Uno de los grandes momentos políticos previstos para el próximo año será el de la elección de la nueva Asamblea Nacional, toda vez que gobierno y oposición medirán fuerzas en el marco del segundo año de mandato del Presidente Nicolás Maduro y bajo una coyuntura nacional altamente afectada por la situación económica. El control del parlamento reviste carácter estratégico de cara no solo a la gestión de gobierno, sino a las próximas elecciones regionales y presidenciales.

Gobierno y oposición tienen muy claro la importancia de la elección, por lo que han iniciado con anticipación su preparación para el proceso electoral, el cual aún no tiene fecha de realización. A continuación presentamos los grandes retos que tendrán ambos sectores.

Asamblea tratada

Legitimidad del Poder Electoral

Oposición: creer o no creer en el CNE

El primer gran reto a enfrentar para las elecciones parlamentarias es el de la legitimidad del Consejo Nacional Electoral. La oposición desde hace tiempo ha tenido una estrategia contradictoria al respecto, por una parte denuncia parcialidad a favor del gobierno de parte de los Rectores que dirigen el poder electoral, han efectuado férreas campañas de descredito personal e institucional, pero las pruebas que sostienen no logran demostrar fraude técnico de los procesos de elección. Además, participar en una votación anticipando a sus seguidores que habrá fraude, debilita la convicción de victoria de sus seguidores. En tal sentido “creer o no creer en el CNE” es el dilema de la oposición una vez más. La renovación de los Rectores del CNE que está próxima a concretarse en la Asamblea Nacional puede ser determinante en la estrategia a asumir, aunque esta selección no depende solo de la bancada opositora.

Gobierno Nacional: defensa institucional del CNE

Para el gobierno nacional la defensa del CNE se ha convertido en estandarte de lucha institucional a nivel nacional e internacional, pero también de lucha partidista, incluso efectuando marchas del PSUV y el Polo Patriótico en defensa de sus autoridades, lo que provoca mayor desconfianza. Generar confianza en el voto como proceso transparente y respetado será el gran reto. El problema aquí es la casi inexistente separación entre el poder ejecutivo y el poder electoral. La elección de los Rectores supone una valiosa oportunidad para mejorar la imagen y construir un nuevo piso de legitimidad que redunde en mayor confianza en el voto.

Para algunos opositores el gobierno intervendría abiertamente en el CNE buscando desanimar la participación opositora.

Candidatos: ¿Cómo escoger y garantizar unidad?

Oposición: ¿Escogen las cúpulas o las bases?

La MUD nuevamente se enfrenta al proceso de selección de candidatos con diferentes propuestas sobre la mesa. Escoger a dedo, cuotas por partido y elecciones de base, se asoman como las propuestas para seleccionar los candidatos a la Asamblea Nacional. Por ahora realizar elecciones de base parece lejano, la falta de presupuesto sería una de las limitantes, aunque la posibilidad de que ocurra una escaza participación de votantes y se generen mayores divisiones con los resultados, pareciera ser la piedra de tranca. El mal momento que vive la economía nacional agudizada con alta inflación y escasez en muchos rubros, pareciera ser suficiente para que la oposición capitalice políticamente el descontento general, sin embargo, la división interna amenaza seriamente lograr la victoria, por ello de la forma como se elijan los candidatos dependerá en buena medida la participación de su militancia.

Gobierno Nacional: ¿Candidatos del PSUV o del Polo Patriótico?

Por su parte, el gobierno nacional inició, fiel a su estilo, un proceso de renovación de autoridades de base del PSUV y anuncia que así serán escogidos sus candidatos. Las elecciones internas, más allá de afianzar divisiones, han servido al partido de gobierno para decantar, a través de la participación de sus militantes, el proceso de selección de candidatos. El rol que jugará el resto de los partidos del Polo Patriótico será el problema a resolver, ya en el pasado reciente el gobierno nacional perdió algunas alcaldías a causa de las divisiones que partidos como el PCV sostuvieron al mantener sus candidatos. Por ello, garantizar que el Polo Patriótico vaya como tal, es la gran urgencia del gobierno para esta elección.

¿Cuál es el objetivo?

Oposición: ¿Ganar la AN o salir del Presidente?

La oposición está obligada a no perder espacio y dadas las circunstancias económicas, políticas y sociales debería aumentar el número de diputados. Al momento de pensar y desarrollar la campaña debe definir objetivos claros: ¿ganar el Parlamento o salir del Presidente?, parecen ser los grandes objetivos. Sin embargo deben definir una estrategia clara, cuya preventa al elector genere confianza en lo que podrán efectivamente obtener. Si la oposición desarrolla una campaña electoral similar a las de las elecciones de alcaldes y plantea un plebiscito del gobierno de Maduro y sale derrotada, no solo fortalecerá al gobierno, sino que continuará descapitalizando su militancia activa.

Gobierno Nacional: ¿Ganar o morir?

Tal y como lo plantea el verbo que usa el Gobierno Nacional, esta elección será de vida o muerte para la Revolución. El Gobierno necesita al menos sostener la mayoría que actualmente posee para garantizar la gestión de gobierno durante los años que restan de período presidencial. En caso de que la oposición logre la mayoría, el gobierno deberá hacer frente no solo a una derrota electoral sino a un parlamento en contra que requerirá de muchas negociaciones para la aprobación de leyes, créditos y toda la agenda legislativa. Dada la imposibilidad de establecer y avanzar con efectividad en un diálogo político gobierno-oposición durante los últimos años, este escenario pareciera altamente conflictivo y complicado para el Gobierno, por lo que la victoria por amplia mayoría es su objetivo político sin excepción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here