El petróleo y su impredecible futuro

0
142

Tras el dramático descenso de los precios del petróleo, son muchos los expertos en la materia que se atreven a predecir un pronto inicio de una tendencia contraria, argumentando que los bajos costos ocasionarían una producción poco rentable, originando una nueva etapa de alza para este 2016.

Aunque la tesis parece convincente, otros sectores alertan que se olvida un detalle lo suficientemente relevante como para derrumbar esta posibilidad durante 2016: En la mayoría de estos países, el petróleo constituye hasta más del 90 por ciento de las exportaciones. De este modo, por muy bajos que sean los precios, ninguno de los principales países productores comenzará a reducir la producción, ya que es mejor obtener ingresos bajos que no obtener ninguno y perder presencia en los mercados.

Qué esperar de los actores

Según artículos divulgados por la agencia de noticias RT, el escenario de este año nos lleva a tener presente la recesión de la economía de China, uno de los principales consumidores de crudo del mundo, hecho que impacta en el descenso de la demanda.

La negativa de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a reducir su cuota de producción del crudo, pese al desplome de los precios, bajo la presión de Arabia Saudita, es otro de los factores clave que explican el estado actual del sector.

No obstante, a finales de 2015 comenzaron a llegar noticias sobre los problemas que empieza a sufrir Arabia Saudita, con un déficit récord equivalente a un 15% del Producto Interno Bruto (PIB) y la gasolina el doble de cara.

Algunos expertos opinan que la razón de la contumacia de Arabia Saudita a la hora de negarse a reducir la producción es su voluntad de llevar a la ruina a la industria petrolera de EE.UU., que en los años precedentes gozó de un crecimiento explosivo, fruto del fracking, técnica criticada por el terrible daño que causa al medio ambiente.

Por su parte, Venezuela continuaría siendo uno de los más afectados e intentaría promover nuevos encuentros con otros miembros de la OPEP.

EL dato

Mientras que a las 10 compañías petroleras más caras del mundo, entre las que están ExxonMobil, PetroChina, Chevron etc., les corresponde tan solo un 14 por ciento de la producción petrolera mundial, el resto del mercado pertenece a compañías bajo el control estatal directo o indirecto. Entre las diez compañías de reservas más grandes no hay ninguna que no pertenezca a los gobiernos, precisa el portal de noticias Sion.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here