foto1esquema

Después de permanecer varias semanas en total incertidumbre, finalmente los venezolanos conocieron al detalle el funcionamiento del nuevo sistema cambiario que regirá en el país, después de más de una década de control de cambio.

El anuncio -que estuvo a cargo del ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, y del presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes-, no llenó las expectativas de los expertos en materia económica, quienes aseguran que con el nuevo esquema difícilmente se corregirán las distorsiones que ha provocado la crisis económica del país, que, además, está ávida de divisas.

De hecho, el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, es de los que opina que “los cambios múltiples mantienen el arbitraje y los estímulos para la corrupción, los desvíos y la sobrefacturación”.

Sin embargo, el nuevo esquema ya arrancó operaciones, y después de hacer las pruebas respectivas, el Gobierno Nacional asegura que funcionará y que con ello busca proteger al pueblo venezolano.

Como bien se ha explicado en varias oportunidades, el sistema se manejará en tres mercados: el primero estará a cargo del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), con un dólar preferencial a 6,30 bolívares por dólar. A través del cual serán favorecidos los sectores prioritarios del país que tienen que ver con alimentos, salud, agricultura e importaciones de materias primas necesarias para empresas que producen artículos de primera necesidad.

Con esto quedan garantizados también los “bienes intermedios necesarios para la fabricación u obtención de insumos para el sector agrícola por parte de la industria nacional”, según explicó cuidadosamente el ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública durante la rueda de prensa ofrecida al país.

Sobre este primer mercado, algunos economistas y analistas, como el presidente de la consultora Datanálisis, Luis Vicente León, reaccionaron de inmediato en las redes sociales: “Mantener la mayor parte de la asignaciones de divisas en un tipo de cambio absolutamente absurdo de 6,30 B/$ es claramente inadecuado”, expresó a través de su cuenta en Twitter.

Dijo claramente a través de una entrevista difundida por agencias internacionales de noticias que no hubo “buenas noticias” en los anuncios, porque es de los que piensa que “mantener un gran número de divisas en 6,30, una tasa sobrevaluada, es simplemente un absurdo que hiperestimula la demanda de divisas y mantiene completa la distorsión en medio de una crisis severa con una caída de la mitad de su ingresos”.
El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, también ofreció ante los medios de comunicación su opinión sobre el nuevo esquema cambiario, al que criticó por considerarlo como una nueva devaluación.

“Ellos dicen que el dólar a 6,30 se mantendrá para la comida y medicinas, ¿cuál?, si no hay, usted va a un farmacia y ni Acetaminofén para el dolor de cabeza se consigue”, criticó.

El economista José Guerra, tiene sus reservas con respecto al nuevo sistema cambiario: “¿Alguien con sentido común cree que el gobierno va a asignar dólares suficientes a 6,3 y a 12? Aquí el ganador es el mercado paralelo”, comentó en su cuenta Twitter.

Sicad “decepcionante”

foto2esquema

Como se recordará, el segundo mercado es producto de la unificación del Sicad I y Sicad II. El mismo arrancó en 12 bolívares, que fue el precio establecido en la última subasta, pero fluctuará “según la necesidad y su desarrollo, de esta forma se verá cómo se moverá el mercado”, explicó el ministro Marco Torres.

En este mercado -explicó el responsable de la cartera de Economía y Finanzas y Banca Pública- se encuentra incluido el 30% de los sectores del país.

El cupo electrónico y el viajero también fueron incluidos en este mercado.

Luis Vicente León calificó a este sistema alternativo como “decepcionante” pues, de acuerdo con su punto de vista: “cuando vas a comenzar un mercado flotante, lo usual es apostar a tasas altas que tienden a bajar. Nunca a tasas bajas que vas a tener que subir”.

Simadi y la devaluación

foto3esquema

El tercer mercado –denominado Sistema Marginal de Divisas (Simadi)-, se manejará a través de las casas de cambio y bolsa, mediante las cuales personas naturales y jurídicas podrán adquirir sus divisas. La tasa de cambio será establecida de acuerdo a la oferta y la demanda.
El presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, indicó que “todo aquel que quiera vender (dólares) o mande remesas” debe usar este tercer mercado.

