en 1992.

“El aniversario de la Constitución es celebrado como una de las fiestas nacionales más importantes del país, es un día no laborable… el pueblo de Abjasia ejerciendo su derecho a la autodeterminación, buscando promover el bienestar general, las libertades y la paz civil, proclamó y habilitó solemnemente la ley fundamental que rige los destinos de la nación”, refirió el embajador.

Recordando un poco de historia, el embajador Zaur Gvadzhava informó que la aprobación de la Constitución fue precedida por acontecimientos muy importantes como el Movimiento de Liberación Nacional, proclamado en los años 90 y a través del cual el pueblo de Abjasia reclamó públicamente su derecho a un Estado propio.

La República de Abjasia tiene fronteras con Rusia y Georgia; como república autónoma formaba parte de la Unión Soviética (URSS) y mantenía raíces socialistas.

Sin embargo, tras la disolución de la URSS, Abjasia declaró su independencia y convocó a referéndum para decidir su futuro, sin ser parte de Georgia. Pero Georgia ignoró el resultado del referéndum del 17 de marzo de 1991 e intentó someter a Abjasia por la fuerza, declarándole la guerra en 1992. En la actualidad Georgia aún mantiene un reclamo territorial sobre Abjasia.

Bondades de la Constitución de Abjasia

La aprobación de la Constitución, el 26 de noviembre de 1994, por el Consejo Supremo de la República de Abjasia, marcó la proclamación de un Estado soberano, y democrático. Además, prosiguió el embajador Zaur, ese mismo día los miembros del órgano supremo legislativo eligieron al primer Presidente: Vladislav Ardzinba. Años más tarde, en octubre de 1999, el Parlamento aprobó la Ley de Independencia del Estado de la República de Abjasia.

“Hoy en día, los 7 capítulos de la Constitución de la República de Abjasia están en acción; el idioma ruso junto con el idioma de Abjasia son reconocidos como los idiomas oficiales y queda claro que el territorio de nuestra república es indivisible, inviolable e inalienable”, destacó el representante diplomático.

Relaciones con el mundo

Rusia, el vecino más grande de Abjasia y, a la vez, su aliado más fuerte, fue el primer país en reconocer oficialmente su independencia, estableciendo relaciones comerciales con esta nación en 2008.

Luego de Rusia, los primeros estados miembros de la ONU en reconocer la independencia de Abjasia fueron Nicaragua, Venezuela y Nauru. Hoy por hoy, las Embajadas de Abjasia en el mundo y el Ministerio de Relaciones Exteriores trabajan conjuntamente para establecer relaciones bilaterales con más países y conseguir nuevos socios internacionales.

Con Venezuela la República de Abjasia ha profundizado los lazos de amistad a través de la firma de varios acuerdos de cooperación que sentaron sólidas bases para las relaciones jurídicas mutuas y, asimismo, se espera próximamente la firma del Memorándum para la Cooperación en el área del deporte entre el Comité Estatal de la República de Abjasia para la Juventud y el Ministerio para el Deporte de Venezuela.

Igualmente funciona el Grupo Parlamentario de Amistad entre Venezuela y Abjasia como un mecanismo efectivo para dinamizar las agendas de cooperación.

Ya para finalizar, el embajador Zaur Gvadzhava insistió en que pese a la fuerte presión internacional, el aislamiento y el bloqueo económico, Abjasia está restaurando gradualmente su economía que, hoy por hoy, se basa en la agricultura y el turismo, destacando en esta última área la visita de más de dos millones de visitantes cada año a sus playas, las montañas con nieve todo el año y las múltiples bellezas naturales que tiene esta nación.

Sin comentarios

Leave a Reply