Como comentamos en nuestra columna hace algunas semanas, el transmitir datos e información mediante nuestros dispositivos móviles a través de redes inalámbricas implica ciertos riesgos, las redes Wi-Fi no escapan a estos peligros y está en nosotros el tomar algunas medidas para disminuir las posibilidades de ser afectados por un posible “ataque cibernético”.

En materia de seguridad existe gran cantidad de soluciones que abarcan desde entornos corporativos y empresariales, hasta redes personales mucho más pequeñas. En esta oportunidad les brindamos algunas recomendaciones que podemos aplicar en nuestros hogares.

Tecnologia articulo

En casa comúnmente disponemos de un “Router Inalámbrico”, el cual se encarga de intermediar entre los dispositivos conectados en nuestra red local (LAN) y nuestro enlace hacia internet contratado con algún proveedor. En esta intermediación, además proveernos la señal inalámbrica, el router define el mejor camino para enviar los datos a través de la red. En la configuración que hagamos de este dispositivo debemos tomar en cuenta al menos los siguientes 4 elementos:

1.- Habilitar encriptación WPA2 con contraseña segura: si esta soportado por nuestro router debemos habilitar seguridad WPA2-PSK por ser la más robusta, WPA y WEP presentan vulnerabilidades ya conocidas por posibles atacantes. Una contraseña segura es aquella que contiene caracteres alfanuméricos y símbolos de teclado, pero si utilizamos además variaciones de letras en mayúsculas y minúsculas, nuestra contraseña será mucho más efectiva.

2.- Cambiar el SSID por defecto: el SSID Service Set IDentifier no es más que el nombre de la red inalámbrica, de manera predeterminada incluye el nombre del fabricante, información que también puede ser muy útil para los intrusos. Se recomienda que no contenga información personal como nombres y apellidos.

3.- Cambiar usuario y contraseña de fábrica para acceder al router: esta es la contraseña que se utiliza para configurar el router, en gran cantidad de equipos se utiliza como usuario “admin” y como contraseña “admin”, debemos obligatoriamente cambiar ambas opciones si nos lo permite la configuración. También podemos habilitar la opción de no permitir acceso al router de manera inalámbrica sino solamente mediante un cable conectado directamente a este.

4.- Cambiar dirección IP de red LAN predeterminada: normalmente los equipos tienen configurado la dirección de red 192.168.0.0 o la 192.168.1.0, se recomienda cambiar el tercer grupo de números a un digito que este entre el número 2 y el 254. Ejemplo: 192.168.254.0.
Si aplicamos estas recomendaciones tendremos una red mucho más segura y no le facilitaremos el trabajo a aquellos que simplemente quieran “robarse nuestro WI-FI” para tener internet, o a los intrusos que pretendan acceder a nuestra información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here