Sobre este nuevo mercado, Jesús Alberto Barrios, secretario general de Copei, durante una entrevista concedida a un diario de circulación nacional, manifestó que representa “un primer paso necesario, pero insuficiente, porque el Gobierno Nacional “parece que teme ir más allá”, lo que a su juicio se hace necesario para generar confianza en el país y estimular la inversión.

Para Luis Vicente León es positivo que “que comiencen las operaciones de mercado abierto”, pero dice que hay que esperar los resultados.
Mientras que el director de Ecoanalítica, el economista Asdrúbal Oliveros, piensa que el Simadi representa la legalización del mercado paralelo.
“En todo caso -explica Oliveros-, es un mercado que traerá devaluación, y las devaluaciones siempre son para beneficiar al gobierno, que es quien tiene los dólares en Venezuela, al ser el único exportador de petróleo. (…) asumiendo que el mercado es libre y no hay límites en el cambio, el sistema puede aliviar las presiones y desequilibrios que tiene el gobierno”, insistió el economista, quien agregó que Pdvsa será la gran beneficiada, pues “podrá aumentar sus ingresos en bolívares y así pagar con más eficiencia su caja menor”.

Más inflación

En líneas generales, el presidente de Copei considera que las nuevas medidas económicas “son muy pequeñas” si se toma en cuenta “la gravedad, lo grande, lo monstruoso de la crisis económica del país”.

Mientras tanto, el economista José Guerra manifiesta que lo que le incomoda es que no se le hable claro al país, pues “estamos ante una macro devaluación sin ninguna duda”.

“Quien crea que aquí el dólar paralelo va a bajar, que se bajen de esa nube, la única manera es que Pdvsa o el BCV inyecten dólares de forma masiva y sostenida a ese mercado para que pueda bajar”, enfatizó.

En todo caso, “aún si el sistema libre se aplica como se espera, la inflación puede llegar a 120% este año. Con esta devaluación, la emisión inorgánica monetaria de dinero, los diferentes mercados negros y los incrementos de salario, será difícil que la inflación se detenga”, explicó por su parte Asdrúbal Oliveros a BBC Mundo.

El director de Ecoanalítica agregó que quedó con más dudas que respuestas, porque “el gobierno no dice con total claridad los anuncios, y es una novela por partes”. A su juicio, es un “grave error” mantener los tres tipos de cambio.

Es por ello que desde la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) están preparando un proyecto para reactivar el aparato económico, aseguró el secretario general de Copei, Jesús Alberto Barrios, quien agregó que para que sea tomado en cuenta, el Gobierno Nacional debe entender su responsabilidad en la crisis económica que se vive, luego “abrirse a un diálogo real y responsable”.

Voto de confianza

Entre tanta suspicacia, hay algunos voceros del sector productivo que decidieron darle un voto de confianza al nuevo sistema cambiario por el bien del país.

Tal es el caso de Fedecámaras Aragua, institución que decidió hacer un llamado a través de su vocera, Marisela Rojas, quien expresó en un canal de televisión regional que, aunque les preocupa la continuidad del tipo de cambio preferencial, porque “ha servido para usos que no han sido totalmente adecuados”, espera que el sistema funcione y se puedan ver los resultados positivos que ha previsto el Gobierno nacional.
Rojas señaló que todo el país debería apostar lo mismo, pues “se necesita generar la confianza que permita el libre flujo de los dólares que genere un libre juego de la oferta y la demanda, a fin de que el precio se vaya estabilizando, si es que se quiere controlar al dólar paralelo”.
La vocera de Fedecámaras Aragua finalizó diciendo que esperan que con este nuevo esquema se “pueda oxigenar la economía del país” y “que transitoriamente sea posible ir a la unificación cambiaria”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here