Política exterior y nueva AN: ¿Hacia dónde vamos?

0
141

INTERNACIONAL

El último trimestre del año ha jugado un papel trascendental en lo que respecta a los profundos cambios que le ha tocado vivir a la América del Sur, hemos visto recientemente una victoria de la derecha en Argentina, un Brasil con Dilma Rousseff a las puertas de un juicio político y ahora Venezuela con un avasallante triunfo de la oposición en la Asamblea Nacional.

¿Qué hará esta oposición con su juguete nuevo?, ¿Hacia qué lado de la geopolítica internacional mirará el nuevo parlamento?

“Profunda reflexión”, ha sido la frase que se ha escuchado desde las fuerzas revolucionarias y, en este sentido, se observan análisis de lo que podrá o no hacer esta nueva Asamblea, sin embargo, existen áreas en las que también ésta tendrá una injerencia importantísima y que no ha sido tan debatida hasta el momento: la política exterior.

Vale la pena detenerse a pensar cómo reaccionarán los nuevos diputados en las decisiones que respectan a organismos internacionales que, hasta el momento, se constituyeron en aliados de la revolución, algunos erigidos gracias al hoy indiscutible liderazgo de Hugo Chávez y otros a los que este líder les terminó de dar el empujón que necesitaban para convertirse en verdaderos ejes de integración latinoamericana.

Sabrán entonces que nos referimos a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), además de alianzas energéticas de gran relevancia como las que tiene actualmente Venezuela con Petrocaribe.

Conversamos con el periodista y analista internacional Marcel Roo, quien nos explicó que la oposición podría mover las fichas que considere necesarias “para afinar la incorporación de Venezuela a la Alianza del Pacífico, suscrita por gobiernos pro imperialistas”.

“Se ha asomado una especie de sondeo entre los gobiernos de Chile y Perú para tratar de incorporar a Mercosur a la Alianza del Pacífico, porque no pueden impedir que Venezuela salga de este bloque, de manera que girarán las agujas para que sea Mercosur el que se integre a dicha alianza que va en contra de organizaciones integracionistas como Alba, Unasur, Celac, etc.”, dijo el especialista.

En este sentido precisó que estos objetivos se podrán lograr estableciendo acuerdos con congresos que anteriormente ejercían acciones injerencistas y apoyaban la desestabilización del país.

“El nuevo Parlamento tendrá carta blanca para una serie de cosas, y en el área internacional no solo tendrán el control de la Comisión de Política Exterior, sino que, además, buscarán el fortalecimiento de las relaciones interparlamentarias de congresos adversos al proceso bolivariano”, agregó.

Por su fuera poco, Petrosur se vería en tela de juicio, ya que los países que lo integran tendrían que cancelar el petróleo a precio de mercado internacional, con las consecuencias económicas que esto acarrearía para estas naciones.

Por su parte, el analista internacional Marcelo Colussi también opina que “quizás todo esto (las derrotas electorales en Venezuela y en Argentina) pueda traer un retroceso en el Alba, Unasur, mayor injerencia estadounidense en la región (…) esta puede servir para ver con claridad que los procesos tibios, a medias, las propuestas de ‘capitalismo con rostro humano’ a la población de a pie no le sirven de mucho”.

“Se trata de procesos de aparente transformación social, pero que no transforman nada, basados finalmente en la dádiva, en el populismo clientelar, no son buena escuela para la izquierda”, consideró Colussi en un artículo divulgado en la web.

Inclusive, si queremos ir más allá del impacto de esta victoria de la oposición en la región, también el Parlamento tendrá espacio para someter a referéndum tratados internacionales que ha criticado como el convenio China-Venezuela, la ya mencionada alianza energética Petrocaribe y revisar el tema presupuestario de la compra de armamento a Rusia.

“Las comisiones de Defensa y de Política Exterior de la nueva Asamblea Nacional van a examinar los presupuestos de compras de armas y someterán a revisión y control el proyecto de 480 millones de dólares para comprar nuevos Sukhoi”, considera Víctor Mijares, investigador del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales (GIGA) y profesor de Política Internacional de la Universidad Simón Bolívar.

En recientes declaraciones Mijares comentó que “el Parlamento, sin perjuicio de las potestades del Ejecutivo, puede también examinar las definiciones del Estado venezolano en cuanto a amenazas potenciales y el armamento que corresponde para enfrentarlas”.

En definitiva, el especialista en temas internacionales Marcel Roo concluye que la nueva Asamblea “se convertirá en una especie de zona de conflicto” entre el poder ejecutivo y el legislativo, que podría traer graves consecuencias para la estabilidad del país.

Sostiene que el Primer Mandatario Nicolás Maduro deberá imponer su investidura presidencial, con los poderes que ampara la Constitución, para evitar un desfase del Parlamento que le impida desarrollar sus objetivos de gobierno y alianzas estratégicas que fortalezcan la integración latinoamericana y caribeña.

Piedra de tranca

El analista Marcel Roo explicó que el parlamento se convertirá en una zona de conflicto contra el proceso integracionista: “Tal vez no puedan incorporar a Venezuela a la Alianza del Pacífico, pero sí de ir en contra de lo que aluda a los procesos integracionistas. Los viajes con este propósito pueden ser negados”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here