tema-semana

“Ganó la guerra económica”, con estas palabras el Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, definió el resultado de la jornada electoral celebrada el pasado 6-D que favoreció a la oposición venezolana, garantizándole la mayoría de las curules del Parlamento nacional, específicamente 112 escaños.

Pero, ¿qué tan importante es esta victoria de la derecha venezolana?, ¿qué implica esa mayoría obtenida?

Como es bien sabido la Asamblea Nacional (AN) es uno de los 5 Poderes Públicos de Venezuela. Está representada por 167 diputados y diputadas, electos cada 5 años por el pueblo. Estos parlamentarios tienen la responsabilidad de legislar leyes y de controlar al resto de los poderes. Pero su influencia depende del grupo que cuente con la mayoría.

En Venezuela existen 2 tipos de mayoría parlamentaria. La simple, que se obtiene con la mitad más uno de los diputados del hemiciclo (84); y la calificada, que se logra con las tres quintas partes de la AN (101) o a las dos terceras partes (111).

Tras el evento comicial del pasado 6-D, la Mesa de la Unidad Democrática obtuvo mayoría calificada, lo que le dará oportunidad de: convocar una Asamblea Nacional Constituyente, aprobar un proyecto de reforma constitucional, aprobar proyectos de leyes orgánicas y modificar las existentes, elegir y remover al Tribunal Supremo de Justicia, elegir y remover a miembros del Poder Ciudadano y elegir y remover a los rectores del CNE, entre muchas otras importantes acciones que bien podrían significar un retroceso para la Revolución Bolivariana y, no se sabe hasta qué punto, para el país.

De hecho, ya la nueva mayoría opositora, aunque asumirá en enero, se prepara para impulsar una serie de reformas. Entre ellas, la modificación de algunas leyes fundamentales como la del Banco Central de Venezuela, para que –según han dicho- el instituto emisor retome su autonomía. Además, buscarán presuntamente impulsar otras reformas para atender problemas clave como la desbordada inflación (que este 2015 alcanzó los 3 dígitos), el desabastecimiento de productos básicos y la creciente inseguridad.

La Ley de Precios Justos y la Ley de Arrendamiento sufrirán cambios drásticos este 2016. Además, se sabe que los nuevos diputados y diputadas trabajarán en función de la creación de la Ley de Amnistía para liberar a los “presos políticos”.

La nueva mayoría también había anunciado la anulación de la tan famosa Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, aprobada por el expresidente Chávez en 2012.

¿Viejas políticas en la nueva Asamblea?

Uno de los grandes temores de los venezolanos y las venezolanas es que la nueva asamblea traiga de vuelta a la Cuarta República con la aplicación de paquetazos neoliberales, desvío de dinero y pare usted de contar. En especial cuando se visualizan ocupando una curul rostros como el del adeco Henry Ramos Allup.

Sin embargo, el líder opositor Henrique Capriles Radonski ha prometido públicamente que los diputados y diputadas de MUD no conformarán “la Asamblea de la revancha”, sino la “de la justicia” y enfatizó que “la mayoría calificada no es para perseguir, sino para que se respete la institucionalidad”.

Lo que toda Venezuela debe saber

El Presidente Nicolás Maduro podría solicitar una extensión de sus poderes habilitantes para legislar sin la intervención de la AN antes de la instalación del nuevo Parlamento. Ya el Jefe de Estado ha hecho esta petición y le ha sido aprobada sin problemas en 3 ocasiones.

También Maduro podría promover una reforma constitucional en consejo de ministros, de acuerdo al artículo 341 de la Constitución Nacional sin la aprobación de la AN.

Y para rematar, también el Presidente de la República podría disolver la AN, según el artículo 236 de la Carta Magna, numeral 21.

La primera diputada transexual

tamara-adrian

Tamara Adrián, electa como diputada a la AN por la MUD, ha hecho historia este 2015, al convertirse en la primera dirigente política transexual de Venezuela que ocupa una curul en el Parlamento. Por eso, en sus primeras declaraciones manifestó que “ya es momento de que Venezuela se iguale a otros países de Latinoamérica que han aprobado o discuten una legislación para la protección de los derechos de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales)”.

Aseguró estar lista para sumar voluntades en torno a la aprobación de una agenda por los derechos de la comunidad género diversa.

En mi partido, Voluntad Popular, cada uno de los candidatos está comprometido con la agenda por la igualdad, sé que otros partidos y diputados lo están también”, dijo, prometiéndole al país trabajar incansablemente para crear un puente que permita que esa agenda sea discutida a los fines de reconocer los derechos de las familias sexodiversas y la identidad de las personas transgénero, así como una reglamentación sobre crímenes de odio, acoso escolar y negación de derechos.

¿Quién será el nuevo presidente de la AN?

Es probable que el nuevo presidente de la AN sea un representante de Primero Justicia, tolda con mayor cantidad de diputados dentro del nuevo parlamento. Esto debido a que no existe en la oposición un líder relevante.

Sabía usted que…

El PSUV le aportó a la nueva AN el diputado más joven del país y el de mayor edad, para el período 2016-2021. El primero es Jorge Pérez, quien tiene tan solo 22 años de edad. El muchacho salió electo por el estado Cojedes con 40 mil 391 votos a favor. El segundo, es el economista Ricardo Sanguino, de 72 años, quien durante 15 años ha sido diputado y ahora tiene nuevamente la carrera asegurada por cinco años más, para un total de 20. Por cierto que él presidirá la primera sesión de instalación del nuevo parlamento, pues según el Reglamento de Interior y Debates de la AN: “Los diputados y diputadas se constituirán en comisión bajo la conducción del diputado o diputada de mayor edad”.

“Ni tan calva”

Aunque la MUD había asegurado que la nueva Asamblea Nacional sería “calva”, Diosdado Cabello fue reelecto diputado por Monagas y seguirá en su tarea legislativa. Lo que sí está claro es que al formar parte de la fuerza minoritaria ya no podrá administrar el presupuesto del Parlamento, ni participar en la designación de los presidentes de las comisiones, no podrá prohibir el acceso de periodistas al hemiciclo, no dirigirá el canal de la AN, no conducirá el debate y tendrá que sentarse abajo, junto con la pequeña fracción del PSUV.

Aunque por tratarse de una gran ficha de la revolución, se rumora que el Presidente Nicolás Maduro lo invite, para preservar su nivel político, a ocupar un ministerio o hasta para mismísima Vicepresidencia de la República.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here